Literatura

El autor de ‘Casiopea y las sombras’ lee un fragmento de su nueva obra en HJCK. Conversación sobre el arte de narrar y la magia en los libros infantiles.

Como en muchas de las familias colombianas, en la del cuentero Nicolás Buenaventura la tradición oral hizo parte de su vida desde la niñez, por lo que hizo de las narraciones, los guiones y el teatro su alimento.

Este reconocido escritor, definido por críticos como “artesano de la palabra”, está de lanzamiento con el libro infantil Casiopea y las sombras, ilustrado por el artista Alekos y publicado por Panamericana Editorial. Lea también: Desarmando la ‘Matrioshka’ de Rubén Orozco

Esta categoría, sin embargo, parece no gustarle para encasillar su trabajo. En entrevista con HJCK, Buenaventura explicó que no escribe literatura infantil pues nadie debería definir qué tipo de lector tiene un texto.

“Pienso que, ni los escritores ni los editores ni distribuidores, deberían elegir los lectores para los libros, es al revés, son los lectores los que eligen los libros. Uno no debería elegir qué lector va a leer su libro, son los lectores los que eligen, y lo importante para un libro es ser elegido por muchos”, comentó en la Revista Dominical.

Autor de otros libros comercializados entre el público infantil, como Un montón de monstruos, Amaranta Porqué y Clari y el viento, además de escritor, guionista y cineasta, Nicolás Buenaventura insiste en que su método de trabajo no pasa por establecer un público objetivo, al contrario, escribe “para los que puedan y quieran elegir esos libros”.

“No escribo directamente para niñas, niños, adultos, viejos o jóvenes, escribo para quien elija el libro. Luego, sí hay toda una manera de poner el libro en papel, de darle ilustraciones y de ubicarlo en un mercado, pero no escribo pensando en ese mercado, no escribo pensando en un blanco u objetivo”, agregó. Le puede interesar: Literatura al margen: el trabajo de ser poeta

Sobre su nuevo libro, Casiopea y las sombras, su objetivo fue “compartir con los que la quieran leer, para todas las edades y todos los lectores, sus misterios, sus palabras, sus imágenes. Para mí, lo importante es que para quien lea se vuelva una experiencia, que viva este viaje, esta aventura”.

En la historia, Casiopea descubre que todo va desapareciendo y solo quedan sus sombras, las sombras de las personas, los animales, la montaña, su escuela. Encontrando juegos de palabras, el lector acompaña a la protagonista a resolver este misterio, en una interesante lectura para todos los públicos.

En los micrófonos de HJCK, Buenaventura leyó un fragmento de su libro y habló sobre la fascinación y curiosidad que las primeras lecturas despiertan en los niños.

Además, recomendó algunos libros que él mismo conoció a temprana edad, como El país de las sombras largas, Hans Ruesch, y la trilogía de Agota Kristof, El gran cuaderno, La prueba y La tercera mentira.

Escuche la lectura de Casiopea y las sombras, de Nicolás Buenaventura, en el audio adjunto.


Canción actual
Title
Artist