Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

El músico de la semana: Zoltán Kodály

El invitado de la nueva edición de El Músico de la semana es el compositor húngaro Zoltán Kodály, quien nació el 16 de diciembre de 1882. Le contamos algunos detalles de su vida y obra.

Zoltán Kodály
Zoltán Kodály fue uno de los exponentes más importantes de la música húngará.
El Mirador Nocturno.

El arte musical húngaro tuvo en Béla Bartók y en Zoltán Kodály a los principales gestores de su consolidación durante el siglo XX.

Ambos crearon un nuevo estilo a partir del folclore local y se preocuparon de establecer una cultura musical de alto nivel. Sin embargo, la labor de Zoltán Kodály se extendió mucho más allá, porque además de trabajar como compositor, director, crítico y profesor de música, abordó con igual interés y profundidad la etnología, la historia y estética musical, la historia de la literatura, la lingüística y la enseñanza del lenguaje.

Pocos artistas han logrado desarrollar una actividad tan valiosa y duradera en esta variedad de ámbitos, pero muchos menos han sido los que han centrado tantos y tan distintos aspectos de su labor persiguiendo un único ideal: derrotar el analfabetismo musical a todo nivel.

Todas las partituras de Zoltán Kodály tienen connotaciones folclóricas nacidas como hemos tratado de exponer, de su amor a la cultura popular de su país.

Publicidad

Tal es el caso de las Danzas de Galanta, las cuales, compuestas en 1933 para celebrar los ochenta años de la Sociedad Filarmónica de Budapest, tienen como punto de partida los recuerdos de infancia de Kodaly quien pasó sus primeros años en la población de Galanta, cuyas danzas nunca se borraron de su memoria.

Luego de terminar sus estudios en la Academia de Budapest en 1905 Zoltán Kodály partió con un aparato fonográfico a registrar ejemplos del folclore para realizar su tesis sobre la estructura de la canción popular húngara. Luego compartió con Béla Bartók no sólo la tarea de coleccionar, clasificar y editar cientos de ejemplos de la música nativa, sino también una duradera amistad. Paralelamente se interesó en componer, sobre todo tras viajar a París y volver con algunas obras de Debussy que analizó junto a su amigo.

Desde entonces su lenguaje adquirió un estilo individual y maduro que el propio Bartók describiría señalando: "las composiciones de Kodály poseen una rica invención melódica y un perfecto sentido de la forma, no siendo del tipo que hoy en día se describe como moderno, demostrando que todavía se puede crear un idioma novedoso y presentar rasgos que nunca antes se habían abordado basándose en el principio tonal".

Uno de sus más altos logros en el campo de la música de cámara es el Cuarteto para cuerdas N° 2 Op. 10, el cual compuesto entre los años 1916 y 1918, fue criticado duramente en su país, no así en el extranjero siendo calificada como una de las más altas cumbres de la música de cámara.

Corría el año de 1908 y Zoltán Kodály fue contratado como profesor en la Academia de Budapest y un par de años después, el 17 de marzo de 1910, se realizó en esa ciudad un recital con obras suyas y de Bartók que llegó a considerarse como el inicio de la nueva música húngara.

En todo ese período sus intereses creativos estuvieron centrados en la música de cámara y vocal, pero con la llegada de la década del 20 su aporte se fue ampliando a otras esferas de mayores dimensiones. Es así que con su Psalmus Hungaricus encargado para celebrar el cincuentenario de la unificación de Buda, Pest y Óbuda en una presentación de gala el 19 de noviembre de 1923 obtuvo notoriedad internacional, la que reafirmó con la ópera Háry János de 1926 y, sobre todo, con la suite orquestal de esta última, realizada en 1927.

Publicidad

Ciertamente el patrón de vida de Zoltán Kodály no cambió mucho una vez consolidada su posición en Hungría y en el resto de Europa. Con la idea de establecer un arte musical húngaro basado en el folclore, reconociendo el significado cultural de las tradiciones musicales de su pueblo y llevando a cada rincón del país el conocimiento y el cultivo de la música, Kodály continuó enseñando, recopilando y realizando publicaciones muy valiosas en revistas, periódicos y libros. Una de las obras nacidas de todo ese proceso son las Variaciones sinfónicas sobre un tema popular húngaro, El pavo real, compuestas en 1939 cuyo valor simbólico radica en que el pavo representa la libertad.

Otro gran resultado de las pesquisas folklóricas de Zoltan Kodály tuvieron como resultado la ópera cómica Háry János. De esta extrajo una suite orquestal que es su trabajo más ejecutado, de instrumentación brillante y armonía a veces sorprendente.

La ópera original de donde extrajo la suite fue basada en la epopeya cómica El veterano de János Garay, deportista húngaro que compitió en esgrima, especialista en la modalidad de sable, y que Kodály estrenó la Royal Hungarian Opera House de Budapest el 16 de octubre de 1926.

Podrá escuchar obras maravillosas de Zoltán Kodály en la nueva edición de El Músico de la semana el lunes 18 de diciembre a las 3:00 p.m. por la señal en vivo de la HJCK.

Publicidad