Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

El músico de la semana: Louis Spohr

En esta nueva edición de "El músico de la semana" el invitado será el compositor, violinista y director de orquesta Louis Spohr, falleció en Kassel en 1859 (existen dos fechas de su muerte, el 22 o el 31 de octubre). Le contamos algunos datos de su vida y obra.

Louis Spohr
Louis Spohr nació y fue bautizado en Alemania como Ludwig, pero siempre firmó sus obras con la forma francesa de su nombre, Louis.
Cortesía.

Hijo de una familia de músicos de origen germano, Ludwig Spohr sigue siendo un referente para los actuales violinistas y todavía se interpretan unos quince conciertos de su autoría. Desde niño es considerado un virtuoso del violín, tras dar su primer concierto a los 12 años, incluyendo algunas de sus propias composiciones e incorporándose a los 15 años a la capella del Duque Ferdinand donde encontró el lugar preciso para su más completa educación musical.

Ludwig Spohr se convierte no solo en un excelso virtuoso, sino que, a los 20 años, se une a la gran cadena de los compositores clásicos.

Louis Spohr escribió quince conciertos para violín, el primero compuesto en 1803 y el ultimo en 1844, siendo el más conocido de ellos, el concierto número ocho, que incorpora elementos absolutamente operísticos. Pero, no podemos dejar de mencionar el hecho de que Spohr fue uno de los compositores que dio mayor importancia al clarinete, sus obras para este instrumento fueron en su mayoría para el gran intérprete germano Johann Simon Hermstedt.

Precisamente el Potpourri para clarinete y orquesta en Fa mayor, Op. 80 que escucharemos fue escrito para Hermstedt con ocasión del Festival de Frakenhausen de 1811. En este potpourri Louis Spohr utiliza temas de la ópera Das unterbrochene Opferfest, de Peter von Winter.

Publicidad

Louis Spohr se incorpora a la capilla del duque de Brunswick, quien le envía más tarde a San Petersburgo y Moscú, donde realiza una serie de conciertos, por casi un año y medio.

Regresa a Brunswick y en una nueva gira de conciertos se enamora de una bella arpista, Dorotea Schneider, con quien se casa en 1807. Ya el nombre de Spohr es reconocido y aclamado, ahora en Viena y en Venecia, entre muchas otras ciudades. Y un detalle de esta gira. En Venecia ejecuta una de sus sinfonías donde el intérprete fue el gran Niccoló Paganini.

La vida de Spohr se convierte en un eterno viajar y dar conciertos, cruzando por Alemania, Austria, Italia, Francia e Inglaterra. Y en donde daba conciertos recibía la aclamación del público y más de alguna oferta tentadora para quedarse como director del Teatro, de la Opera o como Kapellmeister. Pero él seguía sus viajes.

Junto a Dorotea, que además de arpista era una excelente intérprete de piano, recorre las ciudades más importantes de Europa, siendo además invitado a dirigir orquestas en las grandes fiestas de comienzos del siglo XIX, donde su precisión en la dirección lo convierte en atracción de la gran sociedad romántica.

La obra de Louis Spohr es voluminosa, contabilizándose más de 160 creaciones, las cuales incluyen destacadas óperas, una de ellas su famosa Fausto; cuatro oratorios, diez grandes sinfonías, quedando la décima inconclusa, cuatro grandes oberturas aparte de sus creaciones líricas, treinta y tres cuartetos para cuerdas, seis dobles cuartetos para cuatro violines, un sexteto para dos violines. Y quizás sí sea interesante anotar que la obra sinfónica de Louis Spohr es un puente entre el más puro clasicismo y la música programática que va a desarrollar Héctor Berlioz.

La Sinfonía N° 4 en Fa mayor, Op. 86 'La consagración de los sonidos', de Louis Spohr se basa en un poema de Carl Pfeiffer perteneciente a una colección que había sido publicada recientemente. Spohr escogió el poema “Die Weihe der Töne” para una cantata a la memoria del escritor, pero finalmente decidió hacer una sinfonía describiéndola como characteristisches Tongemälde in Form einer Sinfonie, poema sinfónico en forma de una sinfonía.

Louis Spohr no solo fue un gran intérprete y compositor, si no un hombre que buscó dejar un estilo, fundando para ello una escuela de violín, cuyos principios aparecen en el Violinschule, in drei Abtheilungen, escrito en Viena en 1831.

Publicidad

Podrá escuchar una selección de obras maravillosas en la nueva edición de El músico de la semana el lunes 30 de octubre a las 3:00 p.m. por la señal en vivo de la HJCK.