Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Falleció el compositor barranquillero Mario Gareña

Gareña se hizo inmortal en la historia de la música colombiana con canciones como "Yo me llamo cumbia".

 Mario Gareña

A los 88 años falleció Jesús Arturo García Peña, conocido en el mundo de la música como Mario Gareña. De acuerdo con las declaraciones de su familia, Gareña se encontraba en su apartamento en Miami y sufrió una caída letal. Su hijo, Leopoldo Gareña confirmó la noticia en una entrevista radial, allí se refirió a las complicaciones de salud de su padre a raíz de su edad y aseguró que se los esfuerzos por mantenerlo con vida no bastaron.

Gareña tiene una historia en la música que se sobrepone a cualquier final físico. Primero, en 1951, hizo parte de la orquesta del francés Solari en Cali. Allí abonó su presencia en el escenario y fue puliendo su forma de cantar. Sin embargo, en la composición encontraría su mayor expansión. Gareña es el autor de canciones como “Yo me llamo cumbia”, “Qué linda” y “Raza” que han sido interpretadas por muchos otros artistas, al punto de elevar de manera incalculable el eco cada uno de esos temas.

Publicidad

Los reconocimientos fueron llegando, conforme su pluma iba tomando más y más forma. Ese fue el caso de “Te dejo la ciudad sin mí”, una canción que ganó un reconocimiento en el Festival Latinoamericano de la Canción, que se celebró por primera vez en 1970, en la ciudad de Nueva York.

Publicidad

Las inquietudes de Gareña se ampliaron y llegaron al escenario político. En 1990 aspiró a la presidencia de Colombia sin mayor éxito y como resultado, una imagen de pérdida y final se posaba sobre uno de los más importantes compositores del país.

Una vida de excesos lo llevó al alcoholismo y más adelante, fracturó definitivamente su matrimonio. Fuera de los escenarios, Gareña buscó refugio en Estados Unidos como la mayoría de sus amigos de la época y allí se pasaban sus días componiendo y en el templo, pues se convirtió al cristianismo.

Publicidad

Esa casa que un día lo salvó de la tristeza, hoy lo despide. Paz en la tumba de Mario Gareña.