Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

El Músico de la Semana: Witold Lutosławski

En la nueva edición de El Músico de la semana tendremos como invitado al compositor polaco Witold Lutosławski, quien falleció el 7 de febrero de 1994, hace 30 años. Le contamos detalles de su vida y obra.

Witold Lutosławski
El compositor polaco Witold Lutosławski dirigiendo en una orquesta.
Culture.pl

Witold Lutosławski fue alumno en el Conservatorio de Varsovia, Lutoslawski ganó fama como pianista y compositor a pesar de que pocas de sus obras se publicaron antes de 1945, entre ellas las Variaciones Paganini, un arreglo para dos pianos del Capricho N°24 de Niccolò Paganini, del conjunto original de 24 Caprichos para violín, escrito por Witold Lutosławski en 1941

En Wiltold Lutoslawski la mayoría de las obras posteriores a la experiencia con la música de John Cage fueron orquestales, completamente cromáticas, orquestadas de una manera que recuerda a Debussy y Ravel, y estructuradas a partir de la oposición entre texturas aleatorias y métricas.

Durante su período de ‘estilo maduro’ compuso bastante música orquestal para voz e instrumentos solistas y también realizó actividades internacionales como profesor y director de orquesta.

De su Cuarteto de cuerdas de 1964, (un encargo al compositor por Sveriges Radio con ocasión del décimo aniversario de su nuevo programa de música NutidaMusik,) Lutosławski expresó: "En este cuarteto he pretendido desarrollar y amplificar la técnica que llamo aleatoriedad controlada. Utiliza el elemento del azar con el propósito de enriquecer rítmica y expresivamente la música, limitando al mínimo la completa capacidad del compositor para determinar la forma definitiva de la obra.” 

Publicidad

Al observar la obra de Witold Lutoslawski se puede percibir su consecuente e intenso crecimiento como una totalidad integral.

Eminentemente innovador y descubridor, nunca llegó a ser radical y vanguardista. Señalando a Haydn y Mozart, a Chopin y Brahms como sus modelos a seguir, estuvo, sin embargo, muy lejos del tradicionalismo.

El Concierto para piano y orquesta del compositor polaco Witold Lutosławski fue escrito entre los años 1950 y 1954, a iniciativa del director artístico de la Orquesta Filarmónica de Varsovia, Witold Rowicki, a quien está dedicado.

En este concierto Lutosławski decidió usar esa experiencia de estilización del folclore polaco en una obra mayor. Sin embargo, el concierto para piano y orquesta difiere de las obras tempranas de Lutosławski no sólo en su mayor extensión, sino también en que lo que se toma del folclore son sólo temas melódicos. El compositor los amolda a una realidad diferente, les da nuevas armonías y agrega contrapuntos atonales, convirtiéndolos en formas neobarrocas. Así, la obra podría clasificarse tanto en el nacionalismo como en el neoclasicismo.

La evolución musical de Witold Lutosławski fue rápida. Desarrolló un estilo ligado a aquel idioma tardío de Bartok y a finales de los 50 fue capaz de ensayar con un original tipo de serialismo y aprender de John Cage la posibilidad de las texturas aleatorias, donde la sincronización entre las líneas instrumentales no es exacta, como en su obra Jeuxvénitiens (Juegos venecianos).

Mediante las señales del director cada instrumentista puede ser mandado a ir directamente a la sección siguiente, a terminar la sección actual antes de moverse, o a detenerse. De esta manera el elemento del azar implicado por el término aleatorio es manejado cuidadosamente por el compositor, que controla la arquitectura y la progresión armónica de la obra con mucha precisión.

Publicidad

Podrá escuchar obras maravillosas del maestro Witold Lutosławski en la nueva edición de El Músico de la Semana el lunes 5 de febrero a las 3:00 p.m. por la señal en vivo de la HJCK.