Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

En Ucrania un cine subterráneo distrae y protege de las bombas

Las salas de cine comienzan a reabrir sus puertas en Ucrania, tras permanecer cerradas varios meses desde la invasión rusa en febrero, ofreciendo a los cinéfilos unas horas de sosiego para mitigar la cruel rutina de la guerra.

Cien en Ucrania
El público viendo "Odd, Bizarre and Fantastic", una película ucraniana de 1980s/1990s en el cine KINO24 en Kiev, Julio 14, 2022.
SERGEI CHUZAVKOV/AFP

En el centro de Kiev, el KINO42, es uno de los 20 cines que abrieron en las últimas semanas, pero es el único subterráneo.

La sala de 42 butacas, construido a cuatro metros de profundidad, es el único que hace alarde de su condición de "cine-refugio" para protegerse de los bombardeos rusos.

Publicidad

"Literalmente es un cine refugio porque está en un sótano", explica a AFP Ilko Gladshtein, uno de los dueños, durante el lanzamiento de su programación de clásicos ucranianos.

El teatro, que abrió en 2019, siempre estuvo en un sótano. Esto era antes un detalle insólito de su arquitectura pero ahora es su principal atractivo, dice Gladshtein.

"KINO42 es el cine más seguro de Kiev en este momento. No interrumpimos las proyecciones durante los ataques aéreos", comentó.

Agotado

El productor cinematográfico de 37 años se ha visto sorprendido por la cantidad de gente que llega a las proyecciones nocturnas, que se han adelantado debido al toque de queda de las 23H00.

Publicidad

"Junio es un mes difícil para la distribución cinematográfica, pero puedo ver que la gente tiene hambre de cine. Hemos tenido tres proyecciones para recaudar fondos y enviamos 1.000 dólares al ejército ucraniano", indicó.

"Nos da la confianza de saber que no solo entrenemos a la gente, sino que también hacemos algo importante por los soldados en el frente", comentó.

Publicidad

KINO42 siempre ha dado prioridad al cine ucraniano, y la preservación de la identidad cultural del país ha cobrado importancia desde la invasión.

El cine se asoció con el Centro Dovzhenko, el mayor archivo cinematográfico del país, y pasó de una proyección semanal a tres, todas con la sala completa.

La semana pasada, KINO42 presentó "Extraño, bizarro y fantástico", una serie de cortos animados de los años 1980 y 1990, y las entradas se agotaron tres días antes de la función.

Stanislav Bitiutskiy, un investigador de 38 años del Centro Dovzhenko, dice que cada cataclismo social o política impone un ajuste de cuentas con la identidad ucraniana.

Publicidad

"Ocurrió por primera vez durante la revolución de Maidan", comentó a AFP, en referencia a los mortales enfrentamientos de 2014 ente manifestantes y las fuerzas de seguridad que llevaron a la caída del presidente prorruso Viktor Yanukovych. "Ahora, nuevamente, necesitamos redefinir nuestra identidad mediante el arte", acotó.

Otra realidad

Cerca de allí, el cine Zhovten de casi un siglo de antigüedad, fue uno de los primeros espacios de Kiev en reabrir.

Publicidad

El sitio de varias pantallas vendió las 400 entradas de su auditorio en la noche de estreno, con una programación de clásicos ucranianos que incluyó "Sombras de ancestros olvidados", una cinta de Sergey Paradzhanov de 1965.

"Queríamos apoyar a la economía del país así como el bienestar psicológico de la gente", comentó su directora, Yulia Antypova, de 46 años. "Los psicólogos dicen que este tipo de descompresión mental y la oportunidad de escapar a otra realidad son extremadamente importantes", agregó.

En Kiev, la posibilidad de un ataque con misiles es una amenaza constante. Zhovten interrumpe las proyecciones durante 20 minutos cuando suenan las sirenas y pide a los asistentes ir a un refugio cercano.

Si la alerta se prolonga, la proyección se cancela y se le pide al público regresar otro día con sus entradas. El regreso de la pantalla grande ha sido gradual y las ventas de entradas es de 30% de lo que era antes de la guerra.

Publicidad

La asistencia baja cada vez que un misil ruso cae en una zona civil. "Pero la psique humana es bastante resistente. En pocos días la asistencia se recupera, hasta el próximo ataque", comentó Antypova.

Recuerde conectarse a la señal en vivo de la HJCK.