Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

"Pecados Capitales", la exitosa novela que llega a Netflix

La producción colombiana, emitida por primera vez en el 2002, ya se encuentra disponible en la plataforma digital.

pecados.png

A inicios de la década de los 2000, "Pecados Capitales" fue una de las telenovelas más exitosas de Caracol Televisión. Contaba con un elenco de lujo de la talla de Frank Ramírez, Robinson Díaz, Marcela Carvajal, Patricia Castañeda, María José Martínez y Patrick Delmas, entre otros, y obtuvo más de 12 puntos en el ranking nacional, ganando los premios India Catalina en las categorías a Mejor telenovela, Mejor director de telenovela, con Juan Camilo Pinzón y Mejor historia y libreto original.

La novela estuvo al aire en Colombia entre los años 2002 y 2004, y para muchos televidentes, es considerada como una de las comedias más representativas de la historia de la televisión nacional. No obstante, desde el pasado viernes 26 de agosto, la novela se encuentra disponible en la plataforma digital Netflix. El encargado de confirmar la noticia, fue el actor colombiano Robinson Díaz.

La novela que consta de 162 capítulos, cuenta la historia de Evaristo, un hombre millonario de 82 años al que le quedan muy pocos años de vida y antes de su muerte, decide reunir a sus familiares, quienes viven alrededor del mundo, para hablar acerca de su herencia. Estas personas, quienes en su mayoría no lo ven hace décadas, acuden al llamado únicamente con el interés de tomar la herencia.

Sin embargo, en su testamento Evaristo les comunica que su herencia no será dividida, sino que deberán compartirla y vivir al menos por un año en su mansión, en donde todos serán dueños de todo. A medida que se desarrolla la historia, se van presentando situaciones entre los habitantes de la mansión que dan muestra de la idea original de la novela: evidenciar la diferencia entre el bien y el mal. Mientras tanto, el anciano millonario observa el comportamiento de cada uno de ellos.