Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

¡Me Gritaron Negra!: Victoria Santa Cruz

Inspirado en un momento de racismo que pasó la artista peruana en su infancia, "Me Gritaron Negra" es uno de los poemas más importantes e intensos en la historia afro de Latinoamérica.

Victoria Santa Cruz.jpg
Victoria Santa Cruz fue una de las voces del orgullo afro en Latinoamérica.
Cortesía

"Me Gritaron Negra" es uno de los poemas más importantes e intensos de la artista peruana, porque además ella misma es el gran protagonista: lo escribió inspirada en un malrato que pasó en su propia la infancia. Victoria comentó muchos años después que una niña blanca llegó a vivir a su barrio cuando ella tenía cinco o siete años y le prohibióa sus amigas jugar con ella, “si juegan con esa negrita yo me voy”, les dijo.

Ese episodio la llenó de un resentimiento, que luego se transformó en orgullo y valentía y que dieron grandes frutos y reconocimientos a nivel mundial, no por algo Victoria representa el “orgullo negro” de Latinoamérica.

Publicidad

Tenía siete años apenas, apenas siete años,
¡Qué siete años!
¡No llegaba a cinco siquiera!
De pronto unas voces en la calle
me gritaron ¡Negra!
¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!
¿Soy acaso negra? me dije SI!
¿Qué cosa es ser negra?
¡Negra!
Y yo no sabía la triste verdad que aquello escondía.
¡Negra!
Y me sentí negra,
¡Negra!
Como ellos decían
¡Negra!
Y retrocedí
¡Negra!
Como ellos querían
¡Negra!
Y odie mis cabellos y mis labios gruesos
y mire apenada mi carne tostada
Y retrocedí
¡Negra!
Y retrocedí
¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!
Y pasaba el tiempo,
y siempre amargada
Seguía llevando a mi espalda
mi pesada carga
¡Y como pesaba¡
Me alacié el cabello,
me polveé la cara,
y entre mis cabellos siempre resonaba la misma palabra
¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!
Hasta que un día que retrocedía, retrocedía y que iba a caer
¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!
¿Y qué?
¡Negra!
Si
¡Negra!
Soy
¡Negra!
Negra
¡Negra!
Negra soy
¡Negra! Si
¡Negra!
Soy
¡Negra!
Negra
Negra soy
De hoy en adelante no quiero
laciar mi cabello
No quiero
Y voy a reírme de aquellos,
que por evitar –según ellos–
que por evitarnos algún sinsabor
Llaman a los negros gente de color
¡Y de que color!
¡Negro!
¡Y que lindo suena!
¡Negro!
¡Y que ritmo tiene!
¡Negro! ¡Negro! ¡Negro! ¡Negro! ¡Negro! ¡Negro! ¡Negro!
Al fin...
Al fin comprendí
Al fin...
Ya no retrocedo
Al fin...
Y avanzo segura
Al fin...
Avanzo y espero
Al fin...
Y bendigo al cielo porque quiso Dios
que negro azabache fuese mi color
Y ya comprendí
Al fin...
Ya tengo la llave
¡Negro! ¡Negro! ¡Negro! ¡Negro! ¡Negro! ¡Negro! ¡Negro!
¡Negra soy!