Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Las reinas del heavy metal latinoamericano

En un ambiente tradicionalmente dominado por sus colegas varones, las mujeres del heavy metal latinoamericano se abren paso por sobre los prejuicios.

Anna Fiori
Anna Fiori, cantante mexicana de heavy metal.
Matthew Sansón

Son las mujeres del heavy metal latinoamericano. Son mujeres, son cantantes de heavy metal, y pisan fuerte. Le guste (o no) a quien le guste (o no). "Conocí el metal por casualidad cuando era muy niña, y descubrí que era lo que quería hacer en mi vida”, cuenta la mexicana Anna Fioria. "Lo escuché, y sin saber qué género era, decidí encaminar toda mi carrera a poder hacer y compartir esa música”, rememora la artista, "no solo por la complejidad instrumental que supone, sino también por la libertad de expresarme sin limitaciones”, explica.

"Hay temas como la oscuridad o la muerte, que en este género son casi materia obligada, a los que solo una minoría de personas elige enfrentarse”, destaca, asimismo, sobre su elección musical la cantante nacida en México y una de las máximas exponentes del metal latinoamericano.

"Me gusta decir que el heavy me eligió a mí”, sostiene, por su parte, la artista argentina Melani Hess."En este estilo encuentro mi identidad y mi hogar”, indica la cantante en entrevista con este medio.

"Amo cantar y expresarme a través de la música, y este estilo en particular me interpreta”, indica, por su parte, la chilena Caterina Nix, líder de la banda de metal sinfónico Chaos Magic. "Requiere mucho dominio, contiene mucha belleza y complejidad y, a su vez, es tremendamente honesto”, apunta sobre el género.

Publicidad

"Nunca encajé con la gente "normal”, dice sobre sí misma, "simplemente era diferente, y tenía contados amigos que compartían mi gusto musical”, recuerda. "En el heavy metal encontré algo así como mi tribu”, define.

"Siempre me ha gustado tanto la música, como la estética, y la libertad que implica el metal. Tanto escucharlo como hacerlo, para mí ha sido catártico”, confía la cantante.

"¿Podrías cantar más como hombre?

El camino de estas mujeres, sin embargo, no ha estado libre de obstáculos, prejuicios y estereotipos varios. "Una vez una persona me dijo: ¿podrías cantar más como hombre?”, recuerda la artista argentina.

"Me enfrenté a prejuicios, sobre todo respecto a mi imagen, a mi vestuario”, refiere. "También (recibí) comentarios de gente que asumía que, para llegar a alguna parte, una mujer tenía que haber sacrificado su integridad. Así de vacío”, critica.

"Llegó un punto en que me dije que tenía que ser fiel a mí misma y a nadie más”, cuenta la cantante. "Me visto como se me antoja. Y al que le guste, excelente, y al que no, pues que no mire”, define su actitud.

"Nunca he permitido que el hecho de ser mujer me posicione en un lugar de inferioridad. Soy lo que soy porque he trabajado y he elegido ser esta persona. Puedo sentir mi poder, puedo alzar la voz y ver más allá de los extremos”, sostiene, en el mismo sentido, Anna Fiori.

Publicidad

"Lo que perdura son las acciones, las ganas de hacer música, de compartir un mensaje, de apoyar a otros y de tocar metal”, asegura.

Cambio de era

Así las cosas, también en este género, tradicionalmente dominado por músicos hombres, soplan nuevos vientos.

"El mundo se ha vuelto más globalizado, más abierto e inclusivo que en los albores del metal”, indica la artista mexicana.

"Cuando comencé hace veinte años, era el bicho raro, pero generaba admiración y curiosidad. Lo que no estuvo exento de comentarios horribles, que un hombre nunca se hubiera ganado”, repasa Nix.

Publicidad

"Hoy en día y después de mucho esfuerzo y aguante, las mujeres tenemos una posición mucho más prominente en el metal”, asegura la artista. "Se trata de una escena mucho más abierta y más sana, donde las mujeres también crean y son parte importante”, concluye Nix, con conocimiento de causa.

No olvide conectarse con la señal en vivo de la HJCK, el arte de escuchar.