Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Glenn Gould, el pianista místico y hereje

Hace 40 años falleció el pianista canadiense Glenn Gould, quien revolucionó la forma de hacer música y de tocar el piano. Algunos dicen que su estilo es inigualable y otros consideran que era un chiste para la industria de la música clásica. Le contamos acerca de su vida.

Glenn Gould
Glenn Gould durante una grabación de música de Bach.
GORDON PARKS / GETTY.

La vida de Glenn Gould estuvo trazada por la música clásica y el piani, sin embargo, el artista no logró encajar en una industria moldeada con tan poca flexibilidad, así que decidió armar su propio estilo, desición que le causó cientos de críticas en sus años cúspide.

Existía un número de críticos musicales que creía en la linealidad y lo estricto de las grabaciones de música clásica; se creía que la música en vivo transmitía más y llegaba más profundamente al público que los discos grabados, sin embargo, Gould pensaba que los discos trascendían más allá que la música en vivo.

Publicidad

Ramón del Castillo escribió un artículo acerca de la genialidad de Gould para el diario El País, en él menciona que el pianista tenpia una forma de pensar distinta y que logró cautivar a miles de personas con sus granaciones, "la comunicación es mucho más importante que la naturalidad o la espontaneidad. Así que, si en aras de esa comunicación se repiten pasajes muchas veces y se mezclan las veces que haga falta hasta dar con un todo coherente, ¿qué tiene de malo la edición musical? Si el fin de la música es conmover al público, ¿por qué no se habría de usar un medio tan eficaz para llegar al fondo de su oído y de su alma?".

Gould comenzó a jugar con las melodías que grababa, nunca tocó nada igual en vivo a lo que se escuchaba en sus discos, decidió volcar la idea de hacer un trabajo lineal alterando las grabaciones y sobreponiendo los sonidos de dos pianos diferentes.

“No creo que mi estilo de vida sea común, pero la diferencia no me disgusta, ya que mi estilo está bastante integrado con el tipo de trabajo que quiero hacer”, mencionó el pianista en una entrevista. Gould se salía del molde, educaba su oído para crear una y otra vez piezas que no serían escuchadas de nuevo porque las alteraría en cuanto pudiera.

Gound pensaba que "el piano se tocaba con el cerebro" así que no necesitaba partituras, ensayaba una vez la pieza y ya la había memorizado, era caótico al momento de tocar; algunos directores no estaban de acuerdo con su manera de interpretar los clásicos, siempre lo hacía de manera delicada y profunda, se quitaba los zapatos, usaba mitones así estuviera haciendo demasiado calor, su ser neurodivergente convirtió el piano en el transporte para transmitir emociones.

Publicidad

Aparte de tener una memoria excepcional, tenía "un oído absoluto, que me permite escuchar cerebralmente las polifonías más complejas y, por tanto, estudiar o componer paseando, incluso en medio de una multitud", cuenta el mismo Gould en el libro No, no soy en absoluto un excéntrico.

En su biografía se menciona que comenzó a tocar e piano a los 3 años, cuando tenía 34 y estaba en la cúspide de su carrera decidió retirarse de los escenarios y hacer magia en las grabaciones como se mencionó anteriormente.

Publicidad

Gould tarareaba mientras tocaba, aspecto inaceptable para muchos, sin embargo, esto le ayudaba a enfocarse en las notas y se volvió una de sus características más representativas al momento de interpretar el piano.

Sin duda alguna Glenn Gould es clasificado como uno de los genios de la música clásica, también como uno de los pianistas más excentricos del género, pero su magia contagió a miles de personas que aún lo escuchan, así como nosotros en la HJCK que haremos un homenaje este 4 de octubre por sus 40 años de fallecido.

Publicidad

En nuestro programa Aniversarios HJCK, escucharemos su interpretación de la Balada Op. 10 Nº 3 del maestro alemán Johannes Brahms. Conéctese a nuestra señal en vivo a las 11:00 a.m.

Además le dejamos aquí una playlist de algunas interpretaciones de Glenn Gould tocando melodías de Beethoven, Bach, Mozart, entre otros grandes compositores de música clásica.

Publicidad