Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Antonio el Bailarín, el "genio" que revolucionó la danza española

A un siglo de su nacimiento, el Ballet Nacional de España rinde homenaje al mítico Antonio el Bailarín, un "genio" que dio a conocer a nivel mundial la danza española, no solo el flamenco, e influyó a generaciones de artistas.

Antonio Ruiz Soler.jpg

No lleva tutú, pero sí una falda de volantes y en puntas de pie, la bailarina encadena saltos mientras con sus manos suena las castañuelas. Está en el escenario del Teatro Real de Madrid, donde el público acudió la noche del jueves a admirar esta mezcla de géneros en una sala por primera vez abarrotada desde que se inició la pandemia del covid-19, gracias al fin de las restricciones. "Antonio es desde luego uno de los grandes de España y un genio de la danza en el mundo", afirma Rubén Olmo, director del Ballet Nacional de España (BNE). "Abrió las puertas del mundo para la danza española", con su mixtura de flamenco, bolero, folclore y "danza estilizada", que mostró ante la reina de Inglaterra o el rey Faruk de Egipto, prosigue.

Nacido en 1921 en Sevilla con el nombre de Antonio Ruiz Soler, fue un niño prodigio que se abrió camino desde muy joven junto con su compañera Rosario. Con mucho talento, esta pareja artística, que perduró por más de dos décadas, actuó frente al rey español Alfonso XIII en 1929. Adolescente, Antonio el Bailarín se va de España con su compañera durante la Guerra Civil (1936-1939) para hacer una gira por América Latina, antes de desembarcar en 1939 en Estados Unidos, donde conquistará el corazón del público.

Publicidad

Tras cosechar gran éxito en el Carnegie Hall de Nueva York, el dúo aparece en películas de Hollywood como "Zigfield Girl" (1941), "Sing another chorus" (1941), "Pan-Americana" (1945) o "Hollywood Canteen" (1944). Una escena de este último filme ilustra a la perfección la danza española: en blanco y negro, se ve a Antonio y Rosario bailar dando vueltas, mientras palmean y ejecutan saltos y figuras, antes de entregarse a un largo "zapateo".

"Era amigo de Nureyev, de grandes bailarines del mundo, que lo adoraban porque él era un enamorado de la danza clásica también", dice Rubén Olmo. "Puso la danza masculina española en primer término, en el primer plano, porque ya en esa época todavía el hombre estaba acompañando a la mujer", continúa. Bailarín del BNE, José Manuel Benítez dice sentir orgullo "de realizar esta pieza" de Antonio, personaje muy presente "en el conservatorio".

"Predomina la espectacularidad, predomina el carácter antes que la técnica" y el público "lo que busca es esto: Es emoción, es carisma", describe.Tras pasar doce años en Estados Unidos, Antonio el Bailarín vuelve a Madrid en 1949 con Rosario, pero decide emprender una carrera en solitario, en la que su arte se expandirá en todo su esplendor. En la película "Flamenco" de Edgar Neville (1952), interpreta un "martinete", un cante flamenco que hasta entonces no había sido coreografiado. Actuó en largometrajes británicos, franceses e italianos y entabló amistad con actrices como Audrey Hepburn o Ava Gardner, con el cantante francés Maurice Chevalier y con John F. Kennedy, presidente estadounidense de 1961 a 1963. Cartas subastadas en 2000 lo atestiguan.En 1979, tras medio siglo de carrera y una última gira por Japón, Antonio el Bailarín se retira. Muere en 1996.

El tiempo pasa, pero "sus obras siguen y siguen, no pasan de moda", estima Miriam Mendoza, miembro del BNE.Para algunos, el coreógrafo alumbró un sello "Hecho en España": "Normalmente en el extranjero, la gente le dice flamenco. ¡Pero no sólo es el flamenco!", exclama Mendoza.

Publicidad

Sobre el escenario del Teatro Real, entre oles, los músicos marcan el ritmo con sus palmas, mientras se mueven los mantones, las faldas de cola y las telas de lunares. Rubén Olmo quería ser fiel a "la esencia". Luego de meses con salas semivacías por la pandemia, "se nota la energía de un teatro lleno", se emociona el bailarín José Manuel Benítez.