Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Maya, la hija de Pablo: "una inmersión en la intimidad" de Picasso

"Una inmersión en la intimidad". Así describe la nieta de Pablo Picasso, Diana Widmaier-Picasso, a la AFP la nueva exposición dedicada a su madre, Maya, la hija mayor del icono del arte moderno, exhibida hasta finales de diciembre en París en el museo Picasso.

Maya Picasso
Brigitte Macron, Maya Picasso y Diana Widmaier Picasso miran "El sueño", pintura de Picasso (1932) en una exhibición en el Museo Picasso en París. Octubre 8, 2017.
IAN LANGSDON/AFP

"Es una verdadera inmersión en la intimidad", insiste, misteriosa.

"Maya con una muñeca" (1938), "Maya con una muñeca y un caballo" (1938), "Maya con traje de marinero" (1938), "Maya con un barco" (1938), "Maya con un delantal" (1938). Una docena de retratos desestructurados y a todo color de la pequeña "Maya-Ruiz Picasso, hija de Pablo" abren este viaje "inédito" al universo filial y familiar del artista español.

Publicidad

"Es la primera vez que se reúnen estos retratos, pintados entre 1938 y 1939 y repartidos por todo el mundo", explica la nieta del pintor, comisaria de la exposición junto con Emilia Philippot, conservadora y especialista de Picasso.

Un cortometraje introduce al visitante en el corazón de una vida familiar celosamente protegida por Picasso y su pasión por su primera hija, nacida el 5 de septiembre de 1935 en el mayor de los secretos de su unión con la francesa Marie-Thérèse Walter, 28 años menor que él.

Maya es el "apodo de María (de la Concepción), el nombre que le dio Picasso a su hija en homenaje a su hermana fallecida cuando él tenía 14 años. Toda su vida fue "la cómplice y confidente privilegiada de su padre, la única que podía entrar a su estudio" a cualquier hora del día o de la noche.

Festival de Cannes

La exposición muestra cómo Maya fue la ayudante destacada de su padre, con 20 años, en la película de Henri-Georges Clouzot titulada "El misterio Picasso", realizada en Niza (sureste de Francia) en 1955 y que ganó el Premio del Jurado en el Festival de Cannes un año después.

Publicidad

Dibujos, pinturas, poemas, esculturas y numerosas fotos del artista y su hija dan testimonio de esta "complicidad", así como del vínculo tan "fusional" que Picasso tenía con "su familia recompuesta, atípica para la época pero no para él", un "hombre moderno" y "un padre cariñoso", añade Diana Widmaier-Picasso.

Habla con cierto pudor de la "representación críptica" de su abuela en varios cuadros porque "todavía estaba casado con Olga (Khokhlova) cuando la conoció. Es casi un símbolo de una unión mística", dice.

Publicidad

Descifra para los profanos los momentos clave de la creación y los "códigos" asociados en la obra a la presencia de esta "musa rubia de perfil griego", "atlética" y con "formas generosas a menudo asociadas a los temas de la luna y el sol".

Habla con el mismo pudor de "las metamorfosis" (formales) de Picasso "en estos años cruciales tras su encuentro con Dora Maar que vino a destruir el nido familiar".

Publicidad

Arqueología familiar

Muy atento a sus cuatro hijos -Paulo, su hijo mayor, nacido de su unión con Olga Khokhlova; Maya; Claude y Paloma, nacidos de su unión con Françoise Gilot-, Picasso los estudiaba constantemente.

En la exposición se puede ver también una serie de dibujos realizados por el artista por y con Maya, de 4 años, en Royan (oeste de Francia), durante la guerra en 1939. Los visitantes pueden descubrir libros para colorear en los que Picasso añadió personajes, dibujos de bodegones calificados por Maya "10/20", pequeñas siluetas de animales y un teatro de marionetas en papel cortados con tijeras, así como muñecas de madera.

Publicidad

En una sección final se presentan cartas, objetos íntimos, ropa, zapatillas y reliquias muy especiales, "una verdadera arqueología familiar", dice Diana Widmaier-Picasso. Revela una faceta poco conocida de Picasso: su superstición y su relación con la muerte y el mundo invisible.

"Hasta el punto de conservar mechones de pelo o uñas cortadas para preservarlos de personas malintencionadas", añade la joven, que publicó un libro sobre el tema titulado "Picasso sorcier" (Picasso Brujo), escrito junto al antropólogo Philippe Charlier.

Publicidad

Recuerde conectarse a nuestra señal en vivo. HJCK, el arte de escuchar.