Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Chucho Valdés y Paquito D’Rivera, reencuentro de dos titanes en Barranquijazz

El pianista Chucho Valdés y el saxofonista y clarinetista Paquito D’Rivera, considerados dos leyendas vivas del sonido latino, revivieron en el Barranquijazz sus aventuras musicales, su entrañable amistad y se refirieron al legado que inició hace más de 60 años.

BaranquiJazz 2022
BarranquiJazz Festival 2022, cortesía Min Cultura.

Durante un conversatorio en el salón Jumbo del Country Club de esta ciudad del Caribe colombiano, Valdés y D’Rivera recorrieron sus carreras, desde cuando tocaban en el Teatro Musical de La Habana y en la Orquesta Cubana de Música Moderna en 1967 hasta cuando fundaron la legendaria orquesta Irakere en 1973.

La presentación de los dos artistas se dio en el marco de la edición 26 del Barranquijazz, el festival de jazz más importante del Caribe.

Publicidad

Al preguntarles sobre la razón que los llevó al reencuentro musical luego de muchos años de haber tomado caminos diferentes, los dos maestros del jazz contaron que “la culpa fue de una pieza musical brasileña llamado Chorrinos”.

Valdés contó que una vez estaba viendo en YouTube unos videos y se encontró con uno de un cuarteto de clarinete en el que estaba su gran amigo. “Me impacté y me dije, voy a llamar a Paquito y le propuse que volviéramos a trabajar juntos porque para mí es uno de los grandes músicos, no solo de la música cubana, sino de la música”, explicó. Podría interesarle: Eliades Ochoa cree que Cuba debería tener museo de Buena Vista Social Club

“Le dije: 'Coño, Paquito, te extraño'", anotó Valdés emocionado al explicar que a partir de ahí surgió el reencuentro que ahora está plasmado en un nuevo disco llamado “I Missed You Too” y con el cual están adelantando una gira mundial.

Con el poeta Miguel Iriarte como moderador, en el conversatorio los dos artistas recordaron que se conocen desde muy niños cuando ya eran reconocidos como “prodigios” y sus respectivos padres, Tito D’Rivera y Bebo Valdés, eran reputados músicos en La Habana.

Publicidad

D’Rivera, de 74 años, empezó a estudiar música con cinco años y a los siete ya era un niño prodigio que actuaba en público, mientras que Valdés, quien ya cumplió los 80, a los tres ya se destacaba como un virtuoso pianista.

“La primera vez que escuché de Paquito fue cuando dijeron que el hijo de Tito D’Rivera era un genio”, manifestó Chucho, mientras que su compañero en medio de carcajadas afirmó que 'Bebo' ni siquiera sabía que su hijo de tres años ya tocaba el piano. Para leer:

Publicidad

Su legado

El trabajo conjunto de estas dos leyendas arrancó cuando en 1967 fundaron la Orquesta Cubana de Música Moderna y en 1973 dieron vida a Irakere, que irrumpió en el mundo musical con fusiones de jazz, rock, música tradicional cubana y música clásica.

Además de explicaciones sobre la evolución de su música a lo largo de los años, el conversatorio estuvo marcado por las anécdotas desde cuando estaban trabajando juntos. “A pesar de que yo era el director de la orquesta, en realidad quien hacía ese trabajo era Paquito”, confesó Valdés, a lo que D’Rivera respondió que “alguien tenía que hacer el trabajo sucio”.

Mientras que Chucho Valdés, cuyo nombre de pila es Dionisio Jesús, actualmente tiene su residencia en La Habana e imparte clases como profesor titular en el Instituto Superior de Arte de La Habana, Paquito D’Rivera vive en Estados Unidos, luego de haber huido de Cuba durante un viaje a Finlandia, haciendo escala en España, en donde pidió asilo en la Embajada de Estados Unidos. Recuerde conectarse con la señal en vivo de la HJCK, el arte de escuchar.