Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

La Dama Misteriosa: la primera momia embalsamada en estado de embarazo

Al ser embalsamado el cuerpo, el feto quedó intacto en el útero de la madre y en la posición de un embrión, de acuerdo con el examen que publicaron los investigadores.

momia_fetos.jpg

Entre 1917 y 1918, llegó al Museo Nacional de Varsovia una momia que provenía del sur de Egipto, gracias a una donación del arquitecto Jan Węzyk–Rudzki. Muy pronto se tejería una historia de misterio ante la momia que fue apodada la Dama Misteriosa. Durante la entrega de los restos, Węzyk–Rudzki aseguró que en una carta que el cuerpo procedía de la tumbas reales de Tebas, sin embargo, el grupo de arqueólogos que la estudian en el presente dudan de afirmación por la práctica de atribuir procedencias falsas y así aumentar el valor de las antigüedades.

De acuerdo con arqueólogos y bioarqueólogos de la Universidad de Varsovia, en Polonia, es posible que el cuerpo la Dama Misteriosa haya pertenecido a una mujer de la élite tebana, de entre 20 y 30 años que vivió en el siglo I antes de Cristo, y se encontraba entre la semana 26 y 30 de embarazo. Al ser embalsamado el cuerpo, el feto quedó intacto en el útero de la madre y en la posición de un embrión, de acuerdo con el examen que publicaron los investigadores.

“La antropóloga que investigaba la momia estaba examinando la forma y tamaño de la pelvis, que es un indicador del sexo, y al observar de cerca las imágenes de la tomografía computarizada [que muestra imágenes transversales del cuerpo] y la radiografía vio alguna anomalía extraña. Al principio no estaba segura de qué era, pero entonces observó que una de esas anomalías tenía la forma de una pequeña pierna”, explicó Wojciech Ejsmond, uno de los directores del proyecto.

Publicidad

Luego de puntualizar algunos datos sobre el tiempo y procedencia de la Dama Misteriosa, los investigadores han ahondado en el feto y su preservación. Para determinar su edad fue necesario medir el perímetro cefálico del feto y la posición de embrión, es decir, con brazos y piernas contraídas. No fue posible detectar el cuerpo en los primeros exámenes porque se acostumbra a rastrear huesos y en este caso había un cuerpo completo con tejidos blandos, aclaran los investigadores.

“Nuestro estudio muestra cómo reconocer un feto dentro de una mujer sin buscar un hueso, que no vas a encontrarlo en el útero, pero sí [a través de] la piel, los músculos y todos los tejidos blandos. Mostramos cómo encontrarlos”, agregan

6B5K4IZTXJHENFZ4A6CYBVYXX4.webp
6B5K4IZTXJHENFZ4A6CYBVYXX4.webp

De acuerdo con los directores del proyecto, Marzena Ozarek-Szilke y Wojciech Ejsmond, contaron en entrevista con El País, cómo fue posible que el feto se conservara. Ambos coinciden en que después de morir, el pH de los fluidos corporales de una persona empieza a cambiar y se convierten en ácido fórmico. En esta caso en particular, el cambio de los fluiidos creó un entorno ácido en su interior que disolvió los huesos del feto y a la vez, generó las condiciones para que “se escabechara”, que responde a un proceso de conservación de alimentos.

El proceso se detuvo a raíz de la momificación de la mujer, que secó su cuerpo y el feto. “El feto se convirtió en una momia dentro de una momia. Es la primera vez que tenemos dos tipos diferentes de momificación en un mismo cuerpo”, señala Ozarek-Szilke.

Publicidad

La investigación seguirá y se espera que puntualice en nuevas preguntas. Una de ella es por qué no se realizó la extracción del feto antes de embalsamar el cuerpo y por ahora existen dos hipótesis: por un lardo, la dificultad del proceso que los hizo descartar la idea y por otro, un significado religioso que los antiguos egipcios tuvieran sobre el alma y la vida en el más allá. El equipo tiene planeados nuevos viajes para resolver las dudas.

momia_feto.jpg