Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

El cuadro de Klimt no sufre daños tras ser atacado en una protesta climática

El cuadro "Muerte y vida" de Gustav Klimt (1862-1918), sobre el que dos activistas arrojaron un líquido negro en una protesta climática, no ha sufrido daños y ya se trabaja para reabrir la sala donde se expone en el Museo Leopold.

Muerte y vida" de Gustav Klimt
Imágenes del ataque sufrió la pintura de Gustav Klimt, en pasados días como parte de una protesta del grupo Last Generation.

Tras evaluar el estado del cuadro, el equipo de restauradores del museo ha confirmado que la pintura, protegida por un vidrio de seguridad de más de 200 kilos de peso, no ha resultado dañada.

"Los restauradores estuvieron frente al cuadro cinco minutos después del incidente y podemos asegurar que el líquido solo ha salpicado el cristal y no ha dañado la pintura", señaló a EFE el director del museo, Hans Peter Wipplinger.

Publicidad

El grupo al que pertenecen los activistas, "Last Generation", difundió la protesta en su cuenta de Twitter y afirmaron que el material que arrojaron al cuadro, en un principio descrito como "petroleo" por los medios austríacos, es un líquido negro aceitoso pero no tóxico ni dañino.

Con motivo de una festividad regional, la entrada al Leopold era hoy gratuita, patrocinada por la petrolera OMV, y pese a los estrictos controles los activistas consiguieron introducir ese líquido en una bolsa de agua caliente.

Uno de los activistas dijo tras arrojar el líquido sobre el cuadro: "Conocemos el problema desde hace 50 años, debemos actuar de una vez, de lo contrario el planeta acabará destruido".

"Detengan la destrucción de los combustibles fósiles. Nos dirigimos hacia un infierno climático", agregó para describir las nuevas perforaciones de petróleo y gas como una sentencia de muerte para la humanidad.

Publicidad

Un guardia de seguridad alejó a uno de los activistas del cuadro mientras que otro trató de pegarse al cristal que lo protegía. Ambos fueron detenidos poco después por la policía.

Desde el museo Leopold entienden la preocupación de los dos jóvenes por la crisis climática, pero no comparten sus medios. "Los activistas y los museos no deben estar contrapuestos. Debemos trabajar juntos para que las futuras generaciones puedan vivir mejor y disfrutar el arte", lamentó Wipplinger.

Publicidad

Hace cinco días otros dos activistas del mismo grupo se pegaron con adhesivos a fósiles de dinosaurios del Museo de Historia Natural de Viena, que no resultaron dañados, para criticar la destrucción climática causada por los hidrocarburos.

"Frente a los restos de los gigantes extinguidos, exigen una política de supervivencia, en lugar de la continua destrucción de nuestros medios de vida", explicó el grupo medioambientalista, muy activo en Austria y Alemania, en un comunicado.

Publicidad