Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Gabriela Ortiz, la compositora mexicana que hizo historia en la Filarmónica de Berlín

El repertorio latinoamericano no es habitual en las orquestas alemanas, y menos si es de compositores vivos. DW habló con Gabriela Ortiz, cuya obra "Téenek" fue interpretada por la Filarmónica de Berlín en mayo.

Gabriela Ortiz
Los músicos de la Filarmónica de Berlín y el director Gustavo Dudamel aplauden a la compositora Gabriela Ortiz, tras interpretar su obra "Téenek", el 11 de mayo de 2023.
Filarmónica de Berlín.

Cuando Gabriela Ortiz era estudiante en México, ansiaba escuchar una obra suya interpretada por una orquesta, el sueño de todo joven compositor. Ni corta ni perezosa, se presentó sin cita en la sede de la Filarmónica de la Ciudad de México para hablar con su director, el maestro Luis Herrera de la Fuente, y proponerle que programara su música.

Dos horas lo esperó hasta que finalmente logró hablar con él: "Escribí esta pieza y tengo una necesidad imperiosa de escucharla, porque la única manera de que un compositor avance y aprenda es escuchando su obra", le espetó. El maestro hizo realidad ese deseo: meses después, Gabriela Ortiz por fin fue testigo de cómo sus trazos sobre el pentagrama se convertían en sonidos.

"Un largo camino"

En aquel momento, no podía imaginar que, décadas más tarde, los días 11,12 y 13 de mayo de 2023, una de sus obras, Téenek-Invenciones de Territorio, iba a sonar, dirigida por el director venezolano Gustavo Dudamel, en el auditorio de la mítica Filarmónica de Berlín. "Pensaba que algo así era inalcanzable", dice Ortiz a DW. Las obras de músicos latinoamericanos se programan poco en los conciertos de las orquestas alemanas, y la Filarmónica de Berlín no es una excepción.

"Como compositora mexicana, este ha sido un largo camino", reconoce Gabriela Ortiz. "Mi música se ha tocado mucho más en Estados Unidos. En Europa ha sido más difícil. Países como Alemania o Francia han decidido, de alguna manera, cuál es el futuro de la música contemporánea. Y han cometido el error de olvidarse de otras latitudes y otras geografías", prosigue.

Publicidad

Gabriela Ortiz se desmarcó de las directrices europeas y apostó por tejer una voz propia en la que caben géneros como la ópera, el ballet y la música puramente orquestal inspirada por diversos temas: "Una vez, un compositor me dijo que mi música nunca se iba a poder tocar en Europa porque mi estética no les interesaba. Y, de pronto, me doy cuenta de que ahora se está tocando muchísimo más, que me programan en los Proms, que me acaba de programar la Filarmónica de Berlín, y creo que es una señal de que esto está cambiando".

México en los atriles de la Filarmónica de Berlín

Una constante en la obra de Gabriela Ortiz es México. Medioambiente, migración, drogas, feminicidios y pueblos originarios tienen cabida en una música que se sirve de elementos del folclore mexicano y latinoamericano para integrarse con marcada exuberancia en la orquesta sinfónica. "El arte también es un espacio de reflexión y de denuncia", dice Ortiz. "Es un espacio para hablar de cosas que, a veces, son incómodas".

¿Cómo fue el encuentro de los músicos de la Filarmónica de Berlín con una obra de carácter mexicano como Téenek, tan distante de la música que interpretan habitualmente? "Lo hicieron increíble", asegura la compositora, que confiaba plenamente en la batuta de Dudamel. "Durante la emisión del concierto en su plataforma digital, se percibe que los músicos lo están gozando, que se están divirtiendo, que están disfrutando, que están sintiendo la música". Incluso los elementos rítmicos, muy distintivos en la obra de Ortiz, fueron interpretados a la perfección. "Fue muy emocionante", confiesa. "Y creo que la reacción del público fue muy cálida".

Apoyo a los jóvenes compositores latinoamericanos

Aunque la música de concierto mexicana cuenta con compositores importantes, ninguno de ellos ha logrado posicionarse a nivel internacional de la misma manera en que lo han conseguido sus pares de la pintura, la literatura o el cine mexicanos. Gabriela Ortiz trasladó esta inquietud a Gustavo Dudamel, quien le propuso hacer algo para impulsar la música de los compositores latinoamericanos.

"Yo creo que él es alguien que ha roto también cualquier estereotipo. Pensar que un chiquillo de Barquisimeto, en Venezuela, ha llegado tan lejos… Eso es también algo inédito. El trabajo de Gustavo nos abre puertas a todos", reconoce Gabriela Ortiz.

En ese contexto, surgió el proyecto Iniciativa Panamericana, que comisiona obras de jóvenes creadores del continente. "Las oportunidades no son las mismas para los latinoamericanos que para los estudiantes de música en EE. UU. o en Europa. Hay que ayudar, hay que empujar, porque a nosotros nos cuesta mucho más trabajo llegar", argumenta Ortiz, comisaria del proyecto. Ella sabe mejor que nadie que, para que los compositores aprendan y avancen, necesitan escuchar, convertidos en sonidos, sus trazos sobre el pentagrama.

Publicidad

Escuche lo mejor de la música clásica por la señal en vivo de la HJCK.