Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Heroes: una oda al amor en medio de la guerra

Les contamos sobre los personajes que inspiraron una de las canciones más conocidas de David Bowie.

David Bowie
Set de fotos de David Bowie para "Heroes".
AFP

“We can be heroes, just for one day”

Las canciones tienen el poder - y la bondad - de despertar en nosotros diferentes sensaciones y de ponerle piel a algunos de los momentos que más nos marcan en la vida. Si alguien tuvo capacidad para hacer de la música una pulsión y un nervio, fue David Bowie, no en vano, su nombre es indispensable en la historia de la música y aún después de muerto, sus canciones siguen sonando duro, con la esperanza de alcanzarlo hasta el lugar en el espacio en el que sea que se encuentre.

Publicidad

En 1977, Bowie se enfrentaba a un desafío creativo, luego de habitar cientos de disfraces y escenarios junto a Ziggy Stardust, Aladdin Sane y The Thin White Duke. Esa inquietud lo hizo viajar hasta Berlín para encontrarse con Brian Eno y Tony Visconti, quienes habían formado parte del equipo de producción de algunos de sus álbumes, como The Man Who Sold the World (1970) y Young Americans (1975).

Su estadía en Alemania funcionó como una explosión sonora, allí construyó una triada de álbumes que el mismo Bowie llamó “Trilogía de Berlín”, en la que se encuentran Low (1977), Heroes (1977) y Lodger (1979). Aunque varias canciones alcanzaron un reconocimiento importante en todo el mundo, es innegable que Heroes, el sencillo homónimo del segundo álbum, se convirtió en un himno pero ¿qué hay detrás de esa canción?

Publicidad

Heroes fue un éxito construido en el tiempo, porque las casualidades que rondaron su creación, fueron la cuota de autenticidad y magia que fue conquistando el mundo con paciencia. Bowie tomó como inspiración una canción de la banda Neu!, agrupación alemana, para bautizar el sencillo y así, seguir construyendo una ruta sonora atmosférica y espacial que ya había mostrado en trabajos musicales anteriores.

Publicidad

La canción fue tomando forma entre julio y agosto de 1977, en Hansa Studio, y se convirtió en el tema principal del álbum número doce del artista, el mismo que vio la luz en septiembre del mismo año. Aunque al principio fue pensado como una canción acústica, una escena cotidiana cambió su rumbo para siempre.

Desde la ventana del estudio, una tarde soleada, David Bowie vio a una pareja besarse, pero al afinar la vista, pudo reconocer a Tony Visconti abrazando a Antonia Maass, vocalista de Messengers. El amorío entre los artistas surgió en medio de las grabaciones de los álbumes de ambos artistas, por supuesto, se trataba de una relación paralela al matrimonio de Visconti con la cantante Mary Hopkin. Fue así como Bowie creó una historia entre dos amantes separados por el muro de Berlín, una barrera que dividía el Este del Oeste y además, los anhelos profundos de una sociedad sumida en la desesperanza.

Publicidad

"I, I can rememberStanding, by the wallAnd the guns shot above our headsAnd we kissedAs though nothing could fallAnd the shame was on the other sideOh we can beat them, for ever and everThen we could be heroes, just for one day"

¿Qué si no heroísmo despierta en nosotros el amor? En medio de un escenario de guerra en los setentas, y aún hoy, cuando las batallas han sobrepasado las barreras físicas y digitales, el amor es de lo poco que nos queda. La renuncia puede ser un reflejo primario, una posibilidad ante el miedo, pero el amor sigue siendo una fuerza capaz de derribar muros, algunos reales y otros que construimos a propósito para salvarnos del mundo. ¿Qué virtud hay en no entregar el corazón? Exacto, ninguna.

Publicidad

Por un beso, por un día, por un abrazo, podemos ser héroes por un día. David Bowie lo dijo y podemos cantarlo por el resto de la vida, pero vale más, atrevernos a vivirlo, al menos, una sola vez.