Libertadoras: las Juanas

Por: Jorge Cardona
@HJCKradio Ilustración: Eder Leandro Rodríguez

Crónica

En tiempos de batalla muchas mujeres decidieron también ir a la guerra. Lo hicieron, aunque su vida corriera peligro en el intento. Las mujeres que se unieron a la campaña libertadora fueron conocidas como las Juanas de la independencia. Ellas fungieron como enfermeras, espías y empuñaron armas. Incluso, la historia cuenta que durante la ruta de la campaña libertadora justo en el cruce del páramo de Pisba (Boyacá) en julio de 1819, la mujer de un soldado del Batallón Rifles entró en dolores de parto y dio a luz a un niño que fue envuelto en camisas rotas. Al día siguiente, con su recién nacido en brazos, estuvo lista para seguir la marcha.

El 6 de mayo de 1816 en dos lugares de América se dieron dos sucesos ligados por la historia. Tres días después de desembarcar con seis goletas, un bergantín y 250 hombres con mil fusiles en isla Margarita (Venezuela), Bolívar emprendió un nuevo intento por la libertad. Ese mismo día, en la Nueva Granada, el general español Pablo Morillo entró triunfante a Santa Fe en plan de reconquista y desató el terror. Bolívar fue reconocido como jefe supremo, Morillo creó el Consejo de Guerra, el Consejo de Purificación y la Junta de Secuestros, que impusieron luto y ruina en muchos hogares.

Semanas después, ida y vuelta desde Haití, desde Carúpano, Bolívar suspendió su orden de guerra a muerte y anunció que ningún español volvería a sufrirla fuera del campo de batalla. A esa misma hora, la crueldad de Morillo y Sámano se ensañaban contra la gente en Santa Fe. Sin fueros ni condición social, las mujeres que se aliaron o simpatizaron con la causa patriótica terminaron despojadas de sus bienes, desterradas, confinadas a poblaciones remotas, forzadas a otorgar favores sexuales a la oficialidad española, privadas de la libertad o, en la mayoría de casos, ajusticiadas.

La arremetida de la reconquista se hizo sentir especialmente en las regiones. Por facilitar la fuga de unos oficiales patriotas, en Neiva fueron sacrificadas Rosaura Rivera, Antonia Moreno y Marta Tello. Por auxiliar a unos fugitivos, Anselma Leyton fue al patíbulo en Lérida. A Luisa Trilleras, heroína de Natagaima, la fusilaron en Prado. A María del Rosario Devia, también de Natagaima, la pasaron por las armas en Purificación. Mercedes Loaiza fue sacrificada en Villavieja por esconder a un rebelde. Y en Santa Fe, el día 14 de noviembre de 1817, fusilaron a Policarpa Salavarrieta, La Pola.


Canción actual
Title
Artist