Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Martha Batalha: "En Brasil hay muchas voces diferentes, aunque también mucho ruido"

Al igual que hizo en su primera novela, "La vida invisible de Eurídice Gusmão", la escritora brasileña Martha Batalha capta la esencia del Río de Janeiro donde creció en su nueva obra, "Un castillo en Ipanema", donde reúne las "muchas voces diferentes" y el "ruido" que conviven en su país.

Martha Batalha
La escritora brasileña habló con EFE sobre las relaciones familiares y la importancia de la historia para los países.

En una entrevista con EFE, Batalha, se confiesa fascinada por "las relaciones familiares que construyen las sociedades" y por la manera en la que "recordamos y no recordamos la historia", en especial la de su país, Brasil, tema sobre el que gira "Un castillo en Ipanema" (Seix Barral).

La novela empieza en 1968 porque ese fue el año en el que el golpe militar de 1964 se endureció, y avanza y retrocede en la historia del país y en la historia familiar de los personajes para ofrecer un retrato de "una sociedad conservadora en plena modernidad", como la define la autora.

Publicidad

Sobre su país, que dejó hace décadas para formar una familia en los Estados Unidos, Batalha afirma que "hay muchas nuevas voces, de personas negras, de mujeres", aunque también hay "mucho ruido", se lamenta, en relación a la incertidumbre que rodea las elecciones nacionales de octubre: "la sensación es que cualquier cosa puede pasar, y que Bolsonaro hará lo que sea para mantenerse en el poder".

Así, "Un castillo en Ipanema", traducida del portugués por la ganadora de un Giovanni Pontiero, Rosa Martínez-Alfaro, recoge las voces singulares, el ruido, la dictadura, la playa, los años de amor libre y las primeras favelas de la segunda mitad del siglo XX en Brasil, un escenario histórico que sigue inspirando a Batalha.

Escribir sobre el pasado para entender el presente

La autora confiesa que no pudo parar de escribir después de este libro, y que ya ha acabado un tercero, "Alvorada", sobre "un reportero frustrado y una mujer con un doloroso pasado" también a finales del siglo XX en Río, como la autora avanza a EFE.

"Escribo sobre el pasado para entender el presente"; por eso, dice Batalha, escribe sobre Río, "un microcosmos de Brasil, una olla donde todo se mezcla", como en Ipanema: mujeres, hombres, militares, estudiantes torturados, homosexuales reprimidos y amas de casa frustradas.

Publicidad

Tras años de colegio y universidad católicas, la autora trabajó como periodista de sucesos en Río, descubriendo una parte de la ciudad que la clase media le había censurado, según ella misma explica, y que se refleja en el modo en que las obras de Batalha sacan a relucir lo cotidiano: "Cuando mis lectores en Brasil se identifican con las familias que escribo, lo he logrado".

Con una tercera novela acabada, Batalha afirma que solo ahora siente que empieza a tener una carrera literaria: "A los hombres se les da mejor fingir seguridad ('Fake it until you make it', dicen en inglés)".

Publicidad

"Escribo porque me di cuenta de que iba a morir", como todo el mundo acaba por morir, pero Martha Batalha tuvo esta revelación al cumplir la treintena y, por eso, supo que no podía seguir posponiendo el sueño de la literatura y publicó "La vida secreta de Eurídice Gusmão" (2015), cuya adaptación cinematográfica optó al Oscar por Brasil.

Un nuevo realismo mágico

Sobre sus influencias literarias, Batalha enumera hombres y mujeres latinoamericanos y estadounidenses: Machado de Assis, Chico Buarque, Grace Paley, Alice Munro, Rubem Braga y, por supuesto, el autor de su libro favorito, "Cien años de soledad", Gabriel García Márquez.

Un castillo casi mágico, voces que hablan al personaje, un pasado que siempre vuelve, familias y destinos que se entrelazan... El estilo de Batalha se ha descrito como un nuevo "realismo mágico", pero ella huye de esta etiqueta: "Es fácil pensar en Ipanema como un lugar paradisíaco y lejano, pero esa es nuestra forma de recordar el pasado, como si fuera ficción".

Batalha reconoce que sus referencias literarias son muy poco disciplinadas y cita a Haruki Murakami, William Faulkner y Clarice Lispector, pero también algunos diálogos de las películas de Indiana Jones.

Publicidad

Aunque la autora afirma que la vida en California la vuelve cada vez más estadounidense, no ha dejado de pensar en portugués, ni de escribir retratos de su Brasil natal.

De este modo, "Un castillo en Ipanema" reúne las voces del pasado para romper con el ruido del presente y, según resume Martha Batalha, ahora es "como si todo el mundo se hubiera dado cuenta de que tiene una voz y no pudiera parar de hablar".

Publicidad

Recuerde conectarse con la señal en vivo de la HJCK, el arte de escuchar.