Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Los vallenatos preferidos de Gabriel García Márquez

Aunque muchos críticos literarios coinciden en que autores como Virginia Woolf, Franz Kafka, Juan Rulfo y William Faulkner influyeron en su estética narrativa, a Gabriel García Márquez lo influyó el vallenato. Estas son diez de sus canciones favoritas.

Gabo el vallenato.jpg
La "Elegía a Jaime Molina" era el vallenato favorito de Gabriel García Márquez.
Archivo Particular

Gabriel García Márquez afirmó una vez que su novela Cien Años de Soledad no era otra cosa que un vallenato de 450 páginas. Y era cierto. Esta obra que cuenta la saga de los Buendía y el rosario de historias que sucedían en lo más inhóspito de Macondo, ese pueblecillo con tejas de barro y aguas diáfanas, no es otra cosa que una crónica que las historias que narraban los juglares vallenatos al compás de la caja, la guacharaca y el acordeón en las parrandas musicales del Caribe colombiano.

En una entrevista concedida en mayo de 1985 a la revista Semana, Gabriel Garía Márquez le confesó a María Elvira Samper que los tres vallenatos que más le gustaban era "La Gota Fría", de Emiliano Zuleta, "La Diosa Coronada", de Leandro Díaz, y la "Elegía a Jaime Molina", de Rafael Escalona. De hecho, en diciembre de ese mismo año, Gabo lanzó "El amor en los tiempos del cólera", mismo que abría las páginas de la historia con una epígrafe de dos versos del maestro Leandro Díaz.

Publicidad

Sin embargo, aunque muchos críticos literarios coinciden en que autores como Virginia Woolf, Franz Kafka, Juan Rulfo y William Faulkner influyeron en su estética narrativa, a García Márquez lo influyó el vallenato. Tanto era así, que en el Festival de la Leyenda Vallenata de 1992, Gabo comenzó a cantar la "Elegía a Jaime Molina" en medio de las deliberaciones, al que luego se le uniría Luis Enrique Martínez en los coros. Hemos hecho un conteo de los diez vallenatos que el Nobel solía escuchar con frecuencia y que incidieron de forma definitiva en su obra literaria.