Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Algunos poemas para recordar a Alfonsina Storni

Tras 83 años de su muerte, recordamos a la poeta y escritora argentina Alfonsina Storni con algunos de sus mejores versos.

los-mejores-poemas-de-alfonsina-storni.jpg

Alfonsina Storni es una de las más recordadas poetas latinoamericanas. Sin embargo, nació en Sala Capriasca, Suiza, el 29 de mayo de 1892. Su obra poética estuvo marcada por el drama y una sensación de resistencia que fue novedosa para la época en la que Storni se hizo escritora. A propósito de los 83 años de su muerte, recordamos algunos de sus mejores versos.

"Dolor"

Publicidad

Quisiera esta tarde divina de octubre
pasear por la orilla lejana del mar;
que la arena de oro, y las aguas verdes,
y los cielos puros me vieran pasar.

Ser alta, soberbia, perfecta, quisiera,
como una romana, para concordar
con las grandes olas, y las rocas muertas
y las anchas playas que ciñen el mar.

Publicidad

Con el paso lento, y los ojos fríos
y la boca muda, dejarme llevar;
ver cómo se rompen las olas azules
contra los granitos y no parpadear;
ver cómo las aves rapaces se comen
los peces pequeños y no despertar;
pensar que pudieran las frágiles barcas
hundirse en las aguas y no suspirar;
ver que se adelanta, la garganta al aire,
el hombre más bello, no desear amar...

Perder la mirada, distraídamente,
perderla y que nunca la vuelva a encontrar:
y, figura erguida, entre cielo y playa,
sentirme el olvido perenne del mar.

Publicidad

"El clamor"

Alguna vez, andando por la vida,
por piedad, por amor,
como se da una fuente, sin reservas,
yo di mi corazón.

Publicidad

Y dije al que pasaba, sin malicia,
y quizá con fervor:-Obedezco a la ley que nos gobierna:
He dado el corazón.

Y tan pronto lo dije, como un eco y
a se corrió la voz:-Ved la mala mujer esa que pasa:
Ha dado el corazón.

Publicidad

De boca en boca, sobre los tejados
,rodaba este clamor:-¡Echadle piedras, eh, sobre la cara;
ha dado el corazón!

Ya está sangrando, sí, la cara mía,
pero no de rubor,
que me vuelvo a los hombres y repito:¡He dado el corazón!

Publicidad

"La caricia perdida"

Se me va de los dedos la caricia sin causa,
se me va de los dedos… En el viento, al pasar,
la caricia que vaga sin destino ni objeto,
la caricia perdida ¿quién la recogerá?

Publicidad

Pude amar esta noche con piedad infinita,
pude amar al primero que acertara a llegar.
Nadie llega. Están solos los floridos senderos.
La caricia perdida, rodará… rodará…

Si en los ojos te besan esta noche, viajero,
si estremece las ramas un dulce suspirar,
si te oprime los dedos una mano pequeña
que te toma y te deja, que te logra y se va.

Publicidad

Si no ves esa mano, ni esa boca que besa,
si es el aire quien teje la ilusión de besar,
oh, viajero, que tienes como el cielo los ojos,
en el viento fundida, ¿me reconocerás?

"Dos palabras"

Publicidad

Esta noche al oído me has dicho dos palabras
Comunes. Dos palabras cansadas
De ser dichas. Palabras
Que de viejas son nuevas.

Dos palabras tan dulces que la luna que andaba
Filtrando entre las ramas
Se detuvo en mi boca. Tan dulces dos palabras
Que una hormiga pasea por mi cuello y no intento
Moverme para echarla.

Publicidad

Tan dulces dos palabras
¿Qué digo sin quererlo? ¡oh, qué bella, la vida!?
Tan dulces y tan mansas
Que aceites olorosos sobre el cuerpo derraman.

Tan dulces y tan bellas
Que nerviosos, mis dedos,
Se mueven hacia el cielo imitando tijeras.
Oh, mis dedos quisieran
Cortar estrellas.

Publicidad

"Indolencia"

Publicidad

A pesar de mí misma te amo; eres tan vano
como hermoso, y me dice, vigilante, el orgullo:
"¿Para esto elegías? Gusto bajo es el tuyo;
no te vendas a nada, ni a un perfil de romano"

Y me dicta el deseo, tenebroso y pagano,
de abrirte un ancho tajo por donde tu murmullo
vital fuera colado... Sólo muerto mi arrullo
más dulce te envolviera, buscando boca y mano.

Publicidad

¿Salomé rediviva? ?Son más pobres mis gestos.
Ya para cosas trágicas malos tiempos son éstos.
Yo soy la que incompleta vive siempre su vida.

Pues no pierde su línea por una fiesta griega
y al acaso indeciso, ondulante, se pliega
con los ojos lejanos y el alma distraída.