Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Aumenta la cifra suicidios en el país: 708 durante el primer trimestre de 2021

Según un informe del DANE, en el 2021 el suicidio es la principal causa de muerte externa en los hombres del país y la cuarta en las mujeres, después de los accidentes de tránsito y casos de homicidio. Una cifra que enciende las alarmas.

juventud-depresion-y-suicidio-como-prevenir-y-tratar-problemas-de-salud-mental.jpg
En el país, las cifras de muerte por suicidio reflejaron un significativo aumento.
iStock

Según un estudio reciente presentado por la Organización Mundial para la Salud (OMS), en el mundo la causa de muerte más común entre personas de 15 a 29 años después de los accidentes automovilísticos, la tuberculosis y la violencia interpersonal, es el suicidio. La tasa de muerte más alta se registra en África con un índice de 11,2 suicidios por cada 100 mil habitantes y la cifra más baja se presenta en el Mediterráneo con 6,4. La media mundial es de 9 suicidios por cada 100 mil habitantes. Dicho estudio también reveló que esta tasa en los hombres duplica al porcentaje de las mujeres con un índice de 12,6 y 5,4 por cada 100.000 personas respectivamente.

Esta cifra es crítica si se tiene en cuenta que anualmente, el suicidio es la causa de muerte más común, superando al virus del VIH, el cáncer de mama, o incluso, los conflictos bélicos. “Cada uno es una tragedia. Prestar atención al suicidio es incluso más importante ahora, después de muchos meses inmersos en la pandemia covid-19 y cuando muchos de los factores de riesgo siguen estando muy presentes”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Publicidad

No obstante, aunque las tasas de suicidio disminuyeron 36% en las últimas dos décadas, con un rango de -17% en el Mediterráneo y -49% en la costa del Pacífico occidental, se incrementó un 17% en América. Frente a este aumento, algunos países de la región han situado las estrategias en prevención del suicidio entre las metas de sus programas de políticas públicas. Actualmente, tan solo 38 naciones tienen una estrategia implementada para este fenómeno social que viene en aumento.

Para el caso colombiano, según un informe con cifras del DANE, a pesar de haber registrado una disminución en las cifras respecto al año pasado, en el primer trimestre del 2021, esta incrementó en un 3,9%, con mayor número de casos en los hombres. Dicho informe reveló además que durante este tiempo, 708 colombianos se quitaron la vida, de los cuales, 585 fueron hombres, lo que representa un incremento del 10,8% con relación al mismo periodo del 2020, convirtiéndose en la primera causa de muerte externa en los hombres del país.

Por otra parte, el aumento de suicidios en las mujeres para el primer trimestre del 2021 fue de 9,9%, siendo la cuarta causa de muerte externa, después de accidentes de tránsito y de homicidio. Aunque en el mismo informe que reveló el DANE se indica que las principales causas de muerte en el país continúan siendo el Coronavirus, los infartos al miocardio y los casos sospechosos de Covid-19, las lesiones autoinfligidas preocupan por su alto registro en lo que va del 2021 sin desestimar que para 2020, el total de suicidios fue de 2.714, menos que 2019 y 2018 (2.927 y 2.869 respectivamente).

Este informe expresa que a nivel nacional, los departamentos donde mayor número de muertes por suicidio se presentaron fueron Vaupés, Amazonas, Arauca, Tolima y Huila. Asimismo, en los departamentos de Atlántico y La Guajira, ese registro ha disminuido gradualmente desde 2015.

Publicidad

Según la OMS, es necesario impulsar programas de prevención que impulsen el cumplimiento de la meta inscrita en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, de disminuir la tasa de suicidios en un tercio para el año 2030. Para ello, la OMS presentó un plan de orientación para ayudar a los países en esta materia que giran en torno a cuatro ejes, en los que recomienda limitar el acceso a los medios de suicidio (tales como armas de fuego o plaguicidas), regular el uso y la venta de productos químicos que puedan resultar tóxicos, reducir el número de comprimidos en la manufacturación de medicamentos, y regular las redes sociales para que en ellas sean más conscientes del problema y que sea posible la detección temprana de contenidos perjudiciales.