Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

El "Versalles italiano" se renueva con la ayuda de Europa

Relegado por mucho tiempo al papel de la bella durmiente, el palacio real de Caserta, una joya arquitectónica apodada "el Versalles italiano" y situado cerca de Nápoles, fue sometido a una renovación espectacular, gracias en parte a los fondos europeos otorgados tras la pandemia.

Caserta, palacio Italia.
Esta foto tomada el 12 de mayo de 2023 muestra la Gran Escalera de Honor (Scalone d'Onore) del Palacio Real de Caserta, residencia de la dinastía borbónica cerca de Nápoles, el día en que el palacio recibió su tercera estrella de la Guía Verde Michelin. El Palacio Real de Caserta, joya arquitectónica cerca de Nápoles apodada "el Versalles italiano", está siendo objeto de una espectacular restauración, financiada en parte por el plan europeo de recuperación tras la pandemia. Con sus 1.200 habitaciones, 1.742 ventanas y 123 hectáreas de jardines, el castillo fue construido por Carlos de Borbón, rey de Nápoles y bisnieto de Luis XIV, a partir de 1752 bajo la dirección del arquitecto Luigi Vanvitelli.
ANDREAS SOLARO/AFP

Con 1.200 habitaciones, 1.742 ventanas y 123 hectáreas de jardines, el castillo de Carlos de Borbón, rey de Nápoles y bisnieto de Luis XIV, se empezó a construir en 1752 bajo la dirección del brillante arquitecto Luigi Vanvitelli, quien murió hace exactamente 250 años.

La unificación de Italia a finales del siglo XIX, por lo que la dinastía de los Saboya del norteño Piamonte se "anexó" el sur de la península, sumió a ese lugar en el olvido.

Entre sus varias funciones, el palacio, que desde 1997 está incluido en la lista de patrimonio de la UNESCO, fue utilizado como cuartel general de las fuerzas aliadas durante la Segunda Guerra Mundial.

Renovar las fachadas, reparar los caminos y las puertas, revitalizar los jardines y, en definitiva, remediar los estragos causados por el tiempo ha sido una tarea titánica, premiada la semana pasada con la tercera estrella de la prestigiosa Guía Verde Michelin dedicada al sur de Italia.

Publicidad

El palacio "ha sido notablemente restaurado, incluyendo las fachadas, y ahora goza de una vida cultural intensa, le han colgado obras de arte contemporáneo y se han organizado visitas también por la noche, también en Navidad", contó a la AFP Philippe Orain, director de las Guías Verdes Michelin, quien suele visitarlo con frecuencia.

La tercera estrella sitúa a Caserta y su maravillosa vista hacia una espectacular cascada como uno de los monumentos más importantes del sur, al mismo nivel del parque arqueológico de Pompeya.

"Es un reconocimiento que nos dará a conocer en toda Europa y en el mundo entero", explicó, satisfecha, la directora del palacio, Tiziana Maffei, en una entrevista con la AFP.

El palacio "se inspira en la grandeza francesa" y fue la residencia de la reina de Nápoles y Sicilia María Carolina de Austria, hermana de la reina de Francia, María Antonieta, cuya muerte en la guillotina hizo que sintiera un firme rechazo hacia el movimiento revolucionario francés.

Misión imposible

Las obras para devolver su belleza original a ese lugar requirieron decenas de millones de euros, 25 de ellos provenientes del fondo de la Unión Europea para reactivar la economía del Viejo Continente y que da prioridad a Italia.

"Es poco comparado con los problemas que tiene el Palacio de Caserta, pero nos ayudará a restaurar el acueducto" que transporta a lo largo de unos cuarenta kilómetros el agua para las fuentes, los canales y los estanques, comentó.

Publicidad

Maffei va a aprovechar los rodajes de películas y series en el palacio, como ha sido el caso de la colosal "Misión Imposible" con el actor Tom Cruise.

Esos rodajes ("Star Wars", la serie "The Great" sobre Catalina de Rusia...) contribuyen también a dar a conocer el monumento, que fue el "sueño de un rey", afirmó. Los visitantes aprecian los esfuerzos para dar brillo a esa residencia real.

"Ayer estuvimos en Roma y fuimos al Vaticano y honestamente puedo decir que aquí es igualmente hermoso, si no más", dijo Terry Thompson, una inglesa de unos cincuenta años, que visitó el palacio con su esposo.

"Es absolutamente magnífico: los colores, las pinturas, los techos, los dorados... realmente merece la pena visitarlo", concluyó. Recuerde conectarse con la señal en vivo de la HJCK, el arte de escuchar.

Para leer:

Publicidad