Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

El Músico de la semana: Guillaume Lekeu

El invitado de esta nueva edición de El Músico de la Semana es el compositor belga Guillaume Lekeu, quien falleció el 21 de enero de 1894. Le contamos detalles de su vida y obra.

Guillaume Lekeu

Guillaume Lekeu nació en Heusy, un pueblo cerca de Verviers, Bélgica el 20 de enero de 1870. Originalmente estudió piano y teoría musical con Alphonse Voss, director de la banda de música del conservatorio local. En 1879, sus padres se mudaron a Poitiers, Francia y allí continuó con sus estudios musicales de forma independiente mientras estaba en la escuela, componiendo su primera pieza a la edad de 15 años.

Ya instalado en París en 1888 Guillaume Lekeu conoció la obra del escritor polaco Téodor de Wyzewa y continuó sus estudios con Gaston Vallin. En agosto de 1889 viajó a Bayreuth para ver las óperas de Richard Wagner y a su regreso, estudió en privado con César Franck. Tras la muerte de Franck en el otoño de 1890, Wyzewa le presentó a Vincent D'Indy, quien le enseñó orquestación.

Del Adagio para cuarteto y orquesta de cuerdas, Op. 3, de Guillaume Lekeu se desconocen las circunstancias de la creación. Por la fecha que figura en el manuscrito, 18 de abril de 1891, podría tratarse de un recuerdo de César Franck, que era, como él, oriundo de Lieja.

La influencia de César Franck fue fundamental para el desarrollo de la expresión y de los medios técnicos que adquirió Guillaume Lekeu. Otro indicio del vínculo de este Adagio con César Franck es el epígrafe: ‘Las flores pálidas del recuerdo’, verso del poeta simbolista Georges Vanor.

Publicidad

La vida de Guillaume Lekeu trascurría entre Bélgica y Francia. Con sus amigos compositores e intérpretes franceses y sus compatriotas belgas, especialmente del Grupo de los Veinte, el círculo artístico de vanguardia fundado en Bruselas en 1883 por Octave Maus, un abogado, escritor y crítico de arte y música belga.

En ese entorno y por encargo de su amigo, el violinista, compositor y director de orquesta Eugene Ysaÿe, Guillaume Lekeu compuso su Sonata para violín en sol mayor, que se estrenó en marzo de 1893 y que es su obra más famosa y grabada con mayor frecuencia.

Epitálamo, es una pieza para cuerdas, tres trombones y órgano que Guillaume Lekeu escribió para la boda de su amigo Antoine Grignard el 28 de abril de 1891. En esta obra, Lekeu cita el movimiento Ofelia de su Segundo Estudio Sinfónico, que representa el amor puro y sincero. Lekeu no quedó muy satisfecho con su Epitálamo, compuesto en menos de dos semanas, y esto es bastante comprensible pues al mismo tiempo su mente estaba enfocada en su notable Adagio en memoria de su profesor César Franck.

Podrá escuchar obras maravillosas de Guillaume Lekeu en la nueva edición de El Músico de la Semana el lunes 22 de enero a las 3:00 p.m. por la señal en vivo de la HJCK.