El 29 de abril de 1936 nació Alejandra Pizarnik. Hoy recordamos su pluma y la importancia de sus versos en la historia de la poesía latinoamericana.

“Buscar. No es un verbo sino un vértigo. No indica acción. No quiere decir ir al encuentro de alguien sino yacer porque alguien no viene”, escribió Alejandra Pizarnik a finales de los años sesenta, década en la que se convirtió en una voz indispensable para la poesía Latinoamericana.

Aunque nació en Argentina, sostuvo un estrecho lazo con París donde trabajó como periodista, traductora y se adentró en el universo de la crítica literaria. Fue allí donde conoció y se enamoró de Julio Cortázar y se hizo amiga por el resto de su vida, de Octavio Paz.

Como lectora, la poesía fue su más grande obsesión y como escritora, su mayor apuesta. En su pluma convergen las voces de César Vallejo, Proust, Alfonsina Storni y los poetas surrealistas que aliviaron sus incesantes crisis depresivas.

Al regreso de su estadía en Francia estuvo interna en un hospital psiquiátrico de Buenos Aires, a finales de septiembre de 1972, cuando tenía 36 años, se quitó la vida.

“No quiero ir / nada más / que hasta el fondo”

Desde nuestro Archivo HJCK conmemoramos 84 años de poesía y recordamos la importancia de su obra de la mano de la Radio Nacional de España:


Canción actual
Title
Artist