Música

La historia de cómo James Marshall Hendrix se convirtió en el mejor y más influyente guitarrista de rock está llena de anécdotas increíbles, imágenes de antología, mitos y leyendas urbanas.

Antes de saltar a la fama Jimi Hendrix dormía en la calle con ratas y cucarachas. Tocaba la guitarra por gusto y aprendió por su propia cuenta; en las calles de su natal Estados Unidos sufrió humillación y pobreza extrema tras salir del ejército en 1962. No era nadie y “no tenía nada, excepto un ‘sándwich de deseo’: dos rodajas de pan y el deseo de ponerle un poco de carne en medio”, como dijo él mismo en una charla meses antes de morir. Lea también: Grito de guerra de una generación: 35 años de Soda Stereo

La historia de cómo James Marshall Hendrix se convirtió en el mejor y más influyente guitarrista de rock está llena de anécdotas increíbles, imágenes de antología, mitos y leyendas urbanas que él mismo contó alguna vez en varias de las entrevistas que concedió a medios de comunicación durante los cuatro años que duró su corta pero extraordinaria carrera artística.

Este 18 de septiembre, cuando se cumplen 49 años de su muerte, vale la pena recordar algunas de esas historias y sus comentarios recogidos en el libro Starting at Zero, His Own Story by Jimi Hendrix, editado por Alan Douglas.

Retando a Dios

La historia de cómo Jimi Hendrix humilló a Dios es uno de los episodios que todo amante del rock debería conocer. El guitarrista de Seattle retó entre septiembre y octubre de 1966 a su ídolo en la guitarra, una deidad de carne y hueso, Eric Clapton, en el club London Polytechnic, donde se presentaba con su banda, Cream.

Hendrix tuvo la oportunidad de compartir tarima con Jack Bruce, Ginger Baker y Eric Clapton, que conformaban la primera ‘superbanda’ de la historia, porque fue la única condición que le puso a su manager, el exbajista de The Animals Chas Chandler, para viajar de Estados Unidos a Londres y probar suerte en la meca del rock. Le puede interesar: El legado de Mercury: una playlist para recordarlo

Para entonces, Hendrix era tan solo un joven de 24 años fanático de The Coasters, Chuck Berry y Muddy Waters, que según contó fueron sus primeras influencias para fijarse en la guitarra. Pero conocía sus capacidades y no se dejó intimidar, por lo que al momento de conocer a Clapton le pidió a él y al staff de la banda que lo dejaran subir al escenario y tocar con ellos.

El famoso grafiti de Clapton is God (Clapton es Dios) en un muro de Islington, Londres - Foto: archivo particular

El famoso grafiti de Clapton is God (Clapton es Dios) en un muro de Islington, Londres – Foto: archivo particular

Jack Bruce cuenta que lo invitaron al escenario para que interpretara ‘Killing Floor’, una de las canciones preferidas de Clapton por su dificultad, pero la historia dice que la interpretación de Hendrix fue sencillamente impresionante.

No solo la tocó a la perfección, sino que empujó a la banda a seguirlo de manera vertiginosa y haciendo gala de varios trucos, como subir la guitarra a su espalda o tocar las cuerdas con los dientes, maniobras que tuvo que aprender para sobrevivir al difícil público de los bares en que tocó al recorrer EE.UU.

La gente del London Polytechnic se entregó a aquel desconocido que retó a Cream, literalmente, la crema y nata del rock en ese momento. Se dice que Clapton, al ver su presentación, simplemente dejó de tocar, abandonó su guitarra y se bajó del escenario.

Jimi Hendrix y Eric Clapton – Foto: archivo particular

Chandler, mánager de Hendrix, afirma que al buscar a Clapton lo vio intentando encender un cigarrillo con las manos temblorosas. Entonces, lo miró a los ojos y le preguntó: «¿Realmente es así de bueno?»

Esta historia, sin embargo, no está lo bastante documentada como debería e incluso el propio Hendrix le restó importancia en una entrevista años después: “La primera vez que toqué la guitarra en Inglaterra fue con Cream. Me gusta cómo toca Eric Clapton. Sus solos suenan como los de Albert King. Eric es una pasada. Y Ginger Baker es un pulpo. Es un baterista nato. Cuando lo ves en acción, lo único que ves son brazos y piernas”.

Una borrachera con Bob Dylan

Antes de partir hacia Inglaterra, Hendrix tuvo trabajos menores en algunas bandas de su país. En 1965 hizo parte de la banda de Little Richard, The Upsetters, que dejó a los pocos meses por problemas económicos. Lea también: Lo mejor de B.B. King: una playlist en honor al Rey del Blues

El circuito de R&B no lo satisfacía, se sentía limitado como músico de apoyo. En sus propias palabras, sufrió “por tener que tocar las mismas notas, el mismo ritmo. Ya no era más que una especie de sombra”.

El año siguiente decidió mudarse a Greenwich Village, Nueva York, buscando entrar en una escena musical diferente. Rápidamente logró un puesto como artista residente en un café e incluso tocó la guitarra para John Hammond Jr. En el Café Au Go Go.

MONIKA DANNEMANN, JIMI HENDRIX’S LAST FIANCE August 17, 1970

En ese sector neoyorquino conoció a Bob Dylan: “Cuando estaba en el Village, Bob Dylan también estaba allí muerto de hambre. Lo vi una vez, pero los dos estábamos muy borrachos por culpa de la cerveza del demonio”.

El singular encuentro fue en un sitio llamado The Kettle of Fishh, donde ambos artistas estaban borrachos y compartieron risas.

Sobre la opinión que Hendrix tenía de Dylan y su música, el guitarrista explicó que, al principio, pensó que era un tipo “digno de admiración por tener la cara de cantar desafinando tanto”, sin embargo, confesó también que al escuchar las letras se convenció de que era un gran artista.

“Solía aburrirme muy pronto de todos y de todo. Por eso me acerqué a Dylan, porque me ofrecía algo totalmente nuevo. Solía llevar consigo un bloc donde anotaba todo lo que veía. No le hace falta estár drogado cuando escribe, aunque seguramente lo esté”, dijo Hendrix.

El origen de su nombre artístico

Respondiendo a un corto cuestionario de una revista cuando ganó fama en el público europeo, Jimi Hendrix reveló varias intimidades, como que su ambición más grande era más simple que ser una estrella de rock o su opinión sobre la comida inglesa:

¿Origen de tu nombre artístico?

En un 80%, de mi certificado de nacimiento; en un 12%, de que lo escriban mal.

¿Comida inglesa preferida?

La comida inglesa… es difícil de explicar. Te dan puré de patatas con todo, y no tengo nada bueno que decir de eso.

¿Tu ambición personal más grande?

Volver a ver a mi madre y a mi familia (su mamá murió cuando él tenía 16 años, luego de vivir lejos de sus hijos, Jimi y Leon, tras divorciarse cuatro años antes).

Por qué The Experience

A Jimi Hendrix no le gustaba que encasillaran su música en géneros y subgéneros del rock o el blues. Al recordar el día que formó su banda en Londres, The Jimi Hendrix Experience, dijo que se alegró de tener una formación de solo tres músicos, junto a Noel Redding y Mitch Mitchell, porque podía ser más “flexible”.

“Tenemos espacio para improvisar bastante, algo que le falta a demasiadas bandas”, dijo en su momento.

NEW YORK, NY – SEPTEMBER 18: Jimi Hendrix’s signed photo on display at private media viewing at «Gotta Have It!» gallery store on September 18, 2013 in New York City. Dispayed items would be auctioned online at GottaHaveRockandRoll.com from Wednesday, September 18th at 10 am through September 27th. Slaven Vlasic/Getty Images/AFP

Hendrix también mencionó que fue un alivio no toparse con músicos de blues porque enseguida lo hubieran “metido en un saco”, encasillado en ese género, y a él no le interesaba hacer nada que estuviera de moda en la época.

Respecto al nombre del grupo, comentaba que no querían que los encasillaran en ninguna categoría: “Mi música no es pop. Es mía. Mi guitarra son mis notas, nuestras notas, da igual de dónde vengan. Intentamos crear un sonido personal, nuestra propia música y nuestra personalidad. Queremos bucear en nuestra historia particular, en lo que somos, hasta que hayamos echado raíces en nuestro interior”, un pensamiento, como lo calificó él mismo, “primitivo”, pero que daba sentido a The Experience.


Canción actual
Title
Artist