El neonazismo ha camuflado su mensaje en discursos rimbombantes y llenos de eufemismos. Se ha valido de música, arte y ropa para llegar cada vez a mayor número de personas y escurrirse ante muchos como ideas de derecha o conservadoras. Qué significa este movimiento, cuáles son sus símbolos menos comunes y cuál es el peligro de que su discurso influya en el ambiente político.

En un confuso mensaje difundido a través de su cuenta de Twitter, el expresidente Álvaro Uribe Vélez se refirió, según su criterio, a los posibles retos que tiene el Gobierno con la situación actual que enfrenta el país. Uribe, que ha causa múltiples polémicas en las redes por sus contundentes mensajes, señaló en dicha lista, el termino de “Revolución Molecular Disipada”, un termino acuñado por el filosofo francés Félix Guattari, que lo planteó como un sistema universal de lucha social y emancipación. Guatari es uno de los cuatro principales autores de un nuevo modelo filosófico y que se erige como una de las actualizaciones que ha experimentado el marxismo.

 

No obstante, uno de los principales promotores actuales de esta teoría es un chileno de derecha llamado Alexis López. En el 2000 era identificado como un neonazi. Además de haber sido invitado por la Universidad Militar Nueva Granada para explicar el tema, también ha hecho una gira por diferentes países “alertando” esa estrategia de la izquierda.

“Es una confrontación tipo guerrilla urbana, recodificada a partir del movimiento situacionista, constituyendo un modelo de acción simbólica y de combate, cuyos nuevos militantes (propios de la sociedad civil, movimientos sociales, colectivos) del orden horizontal combaten molecularmente al sistema para imponer su propia dominación.” Alexis López.

Pero, ¿qué es el neonazismo y por qué es importante entender su significado oculto en el mensaje de uno de los líderes políticos más importantes del país?

¿De dónde proviene?

Luego de que el Ejército Rojo marchara por las calles de Berlín declarando la rendición absoluta de los alemanes y la inminente derrota de Hitler, los perdedores sobrevivientes emprendieron la huida de los grandes oficiales y líderes del nazismo. El escape se organizó a través de dos organizaciones ultrasecretas: la primera, ODESSA, fundada en 1946 y que, según el investigador Simon Wiesenthal, ayudó a varios exmiembros de las SS a huír de Alemania. La segunda, Die Spinne (La araña), ayudó a escapar a cientos de militares, a fin de librarlos tanto de las represalias como del afrontamiento de sus responsabilidades por el Holocausto judío, y, posteriormente su reorganización a nivel mundial. También puede leer: ¿La historia sirve para algo?

Aunque históricamente se ha señalado que el principal animador del neonazismo a nivel internacional fue Karl Heinz Priester, ex dirigente de las juventudes hitlerianas, por lo menos, a mediados de la década de los años cincuenta y tras la malograda reunión de Wiesbaden, auspiciada por Priester, hubo un intento de organizar más de 800 células radicalistas en los cinco continentes. Tras su muerte, sus archivos fueron confiscados por las autoridades alemanas. En ellos, se comprobó que desde hacía décadas se había organizado una “internacional parda, racista y antisemita” acogida en el Movimiento Social Europeo, uno de los primeros intentos de internacionalizar el neofascismo.

 

¿Cuál es su simbología?

Los grupos neonazis suelen utilizar símbolos como la esvástica, la cruz celta, las runas y la simbología de los Afrikaners, del Ku Klux Klan o de las mismas fuerzas de la SS. Además, entre sus códigos lingüísticos, es habitual el uso del número 88, simbolizando la consigna Heil Hitler! al ser la H la octava letra del alfabeto. También hacen uso del código 18NS (que representa “Adolf Hitler NationalSozialistisch”), las 14 palabras, una alusión a la propaganda del supremacista blanco David Lane: “debemos asegurar la existencia de nuestra raza y un futuro para nuestros niños blancos”. Entre otros, se encuentra el código 14/88, que descifrado, traduce W.O.T.A.N., que al inglés revela la frase “Will Of The Aryan Nation” (La voluntad de la nación aria). Le puede interesar: Envejecer con Auschwitz, recuerdos de los últimos supervivientes de los campos de la muerte

 

La música como medio de propaganda

La música es el hilo conductor de la ideología neonazi y uno de los medios de reclutamiento más eficaces que tienen. El mensaje, sumado a un ritmo de música muy agresivo, puede inducir a la persona a tener actitudes violentas hasta llegar, incluso, a casos extremos. En 1991, en Hünxe, Alemania, la explosión de un cóctel molotov causó heridas graves a dos niñas libanesas. El suceso coincidía con el primer aniversario de la reunificación de Alemania. En frente del tribunal, los tres skinheads (cabezas rapadas) responsables del atentado dijeron haber bebido y escuchado música antes de pasar a la acción. Algunas de las letras que dicen escuchar tienen consignas como:

Soy un piloto de bombardeo, siembro la muerte” – Les Méchants oncles

“La Alemania de antaño ya no existe, razas llegadas de todas partes han venido a invadirla. Despiértate, Alemania” – Commando-Pernod

“Mastican ajo y llegan a Alemania. Ensucian todo lo que tocan. Hay que golpearles, hay que matarlos: Mándalos a los campos” – Endsieg

La música escuchada por los acusados de la explosión de Hünxe es la música Oi!, término que proviene de la interjección “cockney” (el acento característico de los barrios bajos de Londres) “Hoi, you!” (“¡hey, tú!”). Es el grito de guerra de estos colectivos. Este estilo de música que se inspira en la música negra jamaiquina, nació en Inglaterra al final de la década de los años setenta con el mismo espíritu del punk, música dirigida a jóvenes de clase obrera tocada además por grupos de la clase obrera. El público al que se dirige fue el blanco perfecto para el partido nacionalista inglés, el British National Party (BNP), que se infiltró en el ambiente para difundir sus mensajes. Algunos grupos reaccionaron contra esta apropiación de la escena Oi! por el BNP haciendo conciertos antirracistas llamados Rock against racism. Como respuesta, los grupos conquistados por las ideas extremistas organizaron los conciertos del RAC, (Rock against Communism). Hoy el RAC designa la música que clama la superioridad del blanco. Los discos de estos grupos se distribuyen de manera clandestina, por correspondencia o vía Internet.

 

La neonazificación de las redes

Aunque es imposible conocer el número exacto de sitios con propaganda de ideas nazis, estos se esconden bajo direcciones de aparente banalidad y no dejan de cambiar para no ser localizados por las autoridades. Un estudio realizado por el Southern Powerty Law Cente, en Alabama, Estados Unidos, observó el crecimiento significativo de estos sitios extremistas en internet en los pasados años en Estados Unidos: de 163 en 1997, aumentaron a 254 en 1998. El Centro Wiesenthal (Centro Judío Internacional) asegura que actualmente existen más de 4.000 páginas web neonazis en el mundo entero.

Estas páginas en Internet son utilizadas para difundir todo aquello que tiene que ver con las la supremacía de la raza blanca. Hay páginas que ofrecen vídeos de iniciación con discursos de los líderes de las organizaciones nazis, se vende música y diversos objetos de simbología nazi: incluso, se comercializan y se distribuyen fotos de Hitler. Existen páginas personales que intercambian experiencias y fotos de individuos con armas y perros pitbull en un intento de crear un sentimiento de comunidad.

Incluso, en la red es fácil encontrar páginas afines a estas ideologías que ofrecen tutoriales de cómo fabricar un explosivo casero hasta listas con miles de apellidos judíos residentes en distintas ciudades europeas. Además, existen webs que ofrecen dinero a cambio de realizar acciones violentas a favor del “movimiento”. Un estudio de la sociedad alemana Only Solutions contabilizó aproximadamente 50.000 esvásticas disponibles en Internet. También puede leer: Cuarteto para el fin de los tiempos: la obra estrenada en un campo de concentración

 

El movimiento Skin

Nació de un encuentro multirracial y multicultural entre jóvenes de la clase obrera inglesa y de los inmigrantes jamaicanos. Estos, que no tenia ideología política ni era mayoritariamente racista, fueron aprovechados por la extrema derecha inglesa para apropiarse del movimiento. Como reacción a esta apropiación surgió el movimiento S.H.A.R.P. (Skin Heads Contra los Prejuicios Raciales) creado para reivindicar el verdadero origen del movimiento Skinhead, el del “espíritu del 69”. El movimiento skin no racista, que también actúa en América, Europa y el Caribe está compuesto por comunistas y anarquistas. Los S.H.A.R.P. organizan conciertos de rock contra el racismo y disputan una especie de batalla ideológica contra los skins racistas y xenófobos.

Aunque durante décadas se ha aceptado el fenómeno Skin y se ha menospreciado su peligrosidad, en algunos países se ha empezado a tomar consciencia de la importancia del fenómeno. El primer ministro de Bélgica, Verhofstadt, reconoció en mayo del 2000 que los grupos neonazis vuelven a estar muy activos en su país y que quizás su gobierno ha sido demasiado permisivo a lo largo de estas últimas décadas, al considerar a estos movimientos como simples reuniones de nostálgicos.

En Alemania una investigación conjunta realizada por los diarios Tagesspiegel y Frankfurter, concluyó que las víctimas de la violencia ultraderechista desde la unificación del país son mucho más numerosas que las reconocidas oficialmente.

 

El look neonazi

Para generar un sentimiento de grupo, los neonazis visten de forma similar, con vestimenta paramilitar o de camuflaje o con camisas y tirantes, predominando el color negro. Han hecho suyas determinadas marcas de ropa que los identifican, conocidos son sus polos, calzado deportivo o chaquetas “bombers”. Llevan anillos, parches en sus ropas, colgantes y tatuajes con símbolos de su ideología.

Además, cabe destacar la cabeza rapada de los hombres o el pelo muy corto y el corte de pelo de las chicas, corto por delante y despuntado y largo por detrás. En su vestimenta, tienen códigos propios, como el color blanco de los cordones de sus características botas “rangers”, que significa “White power” (el poder blanco). Su lenguaje codificado tiene más de 88 términos diferentes para designar a Hitler.

 

El movimiento neonazi en Colombia

Los actuales grupos de jóvenes que se autodenominan de corrientes fascistas y neonazis, generalmente surgen de contextos caracterizados por la corrupción, la frustración y el descontento, la fragmentación del tejido social y el resentimiento de amplios sectores de la sociedad. Además, es usual que hagan presencia en los sectores marginados y que muchas veces estén vinculados a organizaciones religiosas de ultraderecha.

Además de definirse como católicos, su protagonismo cobra mayor posición al oponerse al aborto, al matrimonio igualitario, a la adopción de parejas por parte de la comunidad LGBTI, a la eutanasia y a la legalización de la dosis mínima. Su posición frente a la corrupción y al combate de los delitos suele ser bastante radical, entre las que respaldan la judicialización de los menores de edad; la pena de muerte; la cadena perpetua para violadores y la ampliación del fuero militar. No obstante, suelen estar en desacuerdo con la Constitución de 1991, la cual califican de excesiva en cuanto a las garantías democráticas.

 

La negación del Holocausto judío

Algunos neofascistas suelen utilizar un discurso pseudoacadémico de la historia que niega rotundamente el Holocausto judío. Con una postura de aparente neutralidad y con un discurso moderado, los revisionistas aprovechan para rehabilitar a Hitler y su régimen totalitario.

En los países con legislaciones más severas en los que la negación rotunda no tiene cabida, los movimientos neonazis al referirse al Holocausto utilizan evasivas. Hay páginas web que niegan con razonamientos que ofrecen como científicos, todas las masacres cometidas durante el Holocausto. Ofrecen una versión que anula por completo la ofrecida por la historia oficial. De este modo, las ideas nazis se vuelven aceptables. Promueven el antisemitismo satanizando a los judíos y hablando de un complot semita contra los alemanes para obtener grandes sumas de dinero.

 


Canción actual
Title
Artist