Arte

Un día como hoy, pero de 1881, nació el artista español más influyente de la historia. Breve análisis de su vida y obra.

Para entender a Pablo Picasso no basta con conocer su obra; la producción del artista español más influyente del siglo XX es tan extensa y enigmática que aún hoy detona preguntas en la mente de quien lo estudie.

Nacido el 25 de octubre de 1881, al final de su vida había realizado cerca de 1.885 pinturas, 7.089 dibujos, 342 tapices, 30.000 grabados y litografías, 150 cuadernos de bocetos, 1.228 esculturas y 2.880 cerámicas, además de haber explorado el teatro y la literatura.

El malagueño, cuyo nombre completo era Pablo Diego José Francisco de Paula Juan Nepomuceno María de los Remedios Cipriano de la Santísima Trinidad Ruiz y Picasso, inició su exploración y reconocimiento como artista a los 9 años, cuando pintó, guiado por su padre, un picador amarillo tras asistir a una corrida de toros, pasión que lo acompañó durante toda su vida. Lea también: Los misterios del ‘Salvator Mundi’

Picasso, como abrevió su nombre en la firma de sus cuadros –historia que merece una nota aparte–, pasó la mayor parte de su vida en Francia, donde aguantó penurias en sus primeros años, para finalmente explotar su potencial a través de su pincel y su capacidad de innovación, pues fue un adelantado para sus contemporáneos, reconocido como padre de diferentes corrientes pictóricas.

“El principal enemigo de la creatividad es el buen gusto”, decía el español, cuyo trabajo fue clasificado por catedráticos y estudiosos en varios periodos (azul, rosa, negro y Vallauris) y corrientes (cubismo, clasicismo, surrealismo y expresionismo), como queriendo aprisionar en categorías el estilo de un genio que siempre buscó la libertad.

Para resumir su trayectoria, motivaciones e influencias, repasamos cinco obras imprescindibles de Picasso y un video documental asombroso que lo muestra en pleno proceso de creación:

Estudio académico (1896)

Museu Picasso, Barcelona (España)
Técnica: Óleo (82 x 61 cm)

Picasso tenía tan solo 15 años de edad cuando pintó sus primeros grandes lienzos. Este cuadro, un desnudo en óleo, lo realizó como parte de sus estudios en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona.

Un mito cuenta que, años antes, tras reconocer el extraordinario talento del niño, su padre, José Ruiz Blasco, le entregó sus pinceles y su paleta, y prometió no volver a pintar en su vida. “En el arte hay que matar al padre”, es una de las más célebres citas de Picasso.

La primera comunión (1896)

Museu Picasso, Barcelona (España)
Técnica: Óleo (166cm x 118cm)

En el final de su denominada ‘etapa de aprendizaje’ Picasso pintó La primera comunión, una de sus obras más estudiadas, junto a la famosa Ciencia y Caridad. A partir de allí, Picasso se alejó de este estilo para explorar otras maneras de pintar y entender el arte.

La vida (1903)

Museo de Arte de Cleveland (EE.UU.)
Técnica: Óleo (196,5 x 123,2 cm)

El periodo azul de Picasso se extendió entre 1901 y 1904. Este es uno de sus cuadros más emblemáticos, pues retrata, cargado de compleja simbología, a una pareja mirando desoladamente a una madre y su hijo. Una de las interpretaciones más extendidas habla de la contraposición del amor carnal y el maternal, y el paso de uno a otro a través del sexo.

Con su periodo azul Picasso hizo su primera revolución en el arte. Las obras, llenas de tristeza y melancolía, reflejaban los sentimientos del artista, quien en 1901 sufrió como un balazo el suicidio de su amigo íntimo Carles Casagemas, un personaje tan enigmático como las pinturas que inspiró en su colega.

Las señoritas de Avignon (1907)

MoMA, Nueva York (EE.UU.)
Técnica: Óleo (243,9 × 233,7 cm)

Hoy en día expuesto en el MoMA de Nueva York, Las señoritas de Avignon es uno de los cuadros más famosos de Picasso y para muchos la obra más controvertida, influyente y compleja de la historia del arte.

Picasso pintó aquí a cinco prostitutas de la calle de Avinyó, Barcelona, al estilo cubista, movimiento artístico que, de hecho, se inició a causa de la conmoción que provocó esta obra.

El artista tuvo principalmente tres influencias para el cuadro:

1-Las pinturas del postimpresionista francés Paul Cezánne, en especial sus bañistas y el tratamiento inédito que dio a los desnudos en paisajes.

2-La pintura Visión del Apocalipsis, del Greco, que Picasso conoció invitado por su amigo, también pintor, Ignacio Zuloaga. La influencia de esta obra es de tal magnitud que las poses de Las señoritas son una cita literal de la parte central del cuadro del Greco.

3-Máscaras africanas de una exposición de arte primitivo que Picasso visitó en el Museo del Trocadero en París ese mismo año.

Guernica (1937)

Museo Reina Sofía, Madrid (España) Técnica: Óleo (776,6 × 349,3 cm)

En diversos análisis y críticas artísticas, expertos señalan que en su Guernica Picasso plasmó “la esencia misma del siglo XX y sus horrores”.

Aunque no lo presenció, el artista se sintió profundamente conmovido al enterarse del bombardeo que la Legión Cóndor nazi y la Aviación Legionaria italiana perpetraron durante horas contra la población civil en el indefenso pueblo de Guernica, País Vasco, el 26 de abril de 1937, en apoyo a Francisco Franco durante la guerra civil española.

Picasso quiso documentar el hecho y pintó la obra para el pabellón de la República Española en la Exposición Internacional de París, apenas meses después del ataque.

Se dice que pintó la Guernica en blanco y negro evocando deliberadamente fotografías de los periódicos de la época para dar una mayor sensación de realidad documental.

El misterio de Picasso (1956)

El misterio de Picasso from HA! on Vimeo.

El cineasta francés Henri-Georges Clouzot filmó en 1956 Le Mystère Picasso (El misterio de Picasso), película en que documenta al artista en su estudio en pleno proceso de creación.

Picasso pinta casi directamente sobre la pantalla y sus trazos aparecen ante los ojos del espectador. En tiempo real asistimos a la creación de 18 obras que al final son destruidas, llevando a que las pinturas solo existan en el negativo de la cinta.


Canción actual
Title
Artist