Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

El músico de la semana: Federico Smetana

El invitado en esta edición de "El músico de la semana" es el compositor checo Federico Smenata, quien falleció en Praga, el 12 de mayo de 1884. Le contamos un poco de su vida y obra.

Federico Smetana
Federico Smetana fue pionero en el desarrollo de un estilo musical que quedó íntimamente ligado al nacionalismo checo. Por ello, se lo reconoce en su país como el padre de la música checa.
Cortesía.

Federico Smetana fue un niño prodigio, pero en la escuela fue un desastre. Era un muchacho distraído, sus fracasos escolares fueron tremendos. El padre Frantisek Smetana insistía en que el hijo concluyera el bachillerato, condición indispensable para la carrera de abogado o para ser gerente de las propiedades familiares.

El joven tenía otras preocupaciones. Federico era muy enamoradizo. Asediaba a las muchachas, pero sin éxito. A los 16 años se enamoró de su prima Luisa, un año mayor que él. La muchacha no le correspondió, pero Federico plasmó sus sentimientos en una bella composición, la Polca de Luisa.

A los 18 años quiso suicidarse, pues estaba perdidamente enamorado de Katerina Kolárová. Además de hermosa, Katerina era una excelente pianista. Cuando Federico cumplió los 25 años, se casó con Katerina. La feliz pareja tuvo pronto cuatro hijas. El nacimiento de las cuatro hijas en un periodo de seis años afectó la frágil salud de la esposa de Federico que empezó a padecer los primeros síntomas de tuberculosis. Conmocionado por la proximidad de la muerte de su esposa Katerina, creó su primer grandioso poema sinfónico Ricardo III, inspirado en el drama de Shakespeare. Pero también compuso como testimonio vivo de su existencia el Cuarteto para cuerdas en mi menor, De Mi vida.

El primer movimiento: Allegro vivo appasionato habla de los sueños juveniles y las horas felices. El segundo movimiento Allegro moderato alla polca, por medio de la danza revela el acercamiento al amor por parte del joven. El tercer movimiento, Largo sostenuto, aporta acentos menos líricos. Es el amor por la joven que ha llegado a ser la esposa del compositor. El final, Vivace, interrumpe esta exposición de cuadros placenteros. Todo el paisaje cambia, la atmósfera se hace trágica y pesada. Se acerca la catástrofe de la sordera. Pero a pesar de ello, el músico evoca en la música destellos de los tiempos felices.

Publicidad

En 1861 Federico Smetana se puso a trabajar en su primera ópera, Los brandenburgueses en Bohemia. Su estreno en enero de 1866 bajo la brillante dirección del compositor deslumbró al público que después del primer acto manifestó con frenéticos aplausos, su admiración por la portentosa e inédita música.

En septiembre de 1866 Smetana fue nombrado director titular de orquesta y jefe artístico de la ópera del Teatro Provisional de Praga. El compositor estaba en el auge de sus fuerzas creadoras.

La segunda ópera, La Novia Vendida, fue rápidamente producida y pronto logró una acogedora recepción, aun cuando (como sucedió con otras de sus óperas) las presentaciones en el extranjero eran muy escasas.

Luego del éxito de sus primeras óperas, y en medio de la desbordante actividad, Federico Smetana compuso la ópera Dalibor, por su contenido, expresión musical y el impacto sobre la vida del compositor, la más trágica ópera dramática de Smetana.

El estreno de Dalibor tuvo lugar el 16 de mayo de 1868, el día de la colocación de la primera piedra del Teatro Nacional de Praga. La acogida de la ópera fue fría. El compositor la consideraba como la obra más valiosa de su creación, pero sus rivales la tacharon de burda imitación del compositor alemán Richard Wagner.

Otra de las obras de Federico Smetana que no tuvo tanta acogida, en su momento, fue la Sinfonía Festiva en Mi mayor, Op. 6 que compuso en 1854 como regalo al Emperador Francisco José para su boda con Isabel de Baviera el día 24 de abril. Una de las causas, según la esposa del compositor, se debió a interpretarse al final de un concierto demasiado largo, cuando todos estaban cansados. Más tarde fue bien recibida durante un concierto celebrado en Göteborg en 1860.

Publicidad

Federico Smetana es considerado unánimemente como el fundador de la escuela nacionalista en la música de Checoslovaquia. Su ciclo de poemas sinfónicos agrupados bajo el título general de Mi Patria fue comenzado en 1874 y completado cinco años más tarde.

El ciclo consta de seis poemas sinfónicos intensamente poéticos e interpretativos del paisaje de la Bohemia y de los aires de danza del país. Algunos son evocaciones altamente dramáticas de los mitos y la historia de la patria del compositor.

De Vltava (El Moldava), el segundo de los poemas sinfónicos del ciclo dice el compositor: “Las aguas del río discurren festivamente sobre su lecho rocoso bajo el luminoso sol de la mañana. Pasa por entre los bosques y se oye la trompa del cazador. Baja a la pradera en donde se celebra una fiesta nupcial. De noche, las ninfas de las aguas se sumergen en él mientras en la superficie se reflejan fortalezas y castillos de un glorioso pasado. Luego se pierde de vista.”

En marzo de 1874 Federico Smetana dirigió el exitoso estreno de su ópera Las dos viudas que se caracteriza por sus cualidades melódicas. Pero las trágicas consecuencias de la tensión nerviosa no se hicieron esperar: el 20 de octubre de 1874 Smetana fue afectado por una sordera total. El compositor perdió el oído a los cincuenta años, sin poder jamás escuchar los poemas sinfónicos de su inmortal ciclo Mi Patria.

Publicidad

Escuche algunas piezas seleccionadas y más datos acerca de la vida del maestro Federico Smenata el lunes 8 de mayo a las 3:00 p.m. por nuestra señal en vivoen una nueva edición de El músico de la semana.