Literatura

Amores imposibles, delirio, piel y fieras interiores hacen parte de la obra de Darío Jaramillo Agudelo. Estos son 11 poemas y algunos en su propia voz, para adentrarse en el corazón del poeta:

La poesía requiere ritmo y una fluidez de las palabras, como si la escritura de cada verso se tratara de abrir una llave de agua inagotable, en palabras de Darío Jaramillo Agudelo, “la poesía es el poder de alucinar con las palabras”. Más allá de las formas – depurada o barroca – es un nervio que palpita muy adentro de quien escribe y se despierta en cada nuevo lector que reabre versos que son heridas.   

La historia de uno de los poetas más importantes del Siglo XX en Colombia empieza en Santa Rosa de Osos el 28 de julio de 1947. Jaramillo Agudelo vivió en Medellín hasta graduarse del colegio y luego se mudó a Bogotá. Un verso tras otro se convirtió en miembro de la “generación desencantada” y en compañía de Álvaro Miranda, Henry Luque Muñoz, Elkin Restrepo y Juan Gustavo Cobo publicaron la primera obra Ohhh”, una antología colectiva.

Desde hace 74 años Jaramillo juega con las palabras, así lo aprendió de su padre quien organizaba reuniones en la casa familiar donde todos sus amigos recitaban poesía. Recuerda su infancia entre trabalenguas y una gran pasión por las letras. Aprendió a acomodarlas al estilo de quienes leía León de Greif, Neruda, Antonio Machado, García Lorca, Sor Juana Inés de la Cruz y muchos otros.

Acaso el silencio sea la única cordura del amor

y decirlo su locura más tonta.

Luego de dos carreras universitarias – ninguna de ellas en el campo de las letras – y una vida dedicada a la gestión cultural pública, Jaramillo Agudelo ha logrado construir una obra literaria sólida y sentida compuesta por tres libros de ensayos, siete novelas y nueve poemarios.

Hemos seleccionado 11 poemas de la antología temática “Del amor, del olvido” (2009), una reimpresión del Luna Libros. Amores imposibles, delirio, piel y fieras interiores hacen parte de los sentimientos de Darío explora a lo largo del poemario dividido en cinco momentos: “Poemas de amor”, “Amores imposibles”, “Cuaderno para olvidar”, “ Apariciones, “Encuentros” y “Some present moments of the future”.

¿Cuál de estos poemas es su favorito?

14

Sé que el amor

no existe

y sé también que te amo

 

Apariciones

Primero está el delirio:

visitante travieso incrustado en la sombra del techo,

volátil en el pliegue de una cortina,

sonriendo desde la oscuridad,

desde la nada

susurrándome.

 

4

La música sostiene los amores imposibles,

los alimenta con la presencia etérea de una canción,

una canción que es la nuestra aunque solo la oiga solo.

El amor imposible guarda equilibrio perfecto

sobre la cuerda de una guitarra,

se embriaga con la dulce nostalgia de un polonesa,

se estremece con una voz entre gemido y canto.

Entonces el amor imposible se convierte el guitarra, en piano

o es el sonido de una voz.

La música es el tiempo presente de los amores imposibles.

 

10

Fisuras en la luz de la mañana,

fracturas de lo que veo y oigo,

por ellas se acerca lo lejano,

se paraliza con crueldad lo que transcurre.

Adrede esta curva misteriosa,

adrede,

del pensamiento y deseo adrede

está presente el gesto más presente,

por la grieta que ahora vivo,

por allí asoman un amor imposible y otro amor

imposible.

 

16

Yo no voy nunca solo al fondo de mí mismo,

me acompañan mis amores imposibles

– los amores posibles no me amarían

si conocieran el fondo de mí mismo -,

allá voy con mis amores imposibles,

con ellos exorcizo los demonios que habitan

el fondo de mí mismo.

Mis amores imposibles me llevan de la mano en mi

trastienda,

conocen las miserias más secretas del fondo de mí

mismo,

me ayudan a domesticar mis fieras interiores

me consuelan

me apaciguan.

 

Conjuro

¿Por qué no tu boca aquí,

por qué no sobre mi piel tu aliento

por qué no adentro yo de tus abismos?

 

Conjuro

Que el azar me lleve hasta tu orilla,

ola o viento, que tome tu rumbo,

que hasta ti llegue y te venza mi ternura.

 

Te vas volviendo olvido

Llegaste tarde para mí,

una parte de la nada que no duele,

una herida de ayer que esta noche es ya piel nueva.

No te cuelas en mi soledad,

no distraes mi atención como antes ocurría a toda hora;

ahora tu sobras en todo lo que eres para mí,

no le haces falta a mi recuerdo, no lo alimentas.

Te vas volviendo olvido.

 

Cuatro Preguntas

¿Cuándo más descarriamiento

más subir a la nada

cuándo más estallar tan total

cuándo más un tan claro delirio

más abrazo un abrazo?

 

Encuentros

Afuera el frío viento

el ocre del sol en el crepúsculo,

el azul de un solo tono en todo el cielo,

y tú lejos,

y tú lejos.

 

Coplas para olvidarte

Qué tanto te quiero a ti

que ahora que tu no estás,

no estoy tampoco yo en mí;

ni siquiera existo más.

 

Tu ausencia está presente

y tu vacío está aquí;

nada soy contigo ausente

no existo si estoy sin ti.

 

Cada palabra que digo

y cada cosa que veo

me dicen que estoy contigo

y que siempre te deseo.


Continuar leyendo

Canción actual
Title
Artist