Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

La Scala de Milán abre su temporada con un audaz "Boris Godunov"

La Scala de Milán abre este miércoles su temporada con la ópera "Boris Godunov", de Modest Musorgski, una audaz parábola del poder en la Rusia de los zares que cobra actualidad por la guerra con Ucrania.

Scala de Milán
Esta fotografía de mano tomada en Milán el 27 de noviembre de 2022 y difundida el 7 de diciembre de 2022 por el Teatro alla Scala de Milán muestra a cantantes actuando durante un ensayo de la ópera 'Boris Godunov' de Modest Mussorgsky en el Teatro de la Scala de Milán.
HANDOUT/AFP

La idea de montar esa célebre ópera surgió hace tres años, pero cuando Rusia invadió Ucrania en febrero pasado, nacieron muchas dudas sobre su realización.

Sin embargo, La Scala decidió mantener el programa pese a las protestas del cónsul de Ucrania en Milán, Andrii Kartysh, quien temía un golpe propagandístico a favor del presidente ruso, Vladimir Putin. La respuesta del célebre teatro italiano fue contundente: "No hacemos la apología de nadie, estamos interpretando una ópera considerada una obra maestra de la historia del arte", refirió a AFP el director Dominique Meyer.

"La Prima" de la Scala es el momento culminante de la vida cultural italiana y asistirán desde el palco real la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, así como la primera ministra italiana, Giorgia Meloni.

Por ello activistas ambientales del movimiento Last Generation madrugaron este miércoles para arrojar pintura lavable de colores a la fachada del prestigioso teatro para protestar por la indiferencia de los políticos y las instituciones ante el cambio climático.

Publicidad

"Saquen la cabeza de la arena e intervengan para salvar a la gente", clamaron. Un pequeño grupo de ucranianos, con pancartas contra "el Estado terrorista ruso", también se manifestó el miércoles por la tarde delante de la Scala para pedir a sus responsables que "no favorezcan la propaganda rusa".

La ópera de Musorgsky (1839-1881), inspirada en el drama homónimo de Alexander Pushkin, narra la ruptura entre un gobernante autocrático y su pueblo y fue censurada varias veces tanto durante el imperio ruso como durante la era soviética.

La primera versión, de 1869, era considerada demasiado vanguardista, por lo que fue rechazada por la comisión artística de los teatros imperiales de San Petersburgo. Una versión modificada realizada en 1874 fue en cambio un fracaso, criticada por su "mal gusto e ignorancia musical".

La soledad en el poder

La versión original ("Ur-Boris"), cantada en ruso, es la que escogió el director musical de La Scala, Riccardo Chailly, con la idea de ser lo más fiel posible al espíritu de Musorgsky, aunque sea una versión "más amarga y dura", según Meyer.

"'Boris Godunov' es una obra maestra absoluta, cuya modernidad sorprende" y reserva "momentos de gran poesía, por su timbre y belleza musical", estimó Chailly. Una versión de esa ópera realizada por el Teatro Mariinsky de San Petersburgo en 2012 sorprendió al establecer un paralelismo entre el reinado de Boris Godunov, zar de 1598 a 1605, y Vladimir Putin, que enfrentaba entonces un amplio movimiento de protestas.

Diez años después, es el momento adecuado para interpretar a "Boris Godunov", porque "Musorgsky fue un artista que luchó contra el sistema. Sería totalmente erróneo censurar su ópera, ya que desenmascara el poder", estima el director a cargo de la puesta en escena de esta versión, Kasper Holten.

Publicidad

La soledad del poder, la locura, la violencia, los remordimientos... el complejo y atormentado personaje de Boris Godunov, que llega al poder tras haber hecho asesinar al legítimo heredero del trono, parece una historia sacada de una tragedia de William Shakespeare (1564-1616), en quien Pushkin se inspiró.

Sólo se ha hecho una pequeña modificación de la versión original al introducir un intervalo, lo que permite al espectador ver en la primera parte el drama desde el exterior. En la segunda, se desliza en la mente del zar, en las garras de sus alucinaciones y de los fantasmas que acucian.

Crónica de un asesinato

En el papel principal, el famoso bajo ruso Ildar Abdrazakov evoca a un "Boris con alma y corazón, pero consumido por el remordimiento de haber matado a un niño", cuenta Holten.

"Ese pensamiento es constante, lo llena de una angustia que crece lentamente y se hace cada vez más pesada, hasta enloquecer y morir", resume. Un gigantesco pergamino blanco domina gran parte del escenario y simboliza el manuscrito del monje cronista Pimen, testigo del asesinato del niño heredero, quien busca restaurar la verdad ante la censura del régimen.

Publicidad

"Ese rollo de papel gigante es el río del tiempo y de la historia sobre la que construimos nuestros palacios y nuestros sueños y que al final nos lleva consigo", explica Holten. El monje Pimen es interpretado por el estonio Ain Anger, considerado uno de los mejores bajos wagnerianos del mundo. No olvide conectarse con la señal en vivo de la HJCK, el arte de escuchar.