Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

"La espera", cuando el cómic da luz al drama de la guerra de Corea

En 1950 la guerra de Corea separó a familias, un drama que aún vive la sociedad coreana y que la historietista Keum Suk aborda en "La espera", un relato dramático basado en la propia experiencia de su madre que convierte en una "historia universal para hablar de la historia de Corea".

Keum Suk
La ilustradora Keum Suk Gendry-Kim junto a Lee Ok Sun (i), protagonista de "Hierba".

La surcoreana presentó en una rueda de prensa virtual, este cómic (Reservoir Books) que llega un año después de relatarnos en "Hierba", el drama de las llamadas "mujeres de consuelo", las coreanas que el ejército japonés forzó sexualmente durante la Segunda Guerra Mundial.

Y con este, que formará parte de una trilogía, esta autora con más de diez cómics traducidos a veinte idiomas se sumerge en este episodio que cuenta la historia de Gwija, una mujer de 92 años que vive en Corea del Sur y que tras décadas de espera sigue deseando reencontrarse con su hijo, a quien perdió en una columna de refugiados mientras huía del norte durante la guerra de Corea.

Publicidad

"Tengo mucho interés en la historia moderna de la sociedad coreana, porque mis padres vivieron en persona ese capítulo más doloroso de Corea, porque experimentaron la colonización de Japón y la guerra de Corea. A través de mis padres quería contar su historia, porque es particular, pero al mismo tiempo es muy universal y atañe a todo el mundo. He intentado convertir su relato y el de otras víctimas en una historia universal para hablar de la historia de Corea", afirmó.

Una realidad que, reconoció, "no interesa" a la sociedad coreana porque piensa que la guerra de Corea "es un asunto muy lejano de su vida".

"Sin embargo -matizó-, Corea está técnicamente en guerra y no conseguimos la reunificación pacífica de la península coreana. La gente no entiende verdaderamente el dolor y como artista quería recordar a la gente que tenemos la necesidad de reflexionar sobre este tipo de temas".

Aunque Keum Suk no pierde la esperanza de que su mensaje llegue a todo el mundo, porque el problema de la sociedad coreana "no solo atañe a Corea sino a Asia del este, porque es un tema relacionado con la paz".

Publicidad

Según recordó, cuando era niña su madre nunca relató el drama de haber sido separada de su hermana, quien fue llevada a Corea del Norte y a quien aún no ha encontrado a sus 90 años: "temía que su historia pudiera ser un perjuicio frente a sus vecinos y no quería hablar de eso públicamente y esperó hasta que yo creciera para estar lista y que yo escuchara su historia".

Por eso "La espera" es un homenaje a su madre, pero también a todas las mujeres de su país, esas que pueblan las páginas de sus obras. "La sociedad de Corea -explicó- antes respetaba a los hombres y menospreciada a las mujeres. Yo nací en los años 70 y hasta los 90 no se resolvió la discriminación sexual y como yo viví esa discriminación desde mi niñez, no tenía otra opción que elegir a las mujeres como protagonistas de mis historias".

Publicidad

Mujeres a las que da voz y que en estas viñetas en blanco y negro rodea de la belleza de su territorio y de la crueldad de la angustia y las pocas alegrías que vivieron estas familias separadas en esa búsqueda de su familiar que el gobierno coreano intentó solucionar con unos programas de reencuentros.

"Después de haber entrevistado a muchas familias, lo sorprendente es que dudaban en acudir a esos encuentros, lo primero que sentían es terror, porque pensaban que sus familias que viven en Cora del Norte sufrían y por eso querían darle todo lo que tenían, pero eso les podía perjudicar, porque si le daban todo lo que tenían -ropa, medicamentos y dinero- a su familia de Corea del Sur la dejaban sin nada", relató.

Publicidad

"Hierba" y "La Espera" cuentan una historia que "aún no ha terminado" y ambas son "muy dolorosas" para ella. No olvide conectarse con la señal en vivo de la HJCK, el arte de escuchar.