Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

La bolsa de valores en la literatura: el libro de Enrique Velásquez

Hablamos con el autor acerca de su libro "Entre Crisis y Bonanzas" donde a partir de su reconocida trayectoria en la bolsa del país narra la vida cotidiana de un accionista junto a enseñanzas y anécdotas del negocio. Un testimonio erudito sobre el mercado bursátil en Colombia.

Enrique Velasquez Libro Economía
HJCK.

En un intercambio caluroso de palabras que dan aquellos que se sienten cómodos, Enrique me saluda y me habla sobre su rutina después del retiro. Viene de un viaje fuera de la ciudad. "Uno después de la pensión ya no diferencia mucho el viernes del lunes pero se disfruta igual" me dice mientras se ríe.

Nació en el municipio de Salamina en Caldas. Es administrador de negocios de la EAFIT. Allí, también ha cursado en los últimos años diplomados acerca de la Historia del Renacimiento, Edad media y hasta de los Imperios. Complementó su educación en el New York Institute of Finance y estuvo en medio del mercado bursátil por más de tres décadas. Este último año ha lanzado su libro "Entre crisis y bonanzas. Mi vida en el sector bursátil" con la editorial Paidós.

Publicidad

¿De dónde nace la idea de publicar un libro de este tipo?

Nace de mi experiencia en la bolsa y luego, cuando yo voy, digamos terminando mi labor a raíz de la venta de la compañía. Yo miro que no hay ningún ninguna persona dentro de la bolsa que se haya sentado a escribir sobre lo que es la bolsa por dentro. Hay libros muy buenos sobre la bolsa, escritos por periodistas, pero casi todos son sobre los escándalos de la bolsa, ninguno sobre la bolsa por dentro y sobre lo que fue la bolsa en los 33 años que estuve en ella.

Quiero decir por ejemplo cuando yo comencé la bolsa habían 50 o 60 firmas de bolsa y las compañías eran muy pequeñas, tenían 235 empleados de los cuales los directivos casi siempre eran su familia. Hoy por hoy, las firmas de bolsa ya no son tantas, son 17. Son firmas muy grandes, de 200 a 400 personas con muchas tecnologías. Ahí hubo cambios. Y en medio de todo esto, hubo crisis, hubo bonanzas, de todo. Y yo quería mostrar esa experiencia tanto personal como de la bolsa misma, entonces uno encuentra en el libro casos concretos de la compañía que dirigí, pero también el entorno bursátil y el entorno macroeconómico que vivimos. Ese es, el sentido del libro.

¿Cómo fue para ti enfrentarte al proceso de escribir viniendo de un área que se podría considerar tan alejada como la economía?

Yo comencé hace varios años a escribir, comencé con algunos capítulos. No en un orden específico, sino que dependiendo del momento y de los recuerdos y de los recursos que tenía en ese momento, recursos, digamos como artículos de prensa o cosas que iba recordando, iba escribiendo los capítulos. Eso fue un proceso más bien largo donde me sentaba un fin de semana o algunas horas, escribir cosas y capítulos. Donde estaba este impulso, digámoslo así por por escribir.

Publicidad

En principio era como algo más de un impulso que después se convierte en en una obra, por llamarlo así. Digamos que la labor de escribir, yo diría que va muy a veces de la mano de la labor de leer. Cuando uno lee se pregunta "¿Y por qué yo no Me siento y hago algo también propio?" Yo he sido amante de la lectura y a través de los años viendo esas experiencias, pues también he escrito varias cosas. En el libro cuento que la compañía nuestra tuvo una revista que se llamaba "mercados de capitales" durante 8 años. Y yo escribía la editorial. Entonces digamos que la labor de escribir, pues digamos no me es totalmente ajena. Si es mi primer libro pero es una práctica que yo he tenido durante durante varios años.

En libro hay varias reflexiones. Teniéndolas en cuenta, y de acuerdo a la coyuntura del país, ¿Cuál crees que es la más importante?

Hay algo que ha sucedido en la bolsa y que yo más o menos trató en el libro con alguna profundidad y es el cambio que se ha dado en las sociedades independientes, digamos que en toda la historia de la bolsa hasta el 2012, en la época de la crisis de Interbolsa el fuerte las firmas de bolsa eran compañías independientes. Varios años antes se había permitido que los bancos y las instituciones financieras en general entrarán como socios de las firmas de bolsa. Pero aún así, las firmas de bolsa independientes siguieron siendo mucho más fuertes que las firmas bancarizadas.

Publicidad

A partir de la crisis de Interbolsa hubo una crisis de confianza en las firmas independientes. Y empezó a darse un cambio de fortalecimiento de las entidades que que dependían básicamente de los bancos. Y fueron desapareciendo las firmas de bolsa que eran independientes. En este momento quedan cuatro o cinco firmas con una participación en el mercado muy baja. Yo lo muestro hasta el año 2018 o 2020 donde cada año la pérdida de mercado es más fuerte. A mí me parece que eso, en términos del mercado de capitales, no es bueno porque se habla mucho de la consolidación del negocio y esa consolidación lo que significa es más concentración. Y el negocio bancario y el negocio bursátil son muy diferentes. El negocio bancario intermedia que capta recursos y los coloca, y el negocio bursátil intermedia, o sea, el el corredor de bolsa cobra es una comisión. Eso que pareciera solamente teórico es muy, muy importante, porque entonces cómo el negocio bancario en Colombia es tan importante, termina relegando el mercado bursátil a un nivel mucho más bajo. Las firmas de bolsa en los bancos son el eslabón más pequeño y menos importante en los grupos financieros. Entonces, pues así será el mercado bursátil.

¿Piensas volver a escribir un libro o sientes que "Entre crisis y bonanzas" fue un ejercicio de escritura único en tu vida?

En el transcurso de los años yo establecí en la compañía que manejé una serie de artículos internos sobre el negocio, algunos sobre la filosofía del trabajo, sobre la filosofía de empresa que yo tengo guardados. Son muchísimas reflexiones y no sé en que voy a terminar con eso, la verdad. El tema del libro fue algo muy puntual. Fueron unas experiencias muy personales. Yo le he oído a los escritores que ellos siempre que terminan un libro, dice: "hombre, me faltó esto, hombre, debió haberle cambiado esto" y bueno, yo siento lo mismo. Creo que me faltaron cosas y no creo que hayan sobrado, pero creo que me faltaron cosas. No sé, pero novela, no digamos, no lo tengo concretado en este momento, la verdad.

Al finalizar nuestra charla le pregunto por algunos nombres de referencia en su proceso creativo y en su vida. García Márquez, Antonio Caballero y William Ospina aparecen dentro de sus predilectos. Enrique y su libro nos recuerdan que la literatura es un testimonio en la mayoría de los casos, en este en especifico, uno donde el protagonista es inusual: la bolsa de valores.

Recuerde conectarse con la señal en vivo de la HJCK, el arte de escuchar.