Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

El argentino Sebastián Torales aúna autobiografía y misticismo en "Almamula"

El realizador argentino Juan Sebastián Torales se encuentra en la Berlinale con su filme debut "Almamula", un regreso a su provincia natal, Santiago del Estero, en una historia que aúna autobiografía y misticismo en torno a la leyenda de un monstruo que para el protagonista no necesariamente lo es.

Sebastian Torales
Retrato del director Juan Sebastian Torales.
Festival de Cine Santiago del Estero.

En entrevista con EFE, el director explica que quería cumplir su sueño de hacer una película, así que trató de conectar con sus raíces, con la ciudad de la que viene y de donde proviene la leyenda de "Almamula". "Fue todo como una mezcla de situaciones que me llevaron a esta conjunción de autobiografía y misticismo de mi ciudad" señala.

Lo que le interesaba no era tanto la leyenda de la Almamula, que "incluye todo lo que viene de lo instintivo en el ser humano, que son los deseos sexuales" o "el deseo, punto" , sino la razón por la cual fue creada.

Precisa que la leyenda fue creada por la Iglesia, por la Santa Inquisición en la época de la colonización, horrorizada al ver a los indígenas en Sudamérica tener relaciones sexuales libremente. Además de castigarlos, se inventaron un monstruo para evitar que esto siguiera sucediendo, "para no atentar a la moral de la Iglesia", cuenta.

El cineasta no se aferra al cien por ciento a la versión de la leyenda, sino que trata de plasmarla a través de los ojos del personaje principal. Nino es supuestamente una mala influencia para otros chicos. En la calle sufre ataques homófobos y sus padres deciden trasladarse temporalmente al campo. Allí deambula por un bosque donde supuestamente el monstruo Almamula se lleva a quienes cometen pecados carnales y actos impuros.

Publicidad

El interés por los enigmas que oculta el bosque y por la figura de la Almamula atraen cada vez más a Nino, que huye de un mundo lleno de odio, opresión, prohibiciones y violencia inminente. En cierta manera, esa mujer delgada de piel negra que está en el monte, que es como Nino se imagina a la Almamula a partir de un cuadro viejo que hay en su casa, "es como una salvación".

Es como una alternativa para escaparse de toda esta violencia que se ve a lo largo de toda la película, "la violencia contra la naturaleza, la violencia contra las mujeres, el patriarcado, la homofobia" y más. "Personificar a la Almamula con esta mujer es una manera de decir también que la mujer es el futuro, que la mujer es minoría y que entre minorías nos ayudamos y que salimos adelante", agrega el cineasta.

Que el protagonista sea un adolescente, es "la base de todo", explica el director, que hace 17 años dejó Argentina para instalarse en Francia, entre otras razones porque su sueño era hacer una película y en su país en esos momentos era muy difícil, ya que la industria no estaba muy desarrollada.

En París comenzó a tener una vida mucho más relajada, tiempo para hacerse preguntas que no se había hecho nunca y también para escribir. "Y en ese momento me dije: 'Vamos a abrir esa cajita'. Y esta cajita era el niño que tengo adentro, el niño que tenía el sueño de hacer una película algún día, el niño que fue violentado cuando era chico, el niño que fue discriminado", dice.

Así, "se abrieron todas las heridas" e, inevitablemente, cuando comenzó a escribir "el protagonista de la película era un niño", el niño que llevaba dentro y "que necesitaba tal vez sanar un poco de todo lo que le había pasado en esa época".

Regresar y rodar en su ciudad fue "espectacular", señala Torales, quien destaca el apoyo y la solidaridad de sus habitantes y también de las autoridades, en lo que calificó de "movimiento hermoso". Afirma que nunca tuvo rencor a su ciudad, pero sí "esa necesidad de curar estas heridas" y de reconciliarse.

Publicidad

El cineasta ya está trabajando en su segunda película, que quiere rodar "alrededor de ese lugar" en el que nació, apoyado en su región y en el misticismo. Para el cineasta, tener su filme nominado a mejor ópera prima en la Berlinale, donde se proyecta dentro de la sección Generation, dedicada al cine infantil y juvenil, "es el sueño de toda persona que hace una película". "Es como el círculo que se cierra y en cierta forma siento una forma de reconocimiento", agrega.

Vea aquí el tráiler de "Almamula":

No olvide conectarse a la señal en vivo de la HJCK.