Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

El cambio climático, un debate escurridizo en el cine y la televisión

A pesar de su tendencia a abordar debates sociales, el cine y la televisión se mantienen a distancia del cambio climático, que solo aparece en las pantallas como sinónimo de catástrofe.

Cambio Climático, COP 27
Una persona camina cerca de una maqueta que representa el globo terráqueo en un stand de la sala desierta del Centro Internacional de Convenciones de Sharm el-Sheikh, en la ciudad turística egipcia del Mar Rojo del mismo nombre, cerca del final de la conferencia sobre el clima COP27, el 19 de noviembre de 2022.
AHMAD GHARABLI/AFP

Tras analizar una base de datos con 37.453 guiones de cine y televisión entre 2016 y 2020, investigadores de la Universidad de California Sur (USC) hallaron que solamente 1.046 obras (un 2,8%) mencionaban el clima, y solamente un 0,6% mencionaba el "cambio climático" específicamente.

Otro estudio británico, de la organización denominada Albert, que aboga por el desarrollo sostenible, halló que la palabra "pastel" aparecía 10 veces más que "cambio climático" en los subtítulos de cualquier emisión televisiva en 2020.

Publicidad

"La inmensa mayoría de películas y espectáculos que contemplamos existen en una realidad paralela, en la que el cambio climático no existe. Eso permite a los espectadores vivir en una fantasía" asegura Anna Jane Joyner, fundadora de Good Energy, una consultora que quiere promover el tema entre los guionistas.

Frivolidad y desconfianza

Un sondeo reciente de la plataforma de internet YouGov TV publicado en exclusiva por la AFP muestra que la mayoría de habitantes de países occidentales creen que el ser humano es el principal responsable del cambio climático.

Pero en Estados Unidos, la gran meca audiovisual, apenas la mitad de los ciudadanos cree esa teoría. Un resultado paralelo a la desconfianza de los medios de comunicación en ese país. "La gente ve el entretenimiento como algo frívolo... y los escritores que se sienten preocupados por el cambio climático pueden pensar que la audiencia no es receptiva", explica Erica Rosenthal, de USC.

Como en debates sociales anteriores, por ejemplo el racismo o la homosexualidad, los espectadores se identifican con los personajes que aportan nuevas ideas o plantean nuevos debates, explica Rosenthal.

Publicidad

"Mucha gente está profundamente inquieta por el cambio climático, pero apenas habla de ello", explica Joyner. "Aunque simplemente sea mencionado en un show que nos guste, de forma subconsciente da validez a esa preocupación", reivindica esta experta. "Tienes que crear esa sensación de conexión", añade Joyner.

Los críticos conservadores claman que esa política confirma que el debate está siendo impuesto de forma artificial. Cuando el cambio climático es mencionado claramente, el tono es totalmente catastrofista, o moralista, lo que no ayuda a la causa, reconoce Joyner.

Publicidad

"A nadie le gusta que lo sermoneen", dice esta experta, en alusión a los personajes que critican a otros por utilizar un coche todoterreno en la ciudad, o porque no reciclan lo suficiente. Y luego están las películas como "El día de mañana" (2004), que describen un futuro apocalíptico.

"Hay muchas historias que hablan de fenómenos meteorológicos extremos pero raras veces están relacionados con el cambio climático", añade Rosenthal.

Publicidad

Conquistar la naturaleza

En un sondeo encargado por Good Energy, la mayoría de los encuestados en Estados Unidos no pudieron nombrar ni una sola película que abordara específicamente el cambio climático.

Y sin embargo, la ecología tiene una buena tradición en Hollywood, uno de cuyos filones es precisamente la relación del hombre con la naturaleza, en particular en los "westerns".

Publicidad

Películas como "Bailando con lobos" (1990) abordaban en forma indirecta el tema de la extinción de especies, o el maltrato del entorno natural. Y luego hay películas que abordan debates como la energía nuclear ("Erin Brokovich" de 2000) o el manido temor a una catástrofe externa, como el choque de un meteorito con la Tierra ("Don't Look up", 2021).

Pero presentar a un personaje que simplemente expresa su preocupación acerca del clima, o que utiliza el transporte público como una elección personal, no es fácil.

Publicidad

"El debate [sobre la comunidad] LGBT era muy claro: o eras tolerante o no lo eras", explica Veronique Le Bris, una experta que publicó en Francia una recopilación de 10 películas ecologistas. "Pero con el clima, nadie es perfecto", admite. Recuerde conectarse con   la señal en vivo de la HJCK, el arte de escuchar.