Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Las cenizas de Mercedes Barcha reposarán en el Claustro de la Merced

La ceremonia tendrá lugar el próximo 25 de marzo y se celebrará en cabeza de los dos hijos de la pareja, junto a sus amigos más cercanos.

Gabriel-García-Márquez-y-Mercedes-Barcha.jpg

El anuncio fue hecho por los hijos de Mercedes Barcha, Rodrigo y Gonzalo García Barcha, quienes aseguraron que las cenizas de su madre llegarán a la ciudad de Cartagena en marzo del 2022. Ellos mismos serán los encargados de depositar los restos juntos a los de su padre, el escritor Gabriel García Márquez, ubicados en el en el Claustro de la Merced.

De acuerdo con el escritor Juan Gossaín, así fue la voluntad de García Márquez, pues el caribe y específicamente esta ciudad, fueron determinantes en las construcción de la obra literaria del escritor y además. vivió allí buena parte de su vida en compañía de sus amigos más cercanos.

Publicidad

La ceremonia tendrá lugar el próximo 25 de marzo y se celebrará en cabeza de los dos hijos de la pareja, junto a sus amigos más cercanos. García Márquez falleció el 17 de abril de 2014 en México, el país que lo acogió la mayor parte de su vida y Mercedes Barcha murió el 15 de agosto de 2020, a los 87 años, por problemas respiratorios. La pareja compartió la vida por más de 56 años.

Rodrígo García Barcha, el mayor de los dos hijos de la pareja, publicó una crónica sobre la vida de sus padres, su relación y el recuerdo del hombre que escribía y lo formó. "Gabo y Mercedes: una despedida", ha sido presentado así: "En marzo de 2014, Gabriel García Márquez, probablemente el escritor más querido en lengua española del siglo XX, ya anciano y enfermo, cayó resfriado. "De esta no salimos", le dijo Mercedes Barcha, su esposa desde hacía más de cincuenta años, a Rodrigo, el hijo de ambos. Estas páginas son la crónica más íntima y honesta de los últimos días de un genio, escrita con la asombrosa precisión y la distancia justa de un testigo de excepción: el propio Rodrigo. Así vemos el lado más humano de un personaje universal y de la mujer en la que se fijó cuando era una niña de nueve años, que le acompañó toda la vida y que apenas le sobrevivió unos años, entreverado de recuerdos de una vida irrepetible. La más hermosa despedida al hijo del telegrafista y su esposa".