Publicidad

Publicidad

push logo
Sabemos que las notificaciones pueden resultar horribles, pero prometemos no abusar. Entérate de todo el mundo cultural en HJCK.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Cinco pintoras surrealistas más allá de Salvador Dalí y Frida Kahlo

Hay mucho más en el surrealismo que Salvador Dalí o Frida Kahlo. El surrealismo es una de las corrientes artísticas más atractivas por sus grandes imágenes y significados ocultos. Esa es la razón por la que tantas artistas mujeres lo exploraron.

Sé que mucha gente ama y admira a Salvador Dalí, pero como se puede adivinar por el título de este artículo, hoy no vamos a elogiar al artista español. Es bastante fácil asociarlo con el movimiento surrealista porque es uno de sus íconos más populares. Estoy segura de que puede haber personas que no estén familiarizadas con sus obras o incluso con su proceso como artista, pero todos (o casi todos) lo reconocen físicamente. Su bigote y ojos locos se pueden encontrar en fundas de teléfonos, camisas, bolsos, tazas, cuadernos, toallas, literalmente en todos los objetos que puedas imaginar. ¿Pero fue realmente el principal o al menos uno de los mejores artistas surrealistas?

Para empezar, fue expulsado y vetado del grupo surrealista debido a su codicia y puntos de vista políticos que favorecían el fascismo. Además, aunque tiene algunas buenas pinturas, construyó su carrera priorizando el dinero y su personalidad en lugar de centrarse en el arte. Entonces, por esa razón, creo que es hora de hacer a un lado a Dalí y enfocarnos en artistas reales que dedicaron su vida a su trabajo. Más importante aún, es hora de centrarse en todas aquellas artistas mujeres que encontraron en el movimiento un espacio y un estilo de vida que les dio la libertad de explorar su sexualidad y realidades que el mundo exterior les prohíbe. Entonces, sin más preámbulos, aquí hay cinco pintoras surrealistas a las que realmente vale la pena prestar atención.

Publicidad

Dorothea Tanning (1910 – 2012)


Nacida en Illinois, Tanning fue un artista autodidacta cautivada por el mundo libre del movimiento surrealista. Pertenecía al círculo americano del surrealismo. A lo largo de su vida, trabajó todos los días para desarrollar su propia visión de la corriente. La mayoría de sus pinturas se centran en representaciones de mujeres jóvenes que exploran sus emociones y su sexualidad de una manera más intelectual que explícita. Por supuesto, en cada uno de ellos utilizó esas clásicas combinaciones surrealistas del inconsciente con el mundo real.

Desde los 15 años, cuando se atrevió a pintar una mujer desnuda, hasta los 94 años,cuando publicó su primera novela y su primer poemario, y hasta los 100 años, cuando salió su último libro, Dorothea Tanning (EE UU, 1910-2012) no dejó de crear osadas fantasías. Un nombre de mujer para escribir con mayúsculas en la historia del arte.

Publicidad

“Eine Kleine Nachtmusik”, 1943.
“Eine Kleine Nachtmusik”, 1943.

Gertrude Abercrombie (1909 – 1977)


Nacida en Austin, Texas, Abercrombie imaginó una versión diferente del surrealismo.Fusionando el simbolismo del arte gótico clásico del Medio Oeste con la naturaleza mística y abstracta de la corriente, también se inspiró en el lado contemporáneo y salvaje de la modernidad, que no solo estuvo presente en su vida sino que se convirtió en una parte importante de su arte. A menudo retratando paisajes nocturnos, Abercrombie se hizo famosa por sus figuras planas y casi bidimensionales que representan la mundanidad del mundo.

Publicidad

“Split personality”, 1954.
“Split personality”, 1954.

Leonora Carrington (1917 – 2011)


Nacida en el Reino Unido pero nacionalizada mexicana, Carrington es ahora considerada una de las artistas latinoamericanas más importantes de la historia. Trabajando tanto en pinturas como en esculturas, creó un mundo mítico, abstracto y una especie de atemporal sin comparación.Siguiendo la corriente literaria latinoamericana del realismo mágico, creó escenarios sumamente interesantes que fusionaron la realidad con la irracionalidad del inconsciente con una naturaleza narrativa única que sigue inspirando a nuevos artistas.

Publicidad

“Green Tea”, 1942.
“Green Tea”, 1942.

Remedios Varo (1908 – 1963)


Como muchos artistas españoles, Varo tuvo que huir a Francia cuando comenzó la Guerra Civil Española. Se instaló en París, donde conoció algunos de los iconos más destacados del surrealismo. Al igual que Carrington, quien se convirtió en una buena amiga suya, se mudó a México, donde de hecho mejoró y forjó su propia versión de la corriente surrealista, creando también un estilo único. La mayor parte de su trabajo es un reflejo de sus propias preocupaciones intelectuales y espirituales llevadas a un reino de ensueño fantástico.

Publicidad

“Papilla estelar”, 1958.
“Papilla estelar”, 1958.

Dora Maar (1907 – 1997)


A menudo recordada como la musa y amante de Picasso, Dora Maar fue en realidad una pintora y fotógrafa bastante prolífica. Nacida en París y criada en Argentina, cuando regresó a su ciudad natal ya tenía una visión de la diversidad cultural que el mundo tenía para ofrecer, que luego se convirtió en una parte importante de su trabajo. Cuando terminó su relación artística y emocional con el artista cubista, en lugar de huir de todo lo que él representaba, tomó todos esos sentimientos encontrados y los vertió en su fe religiosa y su trabajo artístico.Lamentablemente, no vivió para ver que se vendiera o exhibiera su trabajo. De hecho, no se reconoció hasta un par de años después de su muerte, cuando se vendieron en una venta de arte.

Publicidad

“Le Simulateur”, 1936.
“Le Simulateur”, 1936.