Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

'August', la poesía y el sentimiento de nunca ser la primera opción

Cada agosto se revive el sentimiento que transmite "August", la canción de Taylor Swift, así que decidimos trasladar ese sentir a la poesía y algunos autores que han escrito acerca de no ser la primera opción.

Folklore, Taylor Swift
Portada del álbum "Folklore", de Taylor Swift, lanzado en julio de 2020.
Republic Records.

El primero de agosto ya es tradición en el mundo swiftie tras el lanzamiento del octavo álbum de Taylor Swift, Folklore, en este disco la cantante estadounidense agregó la canción August en la que hace referencia a un amor de verano que jamás sería el principal, habla de ese sentimiento de saber que nada es nuestro, sin embargo, la esperanza perdura.

En esa época que aún estábamos cambiando para mejor. Querer era suficiente. Para mí, era lo suficiente. Vivir por la esperanza de todo. Cancelé planes, solo por si llamabas. Y me dijeras: Encuéntrame en la parte de atrás del centro comercial. Es demasiado para un amor de verano y decir un nosotros. Porque no eras mío para que te perdiera.
August, Taylor Swift.

Así mismo como lo hizo Taylor Swift, lo han hecho varios escritores hablando de lo mismo. Del amor no correspondido y además escondido del mundo, lo hizo Idea Vilariño cuando decidió no volverse a ver con el escritor Juan Carlos Onetti, quien estaba casado. Vilariño le escribió uno de los poemas más dolorosos de la literatura latinoamericana, Ya no.

Así que acá dejamos algunos poemas que trasmiten el sentimiento de nunca ser la primera opción.

Publicidad

Escoriación, de Cristina Peri Rossi

Herida que queda, luego del amor, al costado del cuerpo.
Tajo profundo, lleno de peces y bocas rojas,
donde la sal duele, y arde el yodo,
que corre todo a lo largo del buque,
que deja pasar la espuma,
que tiene un ojo triste en el centro.
En la actividad de navegar,
como en el ejercicio del amor,
ningún marino, ningún capitán,
ningún armador, ningún amante,
han podido evitar esa suerte de heridas,
escoriaciones profundas, que tienen el largo del cuerpo
y la profundidad del mar,cuya cicatriz no desaparece nunca,
y llevamos como estigmas de pasadas navegaciones,
de otras travesías. Por el número de escoriaciones
del buque, conocemos la cantidad de sus viajes;
por las escoriaciones de nuestra piel,
cuántas veces hemos amado.

Si mis manos pudieran deshojar, de Federico García Lorca

Yo pronuncio tu nombre
En las noches oscuras
Cuando vienen los astros
A beber en la luna
Y duermen los ramajes
De las frondas ocultas.
Y yo me siento hueco
De pasión y de música.

Loco reloj que canta
Muertas horas antiguas.
Yo pronuncio tu nombre,
En esta noche oscura,
Y tu nombre me suena
Más lejano que nunca.
Más lejano que todas las estrellas
Y más doliente que la mansa lluvia.

¿Te querré como entonces
Alguna vez? ¿Qué culpa
Tiene mi corazón?
Si la niebla se esfuma
¿Qué otra pasión me espera?
¿Será tranquila y pura?
¡¡Si mis dedos pudieran
Deshojar a la luna!!

Tú que nunca serás, de Alfonsina Storni

Sábado fue, y capricho el beso dado,
capricho de varón, audaz y fino,
mas fue dulce el capricho masculino
a este mi corazón, lobezno alado.

No es que crea, no creo, si inclinado
sobre mis manos te sentí divino,
y me embriagué. Comprendo que este vino
no es para mí, mas juega y rueda el dado.

Publicidad

Yo soy esa mujer que vive alerta,
tú el tremendo varón que se despierta
en un torrente que se ensancha en río,

y más se encrespa mientras corre y poda.
Ah, me resisto, más me tiene toda,
tú, que nunca serás del todo mío.

La enamorada, de Alejandra Pizarnik

esta lúgubre manía de vivir
esta recóndita humorada de vivir

te arrastra alejandra no lo niegues.

Publicidad

hoy te miraste en el espejo
y te fue triste estabas sola
la luz rugía el aire cantaba
pero tu amado no volvió

enviarás mensajes sonreirás
tremolarás tus manos así volverá
tu amado tan amado

oyes la demente sirena que lo robó
el barco con barbas de espuma
donde murieron las risas
recuerdas el último abrazo
oh nada de angustias
ríe en el pañuelo llora a carcajadas
pero cierra las puertas de tu rostro
para que no digan luego
que aquella mujer fuiste tú

te remuerden los días
te culpan las noches
te duele la vida tanto tanto
desesperada, ¿adónde vas?
desesperada ¡nada más!

Publicidad

Rosario, de José Martí

Rosario
rosario,
En ti pensaba, en tus cabellos
Que el mundo de la sombra envidiaría,
Y puse un punto de mi vida en ellos
Y quise yo soñar que tú eras mía.

Ando yo por la tierra con los ojos,
Alzados, ¡oh mi afán!, a tanta altura
Que en ira altiva o míseros sonrojos
Encendiólos la humana criatura.

Vivir: Saber morir; así me aqueja
Este infausto buscar, este bien fiero,
Y todo el Ser en mi alma se refleja,
¡Y buscando sin fe, de fe me muero!

Ya no, de Idea Vilariño

Ya no será
ya no
no viviremos juntos
no criaré a tu hijo
no coseré tu ropa
no te tendré de noche
no te besaré al irme.

Publicidad

Nunca sabrás quién fui
por qué me amaron otros.
No llegaré a saber
por qué ni cómo nunca
ni si era verdad
lo que dijiste que era
ni quién fuiste
ni qué fui para ti
ni cómo hubiera sido
vivir juntos
querernos
esperarnos
estar.

Ya no soy más que yo
para siempre y tú ya
no serás para mí
más que tú. Ya no estás
en un día futuro
no sabré dónde vives
con quién
ni si te acuerdas.

No me abrazarás nunca
como esa noche
nunca.

No volveré a tocarte.
No te veré morir.

Publicidad

No olvide conectarse a la señal en vivo de la HJCK, el arte de escuchar.