Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Francia impone un precio mínimo a Amazon para el envío de libros

La ley, que ya había recibido el visto bueno de la cámara baja, prevé la imposición de un "precio mínimo" para los gastos de envío, que el vendedor "no puede ofrecer de manera gratuita".

ghfghdfhdfhdf.png

Amazon y otros gigantes del comercio en línea deberán aumentar sus precios para la entrega de libros en Francia, en virtud de una ley aprobada este jueves por el Senado francés que busca proteger las librerías tradicionales.

La ley, que ya había recibido el visto bueno de la cámara baja, prevé la imposición de un "precio mínimo" para los gastos de envío, que el vendedor "no puede ofrecer de manera gratuita". La cantidad la fijará el gobierno francés.

Publicidad

En el punto de mira de los legisladores están las ofertas practicadas por los gigantes del comercio electrónico como Amazon, que fija sistemáticamente en 0,01 euros los gastos de envío. Los libreros tradicionales no pueden aplicar estas ventajas.

La ministra de Cultura, Roselyne Bachelot, celebró esa nueva ley que permitirá, en su opinión, "reforzar la equidad en el sector del libro" en un país donde la cultura es uno de sus símbolos. El Senado y el Parlamento la aprobaron por unanimidad.

Publicidad

Amazon aseguró, en cambio, que el costo para el poder adquisitivo de la aprobación definitiva de la propuesta de ley ascendería a "más de 250 millones de euros anuales" (283 millones de dólares). "Actualmente, un 90% de las comunas francesas no tienen librerías en su territorio y más del 40% de envío de libros por Amazon se destinan a códigos postales sin librería", indicó un portavoz de la plataforma.

Respecto al costo para el poder adquisitivo, una de las preocupaciones de los franceses de cara a la elección presidencial de abril, el senador comunista Pierre Ouzoulias aseguró que las "clases pudientes y urbanas" son las que usan Amazon. La nueva legislación refuerza la ley Lang de 1981 que fijó un precio único para los libros, una medida que se considera vital para la diversidad de este sector que cuenta con 3.300 librerías independientes, según los legisladores.

Publicidad

Los sitios de venta en línea deberán además identificar si se trata de libros nuevos o de ocasión. La nueva ley autoriza también a las autoridades locales a subvencionar a las librerías independientes (hasta un 30% de su facturación).