Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Alemania recuerda el giro democrático de Thomas Mann, cien años después

La crítica alemana recuerda el llamado giro democrático y republicano de Thomas Mann, justo 100 años después de que el autor de "La montaña mágica" manifestara su adhesión a la República de Weimar y dejara atrás posiciones reaccionarias asumidas durante la I Guerra Mundial y cuando preocupa el ascenso de la ultraderecha en Alemania.

Thomas Mann
Thomas Mann en su biblioteca de Santa Mónica en 1945.

El 13 de octubre de 1922 suele fijarse como la fecha de adhesión de Thomas Mann a la república y a la democracia. Ese día Mann pronunció en Berlín una conferencia titulada "Sobre la república alemana" en la que se dirige a la juventud académica a la que invita a sumarse a la democracia.

La conferencia fue pronunciada bajo el impacto que había producido en Thomas Mann, y en parte de la sociedad alemana, el reciente asesinato del ministro de Exteriores Walter Rathenau a manos de una organización ultraderechista, la Organización Consul, que quería generar una guerra civil que pusiera fin a la república.

Publicidad

El asesinato de Rathenau llevó a que el entonces canciller Josef Wirt declase que "el enemigo está a la derecha" una frase que recientemente se ha citado en medio del auge de ultraderecha como el partido Alternativa por Alemania (AfD) y también de otros con tendencias claramente violentas como los llamados "Reichbürger" (Ciudadanos del reino) que niegan la legitimidad de la República Federal de Alemania.

La Sociedad Thomas Mann ha dedicado su congreso de este año -celebrado hace pocas semanas en Lübeck- a la conferencia de Thomas Mann bajo el lema "Democracia, un asunto interior" con análisis del texto original desde diversas perspectivas y, también, con intentos de extrapolar la defensa de la democracia de Thomas Mann a la situación actual. Podría interesarle: "Le Père", el querido cuadro de Chagall que Hitler arrebató a un lutier judío

Desde último punto de vista Frido Mann, nieto del escritor, destacó la idea clave de Thomas Mann de que "el estado es cuestión de todos" para recordar que una de las lecciones de Weimar es que la democracia necesita demócratas convencidos que la defiendan.

Thomas Mann pronunció la conferencia con motivo, o tal vez sea mejor decir con el pretexto, de los 60 años del escritor y dramaturgo Gerhard Hauptmann.

Publicidad

Sin embargo, más que Hauptmann, el verdadero interlocutor de Thomas Mann es la juventud académica alemana, parte de la cual había asumido una actitud revanchista y reaccionaria tras la derrota en la guerra -los asesinos de Rathenau eran jóvenes- y a la que él quería ganar para la causa republicana y democrática.

Mann dice que esa juventud no es malvada sino "solo terca y orgullosa" y se muestra confiado de que será receptiva a los ideales del humanismo puesto que, de no ser así, "dejaría de ser juventud alemana".

Publicidad

El centro de la argumentación es el intento por desmontar la idea de que la república y la democracia son solo una imposición de los vencedores.

Ante ello Mann niega que la república haya sido "una criatura de la derrota y la vergüenza" y asegura que en cambio lo es "del levantamiento y del honor". Para leer: La figura de la muerte en la literatura colombiana

Publicidad

Esa parte de la argumentación es compleja pues sostiene que justo con el júbilo belicista del comienzo de la I Guerra Mundial las masas alemanas habían empezado a asumir el estado como cosa propia y lo que ocurría después de la guerra era justamente que el estado se había convertido en cosa de todas.

"Los viejos poderes ya no están, no voy a decir jubilosamente que han sido barridos por el destino pero si que han sido eliminados. Y para darle carta de ciudadanía alemana a la democracia pone a dialogar al poeta romántico alemán Novalis con Walt Whitmann, el poeta por excelencia de la democracia, y a mostrar similitudes entre ellos.

Publicidad

También recuerda que la tradición nacional alemana antes del imperio guillermino no había sido siempre monárquica y que su propia ciudad natal, Lübeck, había sido una república como ciudad-estado.

Detrás de la nostalgia del imperio Mann ve "oscurantismo" que, dice, "lleva a olas de asesinatos insensatos" en probable alusión al asesinato de Rathenau.

Publicidad

A partir de 1922 Mann mantiene una postura republicana y democrática. La llegada de los nazis al poder lo sorprende fuera de Alemania y no regresa a su país. Después, desde su exilio americano, llamaría a los alemanes en alocuciones radiales a rebelarse contra Hitler. Recuerde conectarse con la señal en vivo de la HJCK, el arte de escuchar.