Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Falleció Jaime Jaramillo Escobar, el poeta que escribía desnudo

A los 89 años, falleció en Medellín Jaime Jaramillo Escobar, considerado uno de los últimos de la generación nadaísta.

jaime.png

En la mañana del viernes falleció en Medellín a los 89 años el poeta Jaime Jaramillo Escobar, el último sobreviviente a la generación del nadaísmo, el movimiento literario de índole contestataria que cambió la percepción de la poesía, las letras y el arte colombiano a mediados de la década de los años sesenta. Su obra, caracterizada por el sarcasmo y por los juegos paródicos del lenguaje popular, se ganó el título de irreverente con la que satirizaba la sociedad, sus costumbres y sus instituciones.

Nació en Pueblorrico, al oriente de Antioquia, en mayo de 1932. Gran parte de su vida la vivió entre los pueblos de Altamira y Andes, lugar donde conoció a Gonzalo Arango en 1958, amigo entrañable con el que fundó el movimiento que encendería los primeros fuegos del nadaísmo en el país.

Publicidad

En este nuevo movimiento, Jaime Jaramillo adoptó el seudónimo X-504. "La X es también para preguntar quién soy. Es una interrogación. El desconocido que te interroga. El que pasa por tus manos sin darse a conocer y se va después de haberte dado todo, menos su nombre. Soy el nombre falso de la verdad [...] X-504, número de presidiario [...]. X-504 existe para que Jaime Jaramillo Escobar pueda vivir libremente, sin el peso de la literatura y de la admiración", explicaba el poeta.

Gracias a una popular anécdota de Arango, se comenzó a difundir la noticia en el pueblo de que Jaime escribía desnudo en su estudio, comentario con el que nacería su mítico carácter de irreverencia contracultural. Sin embargo, en contraposición al nadaísmo, el fervoroso grecoquimbayismo dominaba el macizo colombiano. A ello, la prosa de Jaramillo resultaba casi escandalosa y blasfema.

Publicidad

En 1967, obtuvo el premio Cassius Clay de poesía nadaísta con su libro Los poemas de la ofensa. Este libro, junto con Los elementos del desastre, de Álvaro Mutis, Morada al sur de Aurelio Arturo y Baladas de Mario Rivero, es considerado como lo más logrado de la poesía colombiana escrita entre 1950 y 1975. En los 44 poemas que conforman el libro, Jaramillo Escobar despliega los rasgos más característicos de su escritura: poemas extensos dispuestos en frases a manera de versículos adoptando un tono sentencioso propio de tradiciones épicas y bíblicas, matizado con humor e ironía; además, resaltaba un contrapunto exultante entre los eventos colectivos con los personales.

Jaramillo publicó además Sombrero de ahogado (1984) y Poemas de tierra caliente (1985), con los que ganó, respectivamente, los Premios Nacionales de Poesía Eduardo Cote Lamus y Universidad de Antioquia, en 1983. En su antología Selecta (1987), incluye poemas de dos libros inéditos: Poesía revelada y Poesía pública. El poeta recibió numerosos homenajes y su obra ha sido profusamente antologada, estudiada, y difundida en distintos libros, revistas, periódicos y medios audiovisuales. Por más de dos décadas ejerció como maestro tallerista en la Biblioteca Pública Piloto de Medellín.