Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

"Maus", la novela gráfica de Art Spiegelman fue prohibida en un colegio en Estados Unidos

Por unanimidad, la junta escolar de un colegio de Tenneesse prohibió la lectura de la novela gráfica que reconstruye la historia del holocausto. Los miembros del concejo aseguraron que se trata de una obra con "un lenguaje tosco y objetable".

107007052-1643240379770-gettyimages-141628833-Par6951323.jpeg

"Maus: relato de un superviviente", la novela gráfica del historietista Art Spiegelman se publicó por primera vez entre 1980 y 1991, dividida en dos entregas a través de la revista Raw. La historia está basada en la vida del padre de Spiegelman y en la novela, el autor reconstruyen la travesía de un judío polaco en medio de la Segunda Guerra Mundial y la relación conflictiva con su hijo en medio de profundas reflexiones sobre el eco de la violencia que resuena en la memoria de quienes hacen parte de una guerra. La forma en la que se cuenta la historia y los giros en el tiempo dentro de la misma, a través del recurso de flash-back, convirtieron a Spiegelman en un referente y a su novela, en uno de los relatos más conmovedores sobre el hecho histórico.

Dentro de los muchos premios que ha conquistado Maus, en 1992 le fue otorgado a Premio Pulitzer y desde ese momento, se ha convertido en un relato transversal, leído por adultos y niños, en clubes de lectura, ceremonias de conmemoración del Holocausto y escuelas. Un nuevo debate se ha abierto, luego que una escuela de Tennessee prohibiera su lectura.

Publicidad

Por unanimidad, los 10 miembros de la junta escolar de un colegio en Tennessee prohibieron la lectura de la obra. Los involucrados justificaron su decisión en aras de proteger el lenguaje y las expresiones que se les enseñan a los alumnos, al señalar los diálogos con groserías y maldiciones que aparecen en el libro. El "material" del la historia fue calificado como innecesario y a través de un comunicado, los docentes aseguraron "No necesitamos habilitar o promover este material, ¿por qué el sistema educativo promueve este tipo de cosas? No es sabio ni saludable", señalando las escenas de suicidio que aparecen el Maus.

También se refirieron al autor como un adoctrinador por el uso de los animales dentro de la historieta, porque para los docentes, se convierte en un distractor para los padres mientras envía un mensaje violento a los niños que se enfrenten a su lectura. Además, cuestionaron su trabajo al señalarlo como uno de los gráficos que tuvo en algún tiempo la revista Playbloy, dato que es apenas una suposición.

Gaiman, quien estuvo al frente de la revista Rax, dijo en redes sociales que la sorpresa de la prohibición del colegio lo había tomado por sorpresa, sin embargo, señaló que "Solo hay un tipo de personas que votarían para prohibir Maus, como sea que se llamen a sí mismos en estos días".

De acuerdo con el periodista Judd Legum , no es un caso aislado. Según el investigador, los partidos políticos de derecha del país llevan unos meses hablando de la idea y necesidad de "empoderar a los padres", como una necesidad de vincularlos a todos los ámbitos de la vida de sus hijos, especialmente a sus entornos académicos, con el objetivo de restringir el tipo de material académicos y bienes culturales que consumen. Legum afirma que esta es una estrategia política en la que prima el prohibicionismo, "Mientras que dar poder a los padres suena bien, los políticos que han adoptado el mantra están presionando para restringir la libertad académica y prohibir los libros. Se trata menos de la participación de los padres en la educación de sus hijos y más de imponer el conservadurismo cultural en todos los aspectos de la educación pública".

Publicidad

En su reciente publicación, señala el caso del estado de Oklahoma, en el que el peso de esta medida ha empezado a restringir el acceso a distintos materiales. El senador estatal emitió una serie de condiciones para las bibliotecas públicas en las que prohíbe "libros que aborden el estudio del sexo, las preferencias sexuales, la actividad sexual, la perversión sexual, las clasificaciones basadas en el sexo, la identidad sexual, la identidad de género, o libros que contengan contenidos de naturaleza sexual que un padre o tutor legal razonable querría conocer o aprobar antes de que su hijo esté expuesto a ellos".

Legun asegura que tras la contienda electoral tan ajetreada y la llegada al poder de Biden, los partidos políticos, senadores y la tradicional disputa entre los republicanos y demócratas, tendrán en el ojo de la batalla a las escuelas. "En 2022, los políticos de todo el país están intentando prohibir cientos de libros en las escuelas públicas. Es un ataque frontal a la libertad académica", asegura el periodista quien invita a estar atentas a las movidas políticas y velar por el libre acceso al conocimiento.