Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

"Demasiado de la vida" un libro que reúne las crónicas de Clarice Lispector

Desde 1967 a 1973, Clarice Lispector escribió para el Jornal do Brasil sobre los temas más diversos en una columna sabatina semanal que terminaría revelando otros matices de su genialidad. Lea aquí en exclusiva uno de los artículos incluidos en la edición.

Clarice Lispector
"Too Much of Life: The Complete Crônicas" es el nombre original del libro que lanzará la editorial estadounidense New Directions en el mes de septiembre que reúne las crónicas y artículos de Clarice Lispector.

Clarice Lispector puede ser considerada fácilmente una de las escritoras latinoamericanas más relevantes de todos los tiempos. Su estilo narrativo, junto a su prosa característica formando un enigma sobre su escritura y su figura como un personaje parecido al mito ha hecho de su obra una de las más importantes en la literatura universal del siglo XX. Por lo general, la escritora brasileña es asociada a sus novelas y cuentos en los que destacan títulos imprescindibles como Cerca del corazón salvaje (1944) o La hora de la estrella (1977). No obstante, gran parte de su vida se desempeñó como periodista, a la par de su oficio como traductora. Incluso en sus primeros años, llegó a firmar sus notas bajo el seudónimo de Tereza Quadros.

Si bien puede rastrearse sus primeras colaboraciones en diarios cuando tenía 19 años (1939), no sería sino hasta 1967, siendo una figura consolidada, cuando el Jornal do Brasil, considerado para la época el diario más importante del país la contrataría para escribir una columna semanal que abriría la edición de los sábados. Fue allí donde por cerca de siete años exploraría en medio de los más diversos temas impregnados por las situaciones cotidianas donde exploraría sus más profundas obsesiones.

Publicidad

En este libro "Too Much of Life: The Complete Crônicas" que saldrá a la venta en septiembre, publicado por la editorial estadounidense New Directions y traducido del portugués al inglés por Margaret Jull Costa y Robin Patterson, reúnen una selección de textos de esta etapa periodística de la vida de la escritora.

"Lispector mostró a los lectores brasileños cuán vastos y apasionados eran sus intereses... De hecho, estas columnas deberían establecerla como una de las ensayistas más brillantes de la época. Ella es magistral, incluso recuerda a Montaigne, en su habilidad para convertir los eventos mundanos de la vida en momentos de claridad que revelan verdades más grandes. Magnífica, maravillosamente obsesionada con la exuberancia y lo que desbloquea y revela”, puede leerse en el libro. Lea a continuación uno de los textos que estará presente en la edición publicado originalmente en inglés por la Revista literaria The Paris Review.

El descubrimiento del mundo (6 de julio de 1968)


Lo que quiero decirte es tan delicado como la vida misma. Y quiero usar la delicadeza que existe dentro de mí junto con la rudeza campesina que es mi gracia salvadora.

De niña y, después, de adolescente, fui precoz en muchas cosas. Al sentir una atmósfera, por ejemplo, al captar la atmósfera personal de otra persona. Por otro lado, lejos de ser precoz, estaba increíblemente atrasada en otras cosas importantes. De hecho, sigo estando atrasada en muchas áreas. Y no hay nada que pueda hacer al respecto: parece que hay un lado infantil en mí que nunca crecerá.

Publicidad

Por ejemplo, hasta que cumplí trece años, estaba muy atrasada en aprender lo que los estadounidenses llaman “los hechos de la vida”. La expresión “hechos de la vida” se refiere a la profunda relación de amor entre un hombre y una mujer de la que nacen los hijos. ¿O entendí , pero enturbié deliberadamente mi potencial de comprensión para poder, sin sentirme demasiado conmocionada conmigo misma, continuar disfrazándome inocentemente en beneficio de los niños? Vestirme cuando tenía once años consistía en lavarme la cara hasta dejar reluciente mi piel tersa. Me sentiría lista entonces. ¿Era mi ignorancia una forma astuta e inconsciente de mantenerme inocente para poder seguir pensando sin culpa en los chicos? Creo que lo fue. Porque siempre supe cosas que ni siquiera sabía que sabía.

Mis amigos de la escuela sabían todo e incluso contaban historias al respecto. No entendí, pero fingí entender para que no me despreciaran a mí y a mi ignorancia.

Publicidad

Mientras tanto, sin darme cuenta de cuál era la realidad, seguí, puramente instintivamente, coqueteando con los chicos que me gustaban y pensando en ellos. Mi instinto precedió a mi inteligencia.

Hasta que un día, cuando ya había cumplido trece años, como si recién entonces me sintiera lo suficientemente madura para recibir una impactante noticia de la vida real, le conté mi secreto a una amiga cercana: que yo era un ignorante y solo había fingido estar en el saber. Encontró esto difícil de creer porque lo había fingido muy bien. Sin embargo, finalmente convencido de que estaba diciendo la verdad, se encargó ella misma, allí mismo en la esquina, de explicarme el misterio de la vida. Excepto que ella era igualmente joven y no sabía cómo hablar de eso de una manera que no hiriese el alma sensible que yo era en ese momento. Me quedé mirándola, boquiabierta, paralizada, lleno de una mezcla de desconcierto, horror, indignación e inocencia herida de muerte. Mentalmente estaba tartamudeando: pero ¿por qué? ¿para qué? El shock fue tan grande, y durante unos meses realmente traumático, que allí mismo, en esa esquina, juré en voz alta que nunca me casaría.

Algunos meses después, sin embargo, olvidé mi juramento y continué con mis pequeños romances.

Más tarde, cuando había pasado más tiempo, en lugar de sentirme sorprendido por la forma en que un hombre y una mujer se unen, pensé que era perfecto. Y extremadamente delicado también. Me había transformado, para entonces, en una mujer joven, alta, pensativa, rebelde, con una gran dosis de desenfreno y más de una pizca de timidez.

Publicidad

Y, sin embargo, antes de reconciliarme por completo con la forma en que funciona la vida, sufrí mucho, algo que podría haber evitado si un adulto responsable se hubiera encargado de explicarme sobre el amor. Ese adulto habría sabido acercarse a un alma infantil sin atormentarla con esa desagradable sorpresa, sin obligarla, sola, a reconciliarse con ella para aceptar, una vez más, la vida y sus misterios.

Porque lo verdaderamente sorprendente es que, aun cuando sí conocía todos los hechos, el misterio permanecía intacto. Aunque sé que una planta produce flores, todavía me sorprenden los caminos secretos de la naturaleza. Y si todavía hoy conservo mi pudor, no es porque vea algo vergonzoso en los hechos, es simplemente un pudor femenino.

Publicidad

Y la vida, te lo juro, es hermosa.

Puede saber más acerca de este libro en las redes sociales de la editorial News Directions . Recuerde conectarse con la señal en vivo de la HJCK, el arte de escuchar.