Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

El músico de la semana: Joaquín Turina

El invitado de esta nueva edición de El músico de la semana es el compositor y musicólogo español Joaquín Turina, quien nació el 9 de diciembre de 1882. Le contamos algunos detalles de su vida y obra.

Joaquín Turina
El compositor y musicólogo español Joaquín Turina fue fundamental para la música clásica en su época.
Unespected Visit.

Joaquín Turina fue un compositor y musicólogo representante del nacionalismo en la primera mitad del siglo XX y quien, junto a Isaac Albéniz, Manuel de Falla y Enrique Granados fueron los precursores del modernismo en la música española; además de ser consumados pianistas.

Joaquín Turina y Manuel de Falla dedicaron la mayor parte de sus esfuerzos a crear un lenguaje musical auténticamente español y en este sentido realizaron una labor semejante a la cumplida por Bartok en Hungría, Chávez en México y Copland y Harris en los Estados Unidos; todos lograron expresar los elementos folclóricos en un estilo culto.

Joaquín Turina abandonó muy joven su Sevilla natal y partió con dirección a Paris. Allí estudió con Vincent D'Indy en la Schola Cantorum. Los compositores españoles que a comienzos del siglo estudiaban en París hicieron causa común con los franceses en la lucha contra el imperante romanticismo germano y Turina y Falla fueron amigos de Debussy, Ravel, Dukas y Florent Schmitt.

De regreso a su patria al estallar la primera guerra mundial, Turina fue profesor en el Real Conservatorio de Madrid y escribió una obra titulada Tratado de composición. Más tarde repartió su tiempo entre aplaudidas actuaciones como pianista y la composición de obras de género diverso entre las que se destacan sus composiciones para piano, que visto de manera crítica corresponde a cuatro imperativos fundamentales: costumbrismo, culto a la forma heredado de sus maestros en la Schola Cantorum parisiense, herencia romántica y paisajismo sevillano(geográfico sentimental).

Publicidad

En la fantasía para violín, violoncello y piano Op. 91 Círculo, aparece uno de los rasgos más característicos de la obra turiniana: la presencia de títulos programáticos o descriptivos para encabezar cada una de las secciones. La obra recorre los momentos del día -Amanecer, Mediodía y Crepúsculo- y le ofrece a Turina la posibilidad de plasmar una vez más con perfección los procedimientos cíclicos aprendidos en la Schola Cantorum parisina.

Así, el sombrío tema con el que el violoncello inicia el Amanecer reaparece confiado a este mismo instrumento en los compases finales del Crepúsculo, precedido a su vez del motivo principal del Mediodía, en cuya primera exposición los pizzicati de la cuerda nos recuerdan inevitablemente al rasgueo de unas guitarras andaluzas que acompañan el canto del piano.

Concluida pocas semanas antes del estallido de la Guerra Civil, la obra tuvo que esperar hasta el primero de marzo de 1942 para que se estrenara en el Ateneo de Madrid.

Joaquín Turina contribuyó de manera significativa a la literatura de la guitarra clásica y animó e inspiró a Andrés Segovia, que fue responsable de la popularidad que alcanzó el instrumento a partir de la década de 1920. La más amplia de las obras para guitarra de Turina es la Sonata de 1931.

En ella confluyen una serie de danzas y canciones andaluzas. Los temas principales del primer movimiento parten de estos dos impulsos. El Andante comienza en el estilo de una nana, pero pronto da paso al estilo declamatorio propio del cante jondo. Turina reelabora material del primer movimiento para escribir la mayor parte del finale, especialmente en la transformación de la elocuente introducción en una danza de una energía desenfrenada.

Dentro de sus colegas españoles, fue Joaquín Turina quien profesó un interés más constante por la música de cámara. No en vano, en su presentación como pianista en dos conciertos celebrados en la Salle Aeolian de París en la primavera de 1907, aparte de tocar algunas piezas a solo, interpretó junto al cuarteto Parent nada menos que los exigentes Quintetos de Brahms, Franck y Schumann.

Publicidad

Podrá escuchar una selección de obras maravillosas del maestro Joaquín Turina en la nueva edición de El Músico de la Semana este lines 4 de diciembre a las 3:00 p.m. por la señal en vivo de la HJCK.