Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Villano Antillano y el rap como bandera queer

A propósito de su aparición en la última sesión publicada por el productor argentino Bizarrap, la artista puertorriqueña Villano Antillano ha construido su carrera como una reivindicación de lo que significa ser una persona no-binaria no solo en la industria musical, si no en el mundo en general.

Villano Antillano
La rapera Villano Antillano ha sido tendencia desde su aparición en el canal de BZRP el pasado 8 de junio.
Villano Antillano.

El pasado 8 de junio se estrenó la sesión número 51° del joven y aclamado productor argentino Bizarrap, con motivo del Mes del Orgullo LGBTQ+, la artista invitada para esta ocasión fue Villano Antillano, una rapera y artista audiovisual puertorriqueña considerada como una de las pioneras en la escena urbana de su país en ser abiertamente queer, sin embargo, desconocida hasta entonces en el resto del mundo.

Villano, nacida en Bayamón, Puerto Rico, tiene 27 años. De familia con tradición musical, exploró los primeros ritmos en su vida en el "boom del género urbano" en la isla mientras iniciaba a explorar también su identidad con influencias que van desde Ruben Blades, Gustavo Cerati hasta Ivy Queen o Nicki Minaj. El Antillano surgiría entonces como un homenaje a su hogar en Las Antillas.

Publicidad

Su carrera musical puede rastrearse en YouTube donde inició subiendo sus primeras composiciones. Solo fue hasta el 2018 con "Pato hasta la muerte" un diss o tiradera, como prefieran clasificarlo, dedicado al trapero Anuel AA por unas declaraciones homofóbicas que fueron sampleadas dentro de una canción. "Tirándole a comunidades desaventajadas, papi esto no es una película debo advertirte" , dice uno de los versos.

Con la relevancia local adquirida, en el 2019 lanzaría el EP llamado "Tiranía". Para el 2020, lanzaría otro EP llamado "Ketaprincesa" y un álbum debut colaborativo con las artistas La Gabi y PaoPao llamado "Hembrismo". Su single más escuchado hasta el momento es "Pájara", que se pude considerar casi que como un manifiesto en el que hace una crítica férrea contra la exclusión de las mujeres trans que son trabajadoras sexuales, dándole vuelta a los insultos comunes, para formarlos y aceptarlos como una reivindicación identitaria no solo por supuesto de la artista si no, de la población trans: "Eso es una fucking loca / (¿un maricon?)/ eso es una fucking loca", dice el coro mientras estalla el beat. El lenguaje siendo reclamado, una alquimia donde a partir de un verso el orgullo de ser avanza mientras se liquida todo aquello que odia, rechaza y asesina.

Escuche aquí: "La pájara" de Villano Antillano

Este es el corazón de la obra y la puesta de Villano Antillano. No se trata solo de rap, de pose o de fama. No se trata de posar de traper o conseguir likes. Se trata reivindicar, con lo pesada y testaruda que puede llegar a ser esa palabra en cada una de sus letras cuando hablamos de una de las poblaciones más excluidas. Villano, además, es un revolución andante en medio de un género que ha tenido una larga tradición de machismo y patriarcado, poniendo en sus versos temas tan relevantes como la homofobia y la misoginia de una forma que no pretende pedir pequeñas concesiones, ni mucho menos un comité de aplausos. Es una forma de decir aquí estamos y lo que han hecho (no solo en el género musical, si no en la sociedad) tiene que acabarse.

Publicidad

Por supuesto también la representación es muy importante y aunque parece prematuro, la rapera puertorriqueña parece ser una de esas figuras que en el futuro pueden convertirse en símbolo. Así lo declaraba para el para una entrevista realizada por Luciana Villaba el año pasado para el portal Mitú: "El hecho de que alguien como tú exista cambia vidas y da esperanza. No es tan simple como que yo sea queer y haga música. Tengo que encontrar mensajes privados por redes sociales sobre niños que temen salir del armario, otros que han echado de casa por eso. Tengo que movilizarme y conseguirles recursos. Es extremadamente difícil formar parte de la comunidad LGBTI en Puerto Rico y en el Caribe, pero ésta es mi misión. Me llena de orgullo: es difícil, pero no lo cambiaría por nada del mundo."

De allí, también la importancia que sea la protagonista de la última sesión de uno de los canales más visitados en el mundo en términos de música, para que pueda empezar a tener un impacto mundial o por lo menos, en habla hispana junto a su mensaje. Y es que la transfobia cuesta cerca de 4.000 vidas al año en los pocos registros que se han podido obtener a partir de iniciativas como el proyecto de investigación Transrespeto versus Transfobia en el Mundo (TvT). Tan solo a nivel local, en Colombia la Red Comunitaria Trans ha registrado cerca de 10 de transfeminicidios en 21 semanas del presente año. Ese odio latente que asesina, se hizo también presente en los comentarios cuando se anunció la sesión de BZRP. Y aunque han sido ocultados por una enorme manifestación de nuevos admiradores de la música de Antillano, no significa que halla dejado de estar presente y por el cual, debe haber una lucha para erradicarlo, con versos, con leyes, con una posición férrea en contra de aquello que le cuesta la vida a miles de personas en el mundo por el simple hecho de ser.

Publicidad

Recuerde que puede conectarse con la señal en vivo de la HJCK, el arte de escuchar.