Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Esta es la historia de Indira Cato, hija de Gabriel García Márquez

El periodista Gustavo Tatis publicó uno de los secretos mayor guardados de García Márquez. Indira Cato, de 31 años, es hija de la documentalista mexicana Susana Cato que, según Tatis, decidió guardar el secreto junto a la familia García Barcha durante todos estos años.

garcia_marquez_420a.jpg
Gabriel García Márquez se conoció con Susana Cato en Cuba mientras él dictaba un curso de cine. Ambos escribieron los guiones de <i>Con el amor no se juega</i> y <i>El espejo de dos lunas.</i>
Archivo

En un artículo escrito por el periodista Gustavo Tatis en el periódico El Universal se revela que el escritor colombiano Gabriel García Márquez tuvo una hija de nombre Indira. Según Tatis, la noticia la supo poco antes de la muerte de García Márquez y llegó a oídos del también investigador Dasso Saldívar. Después de confirmarlo, los periodistas y la familia guardaron el secreto por respeto a la relación de Mercedes y Gabo. "Buscábamos las palabras precisas para no herir las fibras de Susana (la madre de la niña), de Indira y de la familia García Barcha", dice Tatis en entrevista con Blu Radio.

De acuerdo con el texto publicado, García Márquez conoció a Susana Cato en La Habana durante el curso de cine que él dictaba en San Antonio de los Baños. Allí la escritora mexicana se convirtió en una de las alumnas más destacadas y escribió junto al colombiano y Eliseo Alberto Diego, en 1991, el guion de la película Con el amor no se juega y con el escritor el guion del cortometraje El espejo de dos lunas. Cato también ha escrito programas para radio, cuentos y teatro. Ha trabajado como reportera y crítica de cine en la revista Proceso y entrevistó a García Márquez en 1996 para la revista Cambio.

Se cumplió un hado del destino, como algo que ya la familia paterna de García Márquez había vivido. El papá de García Márquez había adoptado el apellido de la madre al no ser reconocido.
Gustavo Tatis

Publicidad


Indira Cato, de 31 años, es productora de cine que ganó numerosos premios con el documental Llévate mis amores, dirigido por Arturo González Villaseñor y del que ella fue también la guionista. Además, dirigió el cortometraje ¡Qué grande eres, magazo! (2019), sobre el ilusionista y mago Julio Ulises Hijuelos Cervera. Estudió Literatura Dramática y Teatro en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), también ha colaborado como crítica de cine en la web Butaca Ancha y participó en el libro Cine político en México (1968-2017), de la editorial Peter Lang.

"Se cumplió un hado del destino, como algo que ya la familia paterna de García Márquez había vivido. El papá de García Márquez había adoptado el apellido de la madre al no ser reconocido. El abuelo de García Márquez de la misma manera adoptó el apellido de la madre al no ser reconocido, pero en el caso de Indira no es que Gabo no la reconociera , es que al parecer no lo hizo público", aseguró Tatis en Mañanas Blu.

Cato decidió llevar el apellido de su madre y no reclamar nada a García Márquez, añade Tatis en su artíclo. Guillermo Angulo, uno de los mejores amigos de Gabo, ha declarado que aunque García Márquez no reconoció a esta hija, estuvo siempre pendiente de ella y “le dio una casa en una zona muy bonita y un coche” en Ciudad de México.

“La familia de Indira se negó a dar declaraciones. Ellos han guardado el secreto durante todos estos años", dice el investigador experto en la vida de García Márquez y añade que en su momento esta noticia representó un cataclismo para la familia García Barcha y que sobre todo esta es una historia de seres humanos: Indira y Susana. "El silencio de la familia era una reverencia a Mercedes", puntualiza.

Publicidad

Al final es imposible no recordar este fragmento de Cien años de Soledad en la voz de Amaranta Úrsula: "Vivir en Macondo con un marido fiel y dos hijos indómitos que se llamarán Rodrigo y Gonzalo y una hija que se llamara Virginia, nunca Remedios". Indira resultó ser esa hija, llamada así en honor a la primera ministra india asesinada en 1984, Indira Gandhi, a la que el escritor había conocido en 1983 en Nueva Delhi.