Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Exposición inédita en Berlín de objetos del museo del holocausto de Jerusalén

El Museo de la Historia del Holocausto prestó por primera vez piezas de supervivientes y víctimas del Holocausto para una exposición en Berlín, que incluyen una muñeca, un estuche para rollos de la Torá tallado a mano o un piano.

Holocausto, exposición Jerusalén.
La comisaria Ruth Ur observa un candelabro de nueve brazos de la Menorah de Hanukkah expuesto durante la inauguración de la exposición "16 objetos - 70 años de Yad Vashem" en el edificio parlamentario Paul-Loebe-Haus de Berlín, el 24 de enero de 2023.
JULIEN GATHELIER/AFP

Los dieciséis objetos familiares, uno por cada región alemana, fueron cedidos por el memorial israelí del Holocausto y se exponen desde este martes.

Lore Mayerfeld, de 85 años, era solo una niña cuando sus abuelos le regalaron la muñeca ahora expuesta, que según ella fue un "regalo de despedida" cuando su familia judía huyó de Cassel, en el centro de Alemania, hacia Estados Unidos. "El pijama que lleva es el que yo llevaba durante la Noche de Cristal", el pogromo de noviembre de 1938, dijo Mayerfeld a AFP.

Publicidad

La "hora" de los negacionistas

Mayerfeld y su madre pudieron reunirse con su padre en Estados Unidos en 1941, pero no supieron hasta después de la guerra que sus abuelos y varios tíos y primos habían sido asesinados por los nazis.

Ahora vive en Jerusalén y dice que nunca permitió a sus hijos jugar con su muñeca Inge "porque se puede romper". La familia decidió finalmente que debía estar en el museo y ella decidió viajar a Alemania para la exposición, mientras aún le quedan fuerzas. "Es un viaje muy emotivo, estoy reviviendo mi historia", dice.

"El mundo entero no ha aprendido la lección [del Holocausto] y es muy triste. Hay quienes niegan que haya sucedido. Mi generación, cuando ya no estemos, ¿quién estará ahí para contarlo?", se pregunta.

Para el presidente del museo, Dani Dayan, es esencial encontrar nuevas formas de conectar con las generaciones más jóvenes en la "era post-supervivientes". "Tengo miedo que se la hora feliz de los negacionistas del Holocausto, de los tergiversadores del Holocausto. Por eso debemos preparar ahora el terreno para afrontarlo", afirma. La caja de la Torá fue hecha a mano en 1939 por Leon Cohen, un veterano judío de la Primera Guerra Mundial.

Publicidad

Cuando él, su esposa Adele y sus dos hijos fueron enviados al campo de Theresienstadt, Leon se llevó consigo su valioso maletín. Antes de que toda la familia fuera deportada a Auschwitz en 1944, se la confió a una amiga, Henrietta Blum. Ella y el maletín sobrevivieron pero la familia Cohen pereció.

"Milagro"

Otro objeto de la exposición es un piano perteneciente a la familia Margulies, comerciantes textiles de Chemnitz. Varios miembros de la familia se escondieron cuando el cerco nazi se estrechó pero pronto se dieron cuenta de que escapar era la única opción.

Publicidad

En 1939 embarcaron rumbo a Haifa y finalmente llegaron a Palestina. Su piano llegó unos días después en un contenedor, gracias a las gestiones de su hijo de quince años, Shlomo.

La familia acabó donándolo al Museo del Holocausto en agradecimiento por su supervivencia. "Con estos objetos, empezamos a imaginar cómo estas personas, que se sentían completamente alemanas, fueron lentamente arrancadas del corazón de la sociedad", comenta Ruth Ur, comisaria de la exposición.

Publicidad

Para ella, el viaje del piano es una especie de "milagro" y forma parte de una "nueva manera de contar historias" sobre el Holocausto. "Este muchacho [Shlomo] sigue vivo hoy a los 99 años. Y eso es maravilloso". No olvide conectarse con la señal en vivo de la HJCK, el arte de escuchar.