Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Gina Lollobrigida, la "sex symbol" que nunca encontró a su alma gemela

Sus papeles de Esmeralda o de la reina de Saba elevaron a la categoría de "icono sexual" a la actriz italiana Gina Lollobrigida, fallecida este lunes a los 95 años, una belleza mítica que lamentaba no haber encontrado a su alma gemela.

Gina Lollobrigida
(ARCHIVO) En esta fotografía de archivo tomada el 15 de marzo de 1980, la actriz italiana Gina Lollobrigida saluda durante el I Festival de Cine Italiano de Niza. - Gina Lollobrigida, uno de los últimos iconos de la Edad de Oro de Hollywood, ha fallecido a los 95 años, según informó el 16 de enero de 2023 en Twitter el ministro de Cultura, Gennaro Sangiuliano.
RALPH GATTI/AFP

Luigina Lollobrigida nació el 4 de julio de 1927 en el pueblo de Subiaco, en los montes Abruzos (centro de Italia), en el seno de una familia humilde que más tarde se trasladó a Roma. Estudió en la escuela de Bellas Artes y adoraba el dibujo y la escultura, y dio sus primeros pasos en el cine un poco por azar.

"Yo no quería ser actriz sino artista. Era figurante únicamente para llevar dinero a casa. Más tarde me ofrecieron un verdadero papel. No era eso lo que yo quería. Pensé: 'voy y les pido la luna, un millón'. Me lo dieron y empecé a hacer cine", contó a Vanity Fair Italia en 2007.

Publicidad

Durante cuatro años, de 1947 a 1951, solo le dieron papeles secundarios, hasta que alcanzó la fama en 1952 con "Fanfan, el invencible", de Christian-Jaque, vista por 6,7 millones de espectadores.

Tras ese papel, esta actriz morena, de silueta voluptuosa y mirada ardiente, actuó en "Beldades nocturnas", de René Clair, en 1952, y en "Pan, amor y fantasía", de Luigi Comencini, en 1953.

Publicidad

Gina Lollobrigida trabajó con destacados actores como Frank Sinatra, Sean Connery, Marcelo Mastroianni o Yul Brynner. Pero también con Humphrey Bogart, en "La burla del diablo" (1954) y con Anthony Queen en "Nuestra Señora de París", de Jean Delannoy, en 1956, filme en el que encarnó a Esmeralda.

Publicidad

Estuvo rodando en Estados Unidos hasta 1962 y luego regresó a Italia. Desde entonces, trabajó de forma ocasional para el cine y la televisión, y apareció en algunas películas de los años 1990, como "XXL", de Ariel Zeitoun (con Gérard Depardieu) o "Las cien y una noches", de Agnès Varda.

Publicidad

La escultura, una pasión

Con todo, su aura nunca se apagó, y prueba de ello es que en una subasta de sus joyas celebrada en 2013 se alcanzaron precios astronómicos: unos aretes de perlas fueron vendidos por 2,39 millones de dólares, superando un récord anterior establecido por joyas parecidas de Elizabeth Taylor.

Publicidad

Pero, entretanto, la italiana se había vuelto a volcar en sus primeros amores artísticos, la fotografía y la escultura, a la que se dedicó completamente a principios de los años 1980.

Publicidad

"Siempre he preferido la escultura. Me entregué al cine y no me arrepiento, pero cuando el cine cambió, decidí recuperar mi pasión", confió la estrella durante la inauguración de su primera exposición en París, que también fue llevada a Moscú y Venecia.

Publicidad

Gina esculpía sobre todo personajes, muy a menudo mujeres que se parecían a ella en sus principales papeles. ¿Su único pesar? No "haber encontrado nunca a [su] alma gemela" y haber conocido únicamente amores "no correspondidos", declaró a Vanity Fair en 2007.

Publicidad

En 1969, Gina Lollobrigida se divorció de Milko Skofic, el médico con quien se había casado en 1949 y con quien tuvo su único hijo, Milko Jr, que a su vez le dio un nieto.

Publicidad

En 2006, a los 79 años, la artista causó gran revuelo al anunciar que se iba a casar con el empresario español Javier Rigau Ràfols, 34 años menor que ella. Pero la pareja se separó en medio de pleitos y batallas de abogados meses después.

Publicidad

Durante un programa de televisión emitido en noviembre de 2017 reveló, con pudor y dignidad, que sufrió dos agresiones sexuales durante su juventud, algo que "se queda dentro de ti y marca tu carácter", aseguró.

Publicidad

También estuvo implicada en dos procesos. En el primero, el Tribunal Supremo le impuso un tutor para gestionar su patrimonio. En el segundo, su otrora "chico para todo" fue acusado de abuso de debilidad hacia ella.

Publicidad

Embajadora de buena voluntad de Unicef, la actriz también se presentó, sin éxito, en las elecciones al Parlamento Europeo de 1999, en la lista de un partido de izquierdas. Y en 2022, se postuló -también en vano- para el Senado italiano. Recuerde conectarse con la señal en vivo de la HJCK, el arte de escuchar.

Publicidad