Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Cinco veces en las que un Darío logró conmovernos

Desde la letra de una canción, pasando por una película hasta llegar a un poema, este es un listado que inicia con Darío Gómez y termina con el poeta Rubén Darío teniendo en común esa capacidad de lograrnos conmover hasta las lágrimas con su obra.

Daríos

La vida es la eterna búsqueda por lograr conmovernos. La forma quizá más sencilla sea a través de la música, el cine o la poesía. En resumidas cuentas, el arte como esa herramienta trascendental para apelar a la forma más pura de nuestros sentimientos. Esta selección que reúne muestras culturales de Colombia y el mundo es una oda a esa puesta en marcha del sentir.

1. Darío Gómez, "Sin amor también se vive"

El cantante y compositor colombiano que falleció el pasado martes 26 de julio, impactó desde su aparición en los años 80's con su música a la cultura popular del país con canciones cómo "Nadie es eterno en el mundo" o "Daniela", dejando un legado en varias generaciones del centro y suroeste de Colombia que lamentan su partida. Entre algunas de sus composiciones, destacamos "Sin amor también se vive" con una letra cargada de tristeza apelando al apodo con el que cargaría hasta sus últimos días como "El rey del despecho".

Quieres volverte a reír / Hazlo si tienes por que / Piensas que porque te amé / Me verás corriendo otra vez tras de ti / Vas a tener que entender / Que sin ti también puedo vivir.

Publicidad

2- Darío Gómez, "Sobreviviré"

Con más de seis millones de discos vendidos en el mundo y cientos de composiciones originales, una de las interpretaciones más recordadas del cantante colombiano es "Sobreviviré", una adaptación de la popular canción de Gloria Gaynor "I Will Survive" para convertirla en un himno obligatorio entre fiestas de cantina y celebraciones populares colombianas bajo la historia de alguien que se sobrepone al final del amor para seguir viviendo.

Volviste a mí, pero da vuelta que ya no eres bienvenida nunca más / Fuiste quien me dio esta herida / Y crees que soy un arcoíris que fácil desaparece / Te equivocas, ahora sobreviviré.

3. Darío Jaramillo Agudelo, Poemas de amor, 1986.

Darío Jaramillo Agudelo es un escritor y poeta colombiano que con más de cuarenta años de carrera literaria que ha sido reconocida con el Premio Nacional de Poesía Eduardo Cote Lamus (1978), el Premio Nacional de Poesía (2017) y el Premio Internacional de poesía Federico García Lorca, lo ha convertido en el referente obligatorio cuando pensamos en la poesía y el amor. Acá, dos de sus poemas provenientes de su tercer libro "Poemas de amor" publicado en 1986.

Publicidad

III
Algún día te escribiré un poema que no mencione el aire ni la noche;
un poema que omita los nombres de las flores, que no tenga jazmines o magnolias.
Algún día te escribiré un poema sin pájaros ni fuentes, un poema que eluda el mar
y que no mire a las estrellas.
Algún día te escribiré un poema que se limite a pasar los dedos por tu piel
y que convierta en palabras tu mirada.
Sin comparaciones, sin metáforas, algún día escribiré un poema que huela a ti,
un poema con el ritmo de tus pulsaciones, con la intensidad estrujada de tu abrazo.
Algún día te escribiré un poema, el canto de mi dicha.

XIII
Primero está la soledad.
En las entrañas y en el centro del alma:
ésta es la esencia, el dato básico, la única certeza;
que solamente tu respiración te acompaña,
que siempre bailarás con tu sombra,
que esa tiniebla eres tú.
Tu corazón, ese fruto perplejo, no tiene que agriarse con tu sino solitario;
déjalo esperar sin esperanza
que el amor es un regalo que algún día llega por sí solo.
Pero primero está la soledad,
y tú estás solo,
tú estás solo con tu pecado original -contigo mismo-.
Acaso una noche, a las nueve,
aparece el amor y todo estalla y algo se ilumina dentro de ti,
y te vuelves otro, menos amargo, más dichoso;
pero no olvides, especialmente entonces,
cuando llegue el amor y te calcine,
que primero y siempre está tu soledad
y luego nada
y después, si ha de llegar, está el amor.

Publicidad

4. Dario Argento, "El pájaro de las plumas de cristal", 1970.

Sobre lo que conmueve, en algunas ocasiones trasciende aquellos sentimientos que tienen que ver con el cariño. Es el caso de toda la obra de Dario Argento, el cineasta italiano quién ha derribado los límites del terror en el séptimo arte dónde el suspenso y lo descarnado que trasciende lo físico y lo visceral logra perturbar al espectador. Recordemos, que conmover es equivalente a causar conmoción y Argento es un experto en ese arte. Para nuestra selección, traemos la ópera prima del director y guionista, que cuenta la historia de San Dalmas, un escritor que rápidamente se ve envuelto en un serie de asesinatos que rodearan su vida.

5. Rubén Darío, "Azul", 1888.

No se puede hablar de versos que conmuevan sin la presencia del principal referente del modernismo: Rubén Darío. Perteneciente a "Azul" su primer poemario publicado en 1888, el poema "Venus" que narra con la prosa característica junto a los temas recurrentes de su obra como lo erótico narra la espera de una mujer por su amante.

En la tranquila noche, mis nostalgias amargas sufría. En busca de quietud bajé al fresco y callado jardín. En el obscuro cielo Venus bella temblando lucía, como incrustado en ébano un dorado y divino jazmín. / A mi alma enamorada, una reina oriental parecía, que esperaba a su amante bajo el techo de su camarín, o que, llevada en hombros, la profunda extensión recorría, triunfante y luminosa, recostada sobre un palanquín. / "¡Oh, reina rubia! -díjele, mi alma quiere dejar su crisálida y volar hacia a ti, y tus labios de fuego besar; y flotar en el nimbo que derrama en tu frente luz pálida, y en siderales éxtasis no dejarte un momento de amar". / El aire de la noche refrescaba la atmósfera cálida. Venus, desde el abismo, me miraba con triste mirar.
Venus, Rubén Darío.

Recuerde conectarse con la señal en vivo de la HJCK, el arte de escuchar.

Publicidad