Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Falleció Abelardo Carbonó, "el padrino de la champeta"

El reconocido músico Abelardo Carbonó, nacido en Ciénaga, Magdalena, y uno de los grandes exponentes de los ritmos tropicales y del Caribe colombiano desde hace más de cinco décadas, falleció a los 73 años por complicaciones derivadas del Covid-19.

Abelardo CArbono.png
Durante varias décadas, el sonido de Abelardo Carbonó configuró los sonidos de la champeta criolla en Colombia.
Cortesía

A los 73 años, falleció este lunes el músico Abelardo Carbonó, reconocido como pionero de la champeta criolla, a raíz de secuelas derivadas del Covid-19. La noticia fue confirmada en horas de la mañana por su familia y por Lucas Silva, productor del sello Palenque Records.

Abelardo Carbonó, conocido ampliamente en el Caribe colombiano como "el padrino de la champeta", había nacido el 13 de noviembre de 1948 en Ciénaga, un pueblo entre Santa Marta y Cartagena. Cuando tenía ocho años, comenzó a tocar la guitarra en compañía de su padre. Luego, su familia se mudó a Barranquilla en 1959 y a su llegada, allí rápidamente se convirtió en cadete de policía, ya que "era prácticamente todo lo que la ciudad tenía para ofrecerle en términos de ganarse la vida".

Publicidad

A principios de los años ochenta, Abelardo llevaba casi dos décadas en la policía, un trabajo en el que "no era muy bueno", aseguró en más de una entrevista. Con sus hermanos Jafeth (bajo) y Abel (guitarra solista), formó progresivamente lo que se convertiría en el núcleo de las bandas venideras, desarrollando su firma: una guitarra afilada, un bajo fuerte y un coro que solo las voces de los hermanos pueden entregar. El sonido del pop tropical, la voz quejumbrosa, la batería, la mezcla de guitarra rockera y tropical que se escucharía más tarde en la obra de Abelardo, ya eran visibles en su forma personal de tocar la música caribeña en estos primeros años de su prolongada carrera musical.

Aunque en pistas como "otro perro con ese hueso" pueden no estar desarrollando exactamente el mismo tipo de sonido, ya existían semejanzas en cuanto a formato y arreglo. El tambor de cajón de vallenato, una característica tradicional que rara vez se consideraría más allá de los círculos de vallenato, se usó aquí y Abelardo lo usaría ampliamente en varios contextos, haciendo de él su marca personal. Con sus voces infantiles ahogadas en una oscura reverberación, el balanceo del bajo eléctrico contrastando con la guitarra acústica, y la divertida letra de un hombre que promete mucho mientras el coro rechaza sus afirmaciones, la melodía sobresalió de un recopilatorio de 12 canciones editado por Sonolux y ganó la atención de la banda de Abelardo en la industria de la música.

Publicidad

Otros temas suyos como "Quiero a mi gente" y "Schallcarri" estuvieron influenciados por Shakara", el gran hit del popular músico nigeriano Fela Kuti; de hecho, la gran influencia de África Occidental y del Caribe francés se hizo cada vez más evidente en el trabajo de la banda, a pesar de que Abelardo siempre afirmaba que no escuchaba la radio ni buscaba influencias musicales. De hecho, la influencia más decisiva fue la africana y afrocaribeña: abarcó desde el Super Negro Bantous hasta la música sudafricana, los 45 de Kenia y por supuesto la música congoleña, Camerún, Costa de Marfil, la música haitiana y las Antillas francesas. El funk y el pop también fueron importantes en su sello musical, al igual que el vallenato, la cumbia y el porro, por nombrar algunos con los que se popularizó.

Durante varios años, Abelardo Carbonó disfrutó del savoir faire y la experiencia de los mejores estudios de la zona y trabajó con productores como el gran Eduardo Dávila, de los que salieron sesiones memorables en el universo de la champeta criolla con colaboraciones de otras leyendas de la música caribeña como Michi Sarmiento y algunos artistas de la Orquesta de Dolcey Gutiérrez.

Publicidad

En los discos prensados para el sello Felito, Abelardo grabó joyas como "Negra Kulenge", "Palenque" y la popular "Carolina", magnificadas por poseer un gran sonido y una mezcla única. Pero, por alguna razón, el seguimiento de esos álbumes no fue, como era de esperar, inmediato. De hecho, Carbonó recuerda haber tenido problemas para manejar el destino de su banda y promoverla para encontrar conciertos. En cambio, incluso fue a la región de La Guajira como policía o para trabajar en la mina de carbón, supuestamente para enseñar música en las escuelas de la empresa minera allí.

Sin duda, Carbonó representó el lado psicodélico pero maravilloso del mundo musical caribeño, y se convirtió en uno de los secretos mejor guardados de la música colombiana. ¡Hasta siempre, maestro!

Publicidad